Nochixtlán. ¿Fue el Estado?

Luis Cárdenas

Nochixtlán va que vuela para la impunidad jurídica y en el discurso de los opositores hay culpable: ¡Fue el Estado!

Casi cumplimos tres semanas de Nochixtlán.Fue tiempo suficiente para que el discurso de la disidencia a la reforma educativa encendiera los fervores necesarios para poner de rodillas, de nuevo, al gobierno federal. Siempre es más fácil negociar con un cadáver en la mesa, cuando son ocho, (u 11, dicen los manifestantes), todavía mejor.

Después de 19 días no sabemos a ciencia cierta cuáles son los calibres de la balas que provocaron los muertos, no sabemos de dónde vinieron los disparos, algunos cuerpos ya están bajo tierra, sepultados luego de su entrega a familiares, 19 días después no hay nada, salvo política.

La CNTE elaboró bien el discurso a nivel internacional: policías federales mataron a maestros, como si fuera el 2 de Octubre, fue una represión.

El gobierno no dijo nada. El que calla otorga. Dejaron solo a Enrique Galindo en su versión de los disparos por grupos facciosos, dejaron solos a los policías federales a los que les volaron los testículos con cohetones y a los tres heridos de bala.

Sí, policías heridos de bala. ¿Se dispararon a sí mismos?

El gobierno, de nuevo, dejó crecer una versión mentirosa por la ritualización del discurso políticamente correcto. Parece enterrar la verdad y venderse conciliador… ¿de qué?

Si van a presumir una reforma penal, al menos deberían usarla. ¿Dónde queda la investigación científica?, ¿dónde los peritos profesionales?, ¿dónde la tecnología?...

Enterrado todo entre un discurso veleidoso de la aplicación de la ley y la negociación soterrada.

En la mesa de Nochixtlán de hoy no participará la fiscalía de Oaxaca, que es la que lleva la investigación, ¿no valdría que la PGR atrajera de manera total el caso?, ¿no hubiera valido la pena hacerlo hace 19 días?

En la mesa de Nochixtlán de hoy no hay peritajes, no hay datos duros. Las primeras 48 horas eran clave para detener a los asesinos, ya pasaron más de 456 y contando… Nochixtlán, espero equivocarme, va que vuela para la impunidad jurídica, porque en el discurso mediático de los opositores hay culpable: ¡Fue el Estado!

DE COLOFÓN. Cinco cuerpos en la carretera de Iguala a Chilpancingo. No debería ser normal.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios