Se encuentra usted aquí

Sopa de jodeos

06/12/2016
02:05
-A +A

El muro se construirá… y México pagará. El “mantra” ese inventado por Donald Trump, durante la campaña presidencial estadounidense, es mucho más que una pieza retórica; el vicepresidente electo, Mike Pence, ha confirmado que la idea de dividir la frontera con una barda kilométrica, va en serio.

¿Nadie le ha avisado que si ellos hacen el muro, nosotros haremos los túneles?

Chascarrillos aparte, la imaginación del equipo de transición del próximo gobierno estadounidense parece tener clara la estrategia para hacer que los mexicanos financiemos, y en un descuido, hasta pongamos la mano de obra para levantar la mega barda del oprobio.

Detrás de toda esta andanada se le asoman los calzones al proteccionismo exacerbado, principal razón para que Trump haya pelado los dientes para morder el Tratado de Libre Comercio.

Las amenazas lanzadas por el presidente electo de EU a empresas de su país que se atrevan a instalar plantas fuera de la Unión, sobre todo en México, es el primer paso para acabar de facto con el tratado comercial. La aplicación de impuestos del 35 por ciento a quienes piensen emigrar es un amago de represalia suficientemente seria como para espantar al macho más macho.

Para México, la disyuntiva vislumbra espantosa.

Tal y como perfilan las cosas, a partir de enero vendrá una ofensiva intensa para acabar con los acuerdos que rigen las actividades comerciales en América del Norte.

Según el estudio publicado por EL UNIVERSAL, el día de ayer, 10 millones de empleos directos e indirectos estarían en peligro ante la eventual salida de Estados Unidos del TLC. No solo se trata de plazas laborales directamente relacionadas con empresas exportadoras, sino de toda una larga cadena productiva que incluye a maquiladoras, proveedores y transportistas, que terminaría afectando a una buena parte de la población nacional.

Mike Pence dejó ver el domingo cuál podría ser su estrategia para arrodillar y humillar al gobierno mexicano. Si nuestro país pretende mantener con vida el TLC, deberá ceder a “colaborar” en la construcción del muro en la frontera. De lo contrario, el sector exportador, fundamental en el desarrollo de nuestra economía, quedará herido de muerte.

Nuestro gobierno sigue a la expectativa; mantiene una calma sospechosa que raya en el pasmo, pese a que el huracán Trump, de pronóstico reservado, ya ha dejado sentir la fuerza de sus primeros vientos.

Se acabó la sopa de fideos… sólo queda de jodeos.

EL MONJE DETECTIVE: Detrás de Gabino Cué, el ex gobernador de Oaxaca, hay un hombre que no es de paja, sino de carne y hueso, bien mordido, que debería ser investigado, en serio. Jorge Castillo Díaz, ex titular de la representación del gobierno de Oaxaca en la Ciudad de México, se movió libremente, a la sombra del ex gobernador, con autoridad incontestable. Para muestra este botón: el programa Cocinas Comunitarias, manejado discrecionalmente por Castillo Díaz a través de las Sociedades Anónimas “Serel”, “La Cosmopolita.”, “Corporativo Kosmos” y “Koltov”, le habría dado a ganar mil 834 millones de pesos con 96 centavos, que bien podrían ser parte del saldo en la cuenta 4837115, que tuvo o tiene a su nombre, en el Broadbank, de Austin, Texas, por 24 millones 430 mil dólares. ¿Gabino Cué nunca estuvo enterado de tan sospechosa conducta? Mañana le doy más datos.

@JoseCardenas1

[email protected]

www.josecardenas.com

Nací en la Ciudad de México. Estudié comunicación en la Universidad Iberoamericana (UIA).

Comentarios