El peor lugar para vivir

Héctor De Mauleón

El ingreso de Naucalpan de Juárez en el mundo de las peores cosas ha sido meteórico. En poco tiempo, este municipio conurbado ha llegado a ocupar el segundo lugar en feminicidios en el Estado de México, solo detrás de Ecatepec: en los últimos nueve meses, según el Observatorio Ciudadano, se han registrado 35, algunos de ellos cargados de detalles pavorosos.

Los vecinos acusan alumbrado público escaso, largos tramos solitarios, presencia del crimen organizado, falta de apoyo de la fuerza pública, puntos de venta de narcomenudeo. Y también, una cadena de secuestros, extorsiones, robo de autos, robos a casa habitación y asaltos a transeúntes que han repuntado en todos los puntos del municipio durante el último año.

En Naucalpan, los asaltos en transporte público suceden a diario, principalmente en el Periférico. Por ahí corre una de las rutas con mayor trayecto en la Zona Metropolitana del Valle de México, ZMVM: de Cuautitlán Izcalli al Metro Chapultepec. El lento y tortuoso tramo de Naucalpan figura entre los preferidos de los asaltantes.

Hace apenas un mes, dos hombres abordaron un autobús de pasajeros en 1º de Mayo y Periférico: con las armas en la mano, comenzaban a desvalijar a los pasajeros, cuando un militar que iba de civil los enfrentó. En el tiroteo, ocurrido dentro de la unidad, los dos asaltantes perdieron la vida.

Con Ecatepec y Chilpancingo, el municipio de Naucalpan acaba de ser declarado el peor lugar para vivir, de acuerdo con el índice Las ciudades más habitables de México, que realiza el Gabinete de Comunicación Estratégica, GCE.

Según este índice, Naucalpan figura entre los diez municipios del país con menor eficacia en la prestación de servicios. Tiene graves problemas de bacheo, de recolección de basura, de desazolve... La mayor parte de sus habitantes percibe “malos gobernantes y servicios”, y siente que su calidad de vida es “negativa”.

El municipio reprueba también en movilidad: la mitad de la población considera imposible viajar dentro del municipio con la menor pérdida de tiempo posible. Por lo demás:

—43% de los habitantes encuentra “nada satisfactoria” la calidad del aire.

—60% se declara insatisfecho con la oferta de vivienda.

—70% afirma que en el municipio es mínima la facilidad para conseguir empleo.

—89% se declara poco o nada satisfecho con lo que han realizado sus gobernantes en materia de seguridad.

La calificación del alcalde panista Edgar Olvera es de las más bajas de la ZMVM, que incluye 16 delegaciones y cinco municipios.

En el índice figuran también estas cifras:

—66. 5% cree que los principales problemas de la demarcación son la inseguridad y la delincuencia.

—56% se dice insatisfecho con su situación económica y con la de su familia.

De acuerdo con la Encuesta Nacional 2016, presentada hace poco por el Gabinete de Comunicación Estratégica, 62% de los naucalpenses cree que al gobernador del estado, el priísta Eruviel Ávila, las cosas se le salen de control.

El 49% desaprueba la gestión de Ávila y 56.1 cree que éste no ha cumplido con sus deberes ante los ciudadanos.

La inseguridad democratizó Naucalpan: tanto en las colonias populares como en las zonas residenciales persiste una grave sensación de inseguridad. En estas últimas zonas, los vecinos consideran que la Zona Azul y la Avenida Lomas Verdes se hallan totalmente a merced de grupos delincuenciales armados.

EL UNIVERSAL publicó ayer que parecía que el alcalde Edgar Olvera había sido víctima de la ola de violencia que azota el municipio, “porque tiene tres días que no se aparece y mucho menos ha dado la cara ante las protestas vecinales que reclaman mayor seguridad”.

Olvera no asistió a una reunión que tenía programada con alumnos y padres de familia de la Universidad del Valle de México, quienes se quejan del alza en los secuestros. Una versión, según el diario, afirma que Olvera está enfermo. Otra, “que viajó con una comitiva a China”.

El vacío en Naucalpan es el mismo.

@hdemauleon

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios