Suscríbete

El controvertido Medina Mora

Katia D'Artigues

Finalmente, en el 1911 de Pennsylvania Avenue, en Washington, ya habrá un titular. Esa es la dirección de la embajada de México en Estados Unidos, la cual estaba vacante desde la salida de Eduardo Medina Mora, hoy ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

El gobierno de ese país ya dio el beneplácito para que Miguel Basáñez Ebergenyi sea nuestro representante diplomático allá.

De nueva cuenta, el no ser integrante del Servicio Exterior Mexicano no es ningún impedimento para ocupar esta cartera, por más que pataleen los embajadores de carrera.

El nuevo embajador, nacido en Tuxpan, Veracruz, es abogado por la UNAM y tiene una maestría en Sociología por la London School of Economics.

Coincidió con Elba Esther Gordillo, Enrique Krauze, Bernardo Sepúlveda Amor, Amalia García, Ofelia Medina, Carlos Monsiváis, Manuel Camacho Solís, entre otros, en las reuniones del Grupo San Ángel.

Fue académico en la Universidad Iberoamericana, ITAM, en la Escuela Fletcher, de la Universidad de Boston, director de la escuela de Leyes en Tuft University. Asimismo, fue fundador de la Revista Este País, y presidió la organización WAPOR, integrada por expertos en opinión pública y encuestadores.

De hecho, se le da el crédito de haber realizado las primeras encuestas en el país sobre las tendencias del voto en 1988, entre Cuauhtémoc Cárdenas y Carlos Salinas de Gortari. En el DF su ganador era Cárdenas, por cierto.

¿Qué cree? También es cercano a los círculos políticos del Estado de México. Ha sido cercano colaborador de Alfredo del Mazo: fue su secretario particular cuando fue gobernador del Estado de México, posteriormente fue procurador de Justicia en esa administración. También fue su secretario particular como secretario de Energía, entre 1986 y 1988.

El grupo cercano de Enrique Peña Nieto se abre. Está Basáñez, quien no estaba en ninguna lista, más que la del Presidente (¿gracias a Del Mazo?, ¿por méritos propios? ¿ambos?) e indudablemente Manlio Fabio Beltrones.

 

Mala, muy mala noticia la renuncia de la consejera Jade Ramírez al de por sí a todas luces ineficaz Mecanismo de Protección para Defensores y Periodistas de la Secretaría de Gobernación.

Integrante de la Junta de Gobierno y cercana a organizaciones de periodistas y defensores de derechos humanos, renunció con una dura carta a Miguel Ángel Osorio Chong que hay que tomar en cuenta y más después del multihomicidio de la Narvarte. Con decirle que ella misma recibió amenazas este año por su trabajo honorario ahí y poco se hizo…

 

Por sus fallos los conoceréis. Ayer el único ministro que votó en contra de la adopción de niños o niñas por parte de parejas bajo el régimen de “convivencia” (que pueden ser del mismo sexo o no) en Campeche fue… Eduardo Medina Mora. Su argumento, según entendí, es que no todas las familias tienen los mismos derechos y que eso no es discriminación. Ahhh, ok. No lo linchemos (tanto). Ayer una persona de todas mis confianzas dice que Medina puede tener razón en lo técnico: no todas las figuras son para adoptar. Pero bueno, en la realidad, las parejas del mismo sexo han tenido que hacer sus uniones bajo estos términos mientras se hace realidad el matrimonio igualitario. De eso se hablaba en el fondo, Medina Mora fue cuidadoso en no decir en ningún momento que no comulga con los matrimonios de personas del mismo sexo. Comulgar, claro, es un decir.

Ellos lo dijeron

—No hay desastre en el PRD, atravesamos la tormenta y trajimos a buen puerto el barco perredista… (¿Qué sabor de boca le deja que sea un líder que tuvo que salir por la puerta trasera?, le pregunta Misael Zavala, en EL UNIVERSAL) No comparto eso, al contrario, he abierto el portón de par en par para que entren otros y salga la actual dirigencia: Carlos Navarrete, todavía líder del PRD, quien abrió tanto el portón que por ahí lo sacan. Bien por él; es una decisión que pocos políticos toman. Ahora, eso de que ya el PRD atravesó la tormenta…

—Nunca he creído en el fuero, así que en un hecho inédito de la historia política y jurídica de México, personal de la Procuraduría del Distrito Federal estuvo presente en esta jurisdicción y recabó la información que yo pudiera aportar: Javier Duarte, gobernador de Veracruz. ¿Un poco más de crema a los tacos, góber?

