Suscríbete

Entra turismo al quite

Julio A. Millán B.

Ante menores ingresos en el país por la caída de los precios del crudo es fundamental expandir el potencial del turismo

El turismo internacional desde hace décadas se ha expandido y diversificado en casi todas las regiones del mundo, muestra signos de crecimiento prácticamente ininterrumpido y ha demostrado fortaleza ante variadas crisis mundiales.

De acuerdo con la Organización Mundial del Turismo (OMT), las llegadas de turistas internacionales a nivel mundial, pasaron de 25 millones en 1950 a 674 millones en 2000 y a mil 186 millones en 2015, se estima que para 2030 se llegue a mil 800 millones. Europa y Norteamérica se han mantenido en el gusto de los viajeros pero nuevos destinos producto de inversiones realizadas en Asia y Centroamérica contribuyen a elevar el flujo de turismo.

La expansión del turismo también se explica por mayores ingresos en economías emergentes, que genera nuevos viajeros, de esta forma crecen las finanzas turísticas.

Según la OMT, los ingresos por turismo internacional obtenidos en todo el mundo pasaron de 2 mil millones de dólares en 1950 a 495 mil millones en 2000 y a 1 millón 260 mil en 2015.

La actividad turística tiene un importante impacto en las cuentas externas, no sólo en lo relativo a los gastos de visitantes, también en los servicios de transporte ofrecidos a los no residentes. Según la OMT, a nivel mundial las exportaciones de estos servicios generaron en 2015, unos 211,000 millones de dólares, totalizando 1.5 billones de dólares de exportaciones turísticas, un 7% de las exportaciones mundiales de bienes y servicios. El turismo estimula a otras ramas económicas a través del encadenamiento productivo con inversiones en infraestructura y servicios, lo que provoca un impacto positivo para el producto nacional y el empleo. Para 2015, el PIB del turismo (directo, indirecto e inducido) era 10% del PIB mundial, es decir, de todos los bienes y servicios producidos (en nuestro país esta cifra ronda el 8%). Asimismo, uno de cada once empleos a nivel mundial, es generado por el sector turismo.

México es, uno de los destinos con mayor potencial turístico en el mundo, se ha sabido colocar entre los 10 principales en el ranking de receptores; en 2015, ocupó el noveno lugar tras recibir a 32.1 millones de turistas internacionales, en 2005 ocupaba el octavo lugar con un ingreso de 21.9 millones de visitantes y en 2010 había caído al lugar 10 con 23.3 millones de visitantes. Francia se ubica como el principal destino turístico, al recibir en 2015 a 84.5 millones de turistas, pero más que escalar lugares, es importante recibir más turistas, y sobre todo que gasten más.

Al medir los ingresos por turismo, México ocupa el lugar 23 mundial, con 17.7 miles de millones de dólares. El lugar 10 en recepción de ingresos es Macao con 31.3 miles de millones de dólares y Estados Unidos ocupa la primera posición con un ingreso de 204.5 miles de millones de dólares. El diagnóstico de este fenómeno ya se tiene: el bajo gasto medio por visitante, ya que muchos son fronterizos o pernoctan pocos días. Es necesario trabajar en atraer turistas con mayor poder adquisitivo, y pasar de ser conocidos por nuestras atracciones de sol y playa o sitios arqueológicos a una oferta de mayor valor agregado; debemos fomentar también el turismo a otras zonas, con acciones para evitar que permanezcan aisladas o con infraestructura insuficiente.

Ante menores ingresos en el país por la caída de los precios internacionales del crudo es fundamental expandir el potencial del turismo. En, 2015 el turismo finalizó con ingresos por 17.7 miles de millones de dólares y apenas ingresaron 18.5 miles de millones por ventas de petróleo. A agosto de 2016 los ingresos turísticos superan a los petroleros 13,300 contra 10,900 de millones, tendencia que al parecer seguirá.

Los principales destinos turísticos del país según la Secretaría de Turismo, son: La Ciudad de México, la Rivera Maya, Cancún, Guadalajara, Monterrey, Cabo San Lucas, Puerto Vallarta, Acapulco, Nuevo Vallarta y Mazatlán.

Para 2017 el presupuesto de egresos está dando un duro golpe a posibles acciones de promoción turística al reducir en 90% el gasto en proyectos de infraestructura turística en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, además de un recorte de 32.9% a la Secretaría de Turismo.

Con estas medidas sólo queda la fortaleza del dólar ante el peso como factor de atracción turística para extranjeros y fijar una visión de turismo en México en un horizonte de 25 años con base en su población, cultura servicios, diversidad de zonas turísticas y ecosistemas, sus recursos naturales, las cadenas productivas nacionales del sector, entre otros, con el objetivo de fomentar el desarrollo de contenido nacional a lo largo de la cadena de la actividad turística, en beneficio del empleo y el bienestar social.

*Presidente de Consultores Internacionales S.C.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios