El socavón que le faltaba al Presidente

Elisa Alanís

Juan Mena López y Juan Mena Romero cayeron en un socavón. Padre e hijo perdieron la vida. La muerte los sorprendió este miércoles al conducir por el Paso Exprés Cuernavaca.

El mismo lugar que Enrique Peña promocionó hace tres meses y calificó como “una buena carretera que se puede recorrer de manera rápida y segura”.

Peña invitó en aquel entonces a la población a viajar por esa autopista que recién entregaba su administración. Desde un helicóptero y mostrando tomas aéreas, presumió la obra. “Viene ya la Semana Santa, espero que sean ustedes quienes inauguren siendo usuarios de esta importante autopista”, dijo.

Hoy sabemos que el gobierno de Morelos advirtió, tiempo atrás, del riesgo. Presentó documentos para avalar lo dicho.

Sin embargo, la reacción federal se redujo a la desafortunada aparición esta semana del titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza.

La cabeza de la SCT pretendió lavarse las manos y minimizar costos sacando la chequera y cesando al delegado en Morelos.

Mencionó que el Colegio de Ingenieros realiza un peritaje para determinar responsabilidades. Pero antes de esa declaración, especuló sobre las causas: fuertes lluvias, fallas en el drenaje, reblandecimiento del subsuelo, etcétera.

Suena a más de lo mismo en este sexenio. A una autoexoneración.

Además informó, con la sensibilidad y tacto de un chivo en cristalería, que “se rescató el vehículo Jetta del socavón… lamentablemente los dos ocupantes fallecieron”. Proporcionó nombres de las víctimas e indicó que los familiares serán indemnizados. En entrevista con Joaquín López Dóriga, hasta quiso sacar raja al enfatizar que él mismo dará seguimiento al pago.

No es la primera vez que Ruiz Esparza es señalado por escándalos donde se presumen actos de corrupción. Por ejemplo, además de las concesiones a Grupo HIGA, está el caso con OHL. La organización “Ahora” presentó un reportaje llamado El Ciclo (también aparecen los nombres de Peña y Videgaray). Y denunció formalmente el desvío de recursos a campañas electorales en el Estado de México.

En esta ocasión, no sólo hay miles de millones de pesos involucrados, sino pérdidas humanas.

Doloroso, indignante.

La SFP y la PGR deben iniciar las pesquisas correspondientes. Lamentablemente, aún no existe en México un fiscal autónomo confiable. Todos son parte del propio Ejecutivo.

De acuerdo al nuevo régimen de responsabilidades administrativas para los funcionarios públicos, las acciones (decisiones) u omisiones del secretario pueden constituir faltas administrativas graves (penales) o no graves.

El Presidente de la República haría bien en pedir la renuncia de Ruiz Esparza. Tiene que ser relevado e investigado.

¿O quién le dijo a EPN que era una vialidad segura?

¿Hay que sumar otro socavón en Los Pinos?
 

Twitter: @elisaalanis
Facebook: Elisa-Alanís-Zurutuza

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios