Que Dios nos tome confesados

Eduardo Brizio

La presentación del equipo tricolor, en la era ‘Tuca’, ante su similar de Trinidad y Tobago, para mi gusto deja más dudas que certezas.

De los cuatro partidos en que Ricardo Ferretti se desempeñará como director técnico interino del equipo de todos, supuestamente el que reviste una gran importancia es el que se disputará el próximo 10 de octubre, en Los Ángeles, frente a Estados Unidos, por el boleto a la Copa Confederaciones.

Luego entonces, escapa a mi entendimiento que no utilice los dos partidos previos. Es decir, contra Trinidad y Tobago y contra Argentina, para tratar de encontrar su once ideal e ir afinando el funcionamiento del equipo.

Sin embargo, decidió convocar a 23 futbolistas, afirmando que “todos van a jugar” en estos dos partidos “moleros”. Digo ¿Para qué?, si no es un equipo de la Secundaria 72, se trata de la Selección Nacional. Tomando en cuenta que hay poco tiempo de preparación, desperdiciarlo de esa manera resulta ocioso.

Mueve a risa escuchar al ‘Tuca’, en conferencia de prensa al término del partido, declarar que “está conforme con el empate a tres goles” ¡Por favor! ¡Un poco de coherencia! ¿Cómo puede estar conforme con un resultado tan mediocre, obtenido en un partido “molero”, ante un rival de quinta categoría? Bueno, los trinitarios... ¡Ya ni patadas dan!

Los porristas de la Selección, presurosos, “sacaron las matracas”, anunciando que: “El partido había dejado cosas positivas”, “Trinidad y Tobago ha mejorado y fue un hueso difícil de roer”, “no hubo tiempo para preparase”, “se mejoró en el segundo tiempo”, “alineó al equipo “B” ¡Pamplinas!, lo cierto es que en el primer ensayo del “barrendero” México salió reprobado.

La defensa dubitativa, les llegaron cinco veces y les metieron tres. Sin profundidad, con pocas variantes a la ofensiva, con algunos destellos individuales, pero con el juego colectivo ausente, desarticulados y con cierta actitud. El debut de Hery Martín, además de: inmerecido, innecesario e incompresible… ¡Patético! Del desorden que implicó la convocatoria, en donde cada quién hizo lo que quiso… luego hablamos.

¿Qué nos espera frente Argentina? Aunque dicen que ahora sí “va a poner toda la carne en el asador” y jugarán los “titulares”, el panorama luce borrascoso y preocupante.

Todo esto toma matices dramáticos cuando nos enteramos que Estados Unidos derrotó categóricamente a Perú al son de dos goles por uno… que Dios nos tome confesados.

 

[email protected]

Comentarios