Homenajear al rival no gana los partidos

29/06/2017
01:50
-A +A

Es el día para la Selección Nacional, llegó la oportunidad de dar el primer paso para lo que fue contratado Juan Carlos Osorio: llevar a este equipo a instancias en torneos oficiales de FIFA a las que nadie ha llegado. Si bien el futbol mexicano tiene en sus vitrinas dos campeonatos mundiales infantiles, una medalla de oro olímpica y una Copa Confederaciones —no contemos los torneos de Concacaf—, nada podría compararse a ganar la Confederaciones en Europa. Claro que Luis Fernando Tena merece un sitio de honor en la historia por tener el mayor logro al ganar a Brasil en Londres 2012.

Para eso contrataron a Osorio, para lo que parecía imposible que un entrenador del medio local podría entregar en las cuentas finales de un torneo, de una eliminatoria. Ya está de líder de la Concacaf, ahora debe trascender ganando a Alemania, encontrar a Chile en la final y vengar la peor derrota de la historia del futbol mexicano. Al tener esa asignatura aprobada, debe llegar a cuartos de final del Mundial, cualquier otro resultado será tiempo perdido.

Ayer su análisis de Alemania fue una joya, de esas piezas para ser recopiladas y armar un especial de cómo debe expresarse un entrenador, lo único deficiente es que la demogogia no gana partidos, mucho menos hacerle un homenaje en vida al entrenador rival.

El problema es que a esta selección le ha pasado que justo en la zonas del campo que más mencionó su técnico ayer, en la pomposa conferencia, los jugadores que aseguró tendrían que secar, son los que regularmente le han hecho daño.

Se desvivió hablando de Joachim Löw, de la Alemania de Julian Draxler y compañía. Un análisis digno de un ejecutivo, al que cualquiera que no haya visto jugar a este México en la Confederaciones, le apostaría por lo bien estudiado del rival.

El problema se ha presentado al momento de llevar esto al campo, a la ejecución de los jugadores, que se ha quedado corta por momentos en los partidos, que con todo y eso, han sacado gracias a las individualidades o aprovechar los errores del rival. Pero eso no siempre va a suceder.

Ese es el verdadero reto de Osorio y su cuerpo técnico. Trascender y aprovechar a los futbolistas que tiene a la mano.

El partido de este día es un escenario magnífico para lograrlo. Ante Alemania, ante las lesiones, ante las carencias que ha mostrado este equipo mexicano sobre todo en la zona defensiva, ante su falta de autocrítica y ante la defensa de quienes envueltos en la bandera de los resultados se han dedicado a aplaudir sin cuestionar.

Osorio tiene ante sí la oportunidad de confirmarse como un buen técnico, un hombre de futbol que va más allá de los buenos análisis del rival y la construcción de alineaciones según el oponente en turno. Es hoy en Sochi donde confirmará si su elección fue la correcta.

@gvlo2008
[email protected]

Gerardo Velázquez de Léon
Con más de 20 años de experiencia en medios de comunicación, es uno de los periodistas más críticos y directos en el deporte. Auténtico y con la firme convicción de decir la verdad.