Sospechosismo en el SAT

Alberto Barranco

A contrapelo de la exigencia de mantener una imagen impoluta dada su tarea punitiva, el buen juez, dice la conseja popular, por su casa empieza, el Servicio de administración Tributaria (SAT), mantiene un espeso silencio de cara a un recurso de inconformidad presentado ante el resultado de una licitación pública

La manzana de la discordia es un contrato multimillonario para integrar en uno cuatro servicios distintos en materia de sistemas de monitoreo, bajo el supuesto común denominador de crear una plataforma de seguridad en aduanas.

Estamos hablando de los conocidos por sus siglas como Siave, Siria, Viva y Despacho Aduanero, por más que sus tareas no son convergentes.

El primero tiene que ver con el monitoreo en puntos fronterizos de autos ligeros, en tanto el tercero apunta a la video vigilancia en general.

Publicada la convocatoria en el sistema Compranet el 20 de octubre del 2015, los posibles participantes se encontraron con un escenario nebuloso al no ofrecerse información suficiente de soporte para un proceso de tal magnitud.

La prueba más fehaciente fueron las cinco mil preguntas planteadas.

Aún así, se subieron al ring cuatro consorcios y dos empresas, con la novedad de que solo una de ellas, Integradores de Tecnología, entregó el 100% de la información solicitada en las bases.

Lo curioso del caso es que a contrapelo de lo dispuesto por la Ley de Adquisiciones y Servicios se permitió a todos los licitantes presentar propuestas, cuya evaluación se haría el 22 de enero pasado.

El fallo apuntó al consorcio encabezado por Sixsigma Networks México, firma encabezada por María Asunción Aramburuzabala, a quien acompañaban IBM de México y la empresa Comercialización y Servicios, lo que orilló a plantear la inconformidad.

La exposición de motivos de Integradores de Tecnología, apunta a una serie de errores en el proceso de evaluación de propuestas, por ejemplo inconsistencias en el plan de trabajo.

El consorcio habla de mil 44 días de servicio, cuando los cuatro años que abarca el contrato tienen mil 401.

En paralelo, no se presentó la certificación del perito en el área de vías terrestres. Más allá, la propuesta ganadora reconoce que subcontrataría a terceros, lo que prohíben las bases de licitación.

El escenario, pues, convoca a malos entendidos y suspicacias.

Lo curioso del caso es que la decisión de integrar los cuatro servicios apunta a cubrir los errores del Centro de Procesamiento Electrónico adjudicado en el 2010 a la empresa de informática de El Corte Inglés… quien fue subcontratado por Sixsigma Networks para participar en el proyecto de video vigilancia (Viva).

El contrato de más de seis mil millones de pesos, de los cuales dos mil 500 fueron por asignación directa no cosechó los resultados esperados en materia analítica y de seguridad, en cuyo escenario el SAT no ha liberado los pagos.

La firma inconforme, una de las integrantes del Grupo Altavista encabezado por Ricardo Orrantia, tenía como credencial el contrato recibido en el 2013 para el servicio de monitoreo de aforo vehicular (Siave), que el propio SAT extendió al 2014 ante el éxito obtenido.

Además, la firma ha trabajado en el programa de ventanilla única (VUCEM) para concentrar los tramites de comercio exterior, por cuyo desempeño el SAT obtuvo un reconocimiento como institución innovadora del sector público en 2012.

La distinción la entregó la revista Information Week.

En paralelo, Integradores de Tecnología participa en el Proyecto de Integración Tecnológica Aduanera (PITA), considerado de seguridad nacional, cuyo responsable es el propio SAT.

El gran problema es que la tardanza del SAT en responder al reclamo está retrasando la implementación del esquema, en perjuicio de la supervisión efectiva y vigilancia de las aduanas del país.

El sospechosismo sigue vivo.

Balance general. En otra de las carambolas provocadas por la crisis de Pemex, se está reduciendo drásticamente el suministro de gas natural, lo que afecta a las empresas productoras de plástico y pinturas al no tener forma de producir las materias primas requeridas, ya etileno o propileno.

En la disyuntiva de frenar la producción, las empresas están importando los insumos, lo que encarece sus costos.

De hecho, la Asociación Nacional de la Industria del Plástico ya advirtió de un alza de precios al público.

Aunque en este caso se trata en su mayoría de pequeñas empresas, el golpe alcanza también a las gigantes, ya Mexichem, Alpek, Basf, Pochteca, Idesa, productoras de envases de PET, recubrimientos plásticos o pinturas vinílicas.

Se salva Abengoa. Librada la posibilidad de ser emplazada a un concurso mercantil a solicitud del Banco Base, ante la negativa de la juez sexta de Distrito en Materia Civil, Gabriela Ortiz González, la filial en México de la española Abengoa está logrando acuerdos de reestructura de su deuda.

La firma que opera para construir plantas de suministro eléctrico está sacrificando contratos para cubrir facturas o redimir emisiones de deuda en mora.

El reclamo del Banco Base habla de una omisión en pago de intereses de un Certificado Bursátil por 89.8 millones de dólares.

A su vez el banco Monex exige un pago de 60 millones por concepto de intereses de bonos de deuda, en su condición de representante de los tenedores.

A la filial de la compañía ibérica en México la arrastró la ola de la crisis de su matriz, quien enfrenta una deuda de mil 200 millones de euros.

La compañía la encabeza Antonio Fornieles.

Buena conducta. De acuerdo a la Condusef, las sociedades financieras populares han mejorado su índice de desempeño en relación con la atención a usuarios.

La calificación al primer trimestre del año fue el 8.77, frente al 5.26 promediado de enero a diciembre del año pasado.

Las intermediarias tienen ya instrumentada una red que les permite atender vía electrónica las quejas y reclamaciones de los usuarios.

La imagen de este tipo de instancias que llega a rincones del país sin atención bancaria, la afectó el tristemente célebre caso Ficrea.

Diez años. A sus 10 años la administradora de fondos para el retiro Coppel se ha posicionado como la tercera del mercado en cuentas registradas por captación directa y la primera por crecimiento orgánico, es decir sin recurrir a fusiones o adquisiciones.

La intermediaria presume de un margen de rendimiento nominal de 12, 24 a 36 meses.

A mayo pasado la clientela llegaba a siete millones 600 mil trabajadores, a quienes atienden mil 250 módulos.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios