Profesores rapados

Christopher Domínguez Michael

A los maestros que rapan a otros profesores que sí se presentaron a la evaluación nadie les dio una lección de moral para intelectuales ni los preparó para ejercer su oficio con la más alta dignidad

El título de esta columna es, naturalmente, autoparódico, pues como intelectual que ejerce de crítico literario, habiendo sido educado en el pasado fin de siglo donde, para bien y para mal, la literatura era política, carezco de credenciales para moralizar sobre los intelectuales, cuando apenas puedo hacerlo, además, sobre mí mismo. Pero de todos los sujetos sometidos al escrutinio democrático, la llamada intelectualidad está entre los sectores que menos importan a la opinión pública, lo mismo en México que en otras democracias. Creo que ello es nocivo para la vida pública y por ello recurrí a un libro viejo en más de un siglo, la Moral para intelectuales (1909), del pedagogo y filósofo Carlos Vaz Ferreira (1872–1958).

También he releído Moral para intelectuales porque lo inactual, como diría Emmanuel Levinas, no suele ser la negación de lo actual sino la pretensión de mirar las cosas desde otro lugar, que pareciendo remoto no lo sea. Nada más lejano al México del siglo XXI que “la Suiza americana” donde profesó y escribió el positivista uruguayo Vaz Ferreira. Sin embargo, hay en Moral para intelectuales una noción de “intelectual” que nos convendría retomar. Para él, los intelectuales distan mucho de ser sólo los pensadores, escritores y artistas famosos o influyentes (que en su caso compondrían apenas la élite intelectual), sino todos aquellos que profesan las entonces llamadas profesiones liberales, que para Vaz Ferreira incluían al médico, al abogado, al político y al profesor, las cuatro profesiones más obligadas y mejor unidas, según él, para ejercer a cabalidad con la moral para intelectuales.

En México, una minoría rijosa y totalitaria de maestros incumple de manera sistemática con sus deberes intelectuales, los de educar a los niños que viven en las condiciones más precarias del país. Hablarles de esos menores no conmueve a los vándalos pues se sienten víctimas y no corresponsables de esa miseria, aunque ya se ha denunciado que la CNTE y sus sucursales regionales son un negocio millonario, mal vestido con la ropa vieja de la izquierda veterotestamentaria, persistente porque quienes hicieron la alternancia de 2000 no osaron desmantelar el viejo sistema sindical corporativo. Cometen y han cometido actos vandálicos ante la omisión de las autoridades, chantajeadas por el espantapájaros del “estallido social”.

Hace unos días realizaron, algunos de ellos, un acto abominable: rapar a los profesores que sí se presentaron a la evaluación educativa. Justo como lo hacían los oficiales nazis con las barbas y los caireles de los judíos devotos camino de los campos de concentración, igual que las mujeres francesas que, real o supuestamente, habían colaborado con los soldados alemanes, fueron trasquiladas por sus furiosos vecinos en 1944. Ocurre que a estos maestros nadie les dio una lección de moral para intelectuales ni los preparó para ejercer su oficio con la más alta dignidad. Entra dentro de la normalidad monstruosa que un sicario degüelle o decapite, pero que el “maestro disidente” viole la sacralidad del cuerpo humano, la gran conquista de la Ilustración, es moralmente más escandaloso. Quienes lo cometen, si es que profesores son, no recibieron la dosis de autoestima, de madurez emocional, de antigua virtud, contenida dentro de los deberes de ser, aun en la humildad, intelectual. ¿Qué sigue, maestros de la CNTE? ¿Cortar orejas, otra tradición mexicana?

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios