365 días después, que se joda la gente

Voló un año y no funciona la Línea 12. Inaceptable y lamentable ejercicio de administración de crisis
17/03/2015
13:36
-A +A

Marcelo Ebrard y su equipo serán lo culpables que se desee, pero voló un año y el gobierno de Miguel Ángel Mancera no fue capaz de poner a funcionar la Línea 12 del Metro. Son 365 días sin 11 de las 20 estaciones. Son 430 mil personas afectadas en promedio cada uno de esos días. Inaceptable.

 

Un lamentable ejercicio de administración de crisis. Joel Ortega, director del Metro, aseguró por aquellos días de marzo de 2014 que el diagnóstico para conocer el detalle de las fallas que obligaron al cierre tomaría un par de semanas. Fue una mentira. El diagnóstico elaborado por el consorcio francés Systra, que no respondió todas las preguntas, se conocería seis meses más tarde. Luego se anunció una ruta de rehabilitación que pareció un compendio de enredos y puntadas. Mucho ruido, muchas acusaciones, muchos pretextos y 365 días sin resultados para la población. Que se joda la gente.

 

El gobierno del DF informa que trabaja cuidando cada detalle del proyecto ejecutivo de Systra y cumpliendo las normas más rigurosas. Un año después, el discurso oficial es soldaduras aluminotérmicas, porosidades, durmientes de las curvas, ajustes a las suspensiones, reperfilado de ruedas…

El director de Obras del DF y vocero en el tema de la Línea 12, Alfredo Hernández, garantiza ahora que las 20 estaciones estarán abiertas en noviembre.

—¿Qué podría afectar esa fecha? —le pregunto.

—Nada.

—¿Nada haría que las estaciones cerradas estuvieran abiertas en noviembre?

—Es correcto: nada. Lo afirmo de acuerdo con la programación que tenemos y los trabajos que venimos realizando con todos los cuidados del mundo.

—Dijiste el martes que no había prisa por abrir.

—Por supuesto que sí hay prisa por abrir la línea. Pero la prisa no nos va a llevar a realizar mal las cosas. La población de la zona oriente necesita el funcionamiento de esta línea. Se abrirá en noviembre.

Habla con gran seguridad. Señala, por ejemplo, que CAF, la empresa que construyó y suministró los trenes de la Línea 12, no será un factor para no abrir en noviembre. Maximiliano Zurita, director de CAF México, quiere darle la razón, pero explica que aun hay asuntos por resolver en la mesa. Entre ellos, ni más ni menos que los pagos.

Los trenes deberán ajustarse a una nueva configuración, se cambiará la forma de la rueda, se ajustarán las suspensiones y ¡no se han determinado los montos!

Por eso cuesta creer en el noviembre de Alfredo Hernández y, por añadidura, de Miguel Ángel Mancera. Aunque Zurita recalque: “Los trenes no van a ser obstáculo para que se cumplan los tiempos”.

Ojalá. Por lo pronto, que me disculpen: no creo eso de noviembre.

MENOS DE 140. Comentario en la industria: qué ridículo hizo Pancho Aguirre al ofrecer el doble que los Olegarios.

[email protected]

 

Comentarios