 

Como en toda campaña, los días previos al cierre es cuando se acrecienta la guerra de lodo entre los adversarios a cualquier cargo de elección. En este caso, me refiero a la pelea por la dirigencia nacional del PAN, donde ayer nos dimos los buenos días con una grabación de una presunta conversación entre el senador Ernesto Ruffo y el todavía gobernador de Sonora, Guillermo Padrés.

En el audio, que ya fue desmentido por el ex gobernador de Baja California, éste le pide apoyo al gobernador por el gasto corriente de la campaña

-- Necesito subir espectaculares y varias cosas ahí (en Sonora a favor de Anaya).

Padrés se da como enterado y responde que “lo que necesiten”.

Si la agenda no les falla, como bien advierte uno de los dos personajes, Anaya, estaría o estuvo por estos días pro por terreno sonorense.

Desde ayer por la mañana, Ernesto Ruffo descalificó esta grabación y declaró que la voz no es su voz. Que desde hace 5 años no habla con el gobernador sonorense y que no ha recaudado fondos, “mucho menos a través de funcionarios públicos”.

En otras de las grabaciones, Ruffo presuntamente habla con Arturo Alvarado, secretario particular de Padrés, a fin de operar los recursos para posicionar a Anaya en Sonora:

--Vamos hacer algo muy importante en Sonora, Sinaloa, en todo el país.

Ruffo insiste en que no es él y presentará una denuncia ante las autoridades correspondientes a fin de fincar responsabilidades. Anaya descalifica esa grabación, argumentó que nunca ha viajado en vuelos privados y respalda la denuncia que se presentará al respecto.

Eso sí, ya sea Ruffo o el otro conversador deben de tener dotes de pitonizos: ya le advirtieron a Padrés que una vez que entregue el cargo, el 13 de septiembre próximo, “van a venir algunos catorrazos, y pues hay que tratar de apoyarte”.

A veces dan ganas de cantarle a ese partido:

--Te pareces tanto al PRI, que no puedes engañarme.

 

Ayer, el director del Metro capitalino, Jorge Gaviño Ambriz presentó su informe-diagnóstico de cómo le dejó el puesto su antecesor Joel Ortega Cuevas. Lo dicho está para llorar a moco tendido.

Lo hace a casi un mes de tomar el cargo, aunque no se ve claro qué ruta tomará este transporte. Para comenzar, promete que a partir del próximo lunes 17 de agosto, ningún vagonero subirá al Metro para vender sus cd´s.

Hace bien Gaviño en prometer esto. A ver si ahora sí. Ortega lo prometió en febrero de 2014: haría un programa, con una inversión de 40 millones de pesos,  para capacitar a vendedores ambulantes y un apoyo mensual de 2 mil pesos para unos 500 vagoneros y sacarlos de ahí. Por lo visto nadie lo atendió,  y hoy sigue la vendimia.

¿Qué pasó con el resultado de los 11 compromisos del gobierno capitalino con los que justificó el aumento de 3 a 5 pesos en la tarifa del Metro? Ortega prometió mejorar el tiempo de recorrido en las líneas 4, 5, 6 y de la Línea B, la sustitución de  3 mil 705 ventiladores para los vagones.

Mmmm, ¿se habrá subido ya Gaviño a un vagón de la a línea 1 o 3 en hora pico y sin ventiladores encendidos?

Insiste en que este sistema de transporte sí es seguro pese a todas las fallas que aún se presentan, siguen habiendo  retrasos por la falta de  refacciones para los convoyes que lo necesitan.

Que apenas se recibe la mitad del presupuesto que se requiere para su pleno funcionamiento, cerca de 15 mil millones de pesos.

Si los recursos no son suficientes, lamento recordarle que su antecesor prometió a los usuarios de la Línea 12, el reembolso de 10 pesos por cada día que esta línea estuviera detenida.

En este sentido, hay que tomar en cuenta que de los 48 funcionarios del Proyecto Metro, encargado de la construcción de la Línea 12, 20 de ellos ya tuvieron una sentencia favorable en contra de las sanciones que les aplicaron por las presuntas fallas en la construcción de lo que pudo ser la obra más significativa de la gestión de Marcelo Ebrard, la cual pareció ser también la lápida de su carrera política.

 

[email protected]

http://blogs.eluniversal.com.mx/camposeliseos/

http://twitter.com/kdartigues

Comentarios