El abuso sexual según #JuezPorky y la crisis mental

Elisa Alanís

Es apremiante que los procesos originales no se interrumpan mediante amparos con criterios cuestionables y cargados de prejuicios e intereses

El Consejo de la Judicatura Federal reaccionó como cualquier institución tendría que hacerlo, bien y rápido. El pleno suspendió al juez tercero de Distrito del Séptimo Circuito en el Estado de Veracruz, mejor conocido en redes como #JuezPorky. Su nombre es Anuar González Hemadi y será investigado por su actuación en el caso de Diego Cruz.

Anuar concedió un amparo a Diego, acusado de pederastia por la agresión que sufrió Daphne, en ese entonces, de 17 años. Los argumentos de González Hemadi causaron indignación con justa razón.

Para él, tocar los senos, meter los dedos en la vagina de una menor de edad no implicó abuso sexual. Se trató de “un roce o frotamiento incidental”. Y no demostró abuso, pues no existió intención de copular, ni “acción dolosa con sentido lascivo”, indicó.

El agudo y acertado politólogo José Merino sintetizó de manera clara la barbaridad de estos planteamientos, la realidad que enfrentan las mujeres en México: “Tocó pero no penetró. Penetró pero no con pene. Tocó y penetró pero no sintió placer. No es abuso sexual”.

Además de una buena capacidad de reacción, es indispensable que el CJF realice una investigación seria, profunda y extensiva. Que no sea una llamarada de petate ante la presión mediática. Porque hay otros casos similares que merecen ser atendidos.

Señor ministro presidente de la Suprema Corte y del Consejo de la Judicatura, Luis María Aguilar, es apremiante que los procesos originales sigan su curso hasta llegar a sentencias definitivas. Que no se interrumpan mediante amparos con criterios cuestionables y cargados de prejuicios e intereses.

El Poder Judicial entró a la décima época, marcada por la búsqueda del fortalecimiento y respeto de derechos humanos previstos en tratados internacionales. Pero sus jueces se resisten a abandonar la visión formalista y discriminatoria de siglos pasados.

Este poder del Estado (al igual que el Ejecutivo y el Legislativo) está en la mira de la ciudadanía, harta de tanta violencia e impunidad.

RAZONES Y PASIONES 1: Cuerpos de seguridad y justicia del más alto nivel penetrados por el narcotráfico. Edgar Veytia, fiscal de Nayarit, fue detenido en Estados Unidos por su presunta participación en la fabricación y distribución de cocaína, heroína, metanfetaminas y marihuana.

¿En serio el gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval, el procurador general de la República, Raúl Cervantes, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, el director del Cisen, Eugenio Imaz, no sabían en qué andaba Veytia?

Si no lo sabían, malo. Si lo sabían, peor.

RAZONES Y PASIONES 2: La frase de la semana: “Quienes les digan que vivimos en un país que está en crisis, crisis es seguramente lo que pueden tener en sus mentes”: Enrique Peña Nieto.

Twitter: @elisaalanis

Facebook: Elisa-Alanís-Zurutuza

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios