Regresa el SME

Alberto Barranco

La semana próxima el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) firmará con el Sindicato Mexicano de Electricistas un convenio que extinguirá el fondo liquidador que se integró en el sexenio pasado a la extinción de Luz y Fuerza del Centro

Se trata del paso decisivo para convertir al combativo órgano de representación laboral en empresa. El SME de las mil batallas se alía con la compañía brasileña Mota-Engil para ofrecer servicio de energía eléctrica.

Su aportación a la curiosa sociedad, cuya razón social será Fénix, serán 14 plantas hidroeléctricas y cuatro de ciclo combinado localizadas en el Estado de México, Puebla, Hidalgo, Tlaxcala y, naturalmente, el Distrito Federal.

Los activos, incluida la legendaria planta de Necaxa que le dio cauce, justo, al nacimiento del sindicato, los cedió el gobierno a cambio de los recursos que habían quedado integrados en un fondo para cubrir las liquidaciones respectivas.

Como recordará usted, 16 mil de los trabajadores que quedaron en la calle tras el golpe de fuerza del gobierno del expresidente Felipe Calderón, se negaron a firmar un finiquito, abriendo un largo periodo de resistencia.

El trueque lo orquestó la Secretaria de Gobernación con el aval de la de Hacienda.

El primer paso fue constituir al SME en una sociedad cooperativa.

El sindicato liderado por Martin Esparza había enviado algunos de sus miembros a trabajar en proyectos de Mota-Engil en Panamá y Perú.

La empresa encabezada en Portugal por Antonio Manuel Queirós Vasconcelos da Mota, no participó en las negociaciones, dado su papel de operador de las concesiones recibidas por el SME. Sin embargo, tendrá el 51% del capital.

Se estima que realice una inversión de 5 mil millones de pesos en tres años para modernizar las plantas. Se habla, incluso, que algunas hidroeléctricas serían de plano reconstruidas.

Adicionalmente, se aportarán 800 millones de dólares para construir una nueva planta de ciclo combinado con capacidad de 900 megawatts en lo que fuera la central termoeléctrica Jorge Luque.

La empresa conjunta, Fénix, participará en la primera licitación a realizarse en octubre para entrar en el mercado eléctrico tras la apertura planteada por la reforma energética.

Se calcula que el potencial total de El Fénix podría llegar a mil 300 megawatts.

Como usted sabe, en enero se inicia el mercado eléctrico mayorista, es decir la posibilidad de que los generadores le vendan a una suerte de distribuidor central su fluido, que se colocaría al mejor postor.

Por lo pronto, la firma ya inició negociaciones con las empresas instaladas en el corredor poblano, cuyo epicentro es la armadora Volkswagen.

El SME había pugnado durante los últimos años, justo integrarse como empresa con el capital semilla de la liquidación pendiente. En el periodo de resistencia se venderían algunos de sus activos acumulados a lo largo de los años.

Algunos de sus integrantes, colocados con bola roja en la posibilidad de que los contratara la Comisión Federal de Electricidad, se volverían vendedores ambulantes o propietarios de micro talleres de reparaciones eléctricas.

El problema era encontrar un operador de experiencia que se hiciera cargo.

Paradojas de la vida: El SME como patrón.

Balance general. Aunque el camino es aún farragoso, poco a poco el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana y Petróleos Mexicanos están concertando rutas para ubicar una fórmula que permita abatir el colosal pasivo laboral que arrastra la empresa productiva de Estado.

Estamos hablando de 1.6 millones de pesos.

El peso mayor, como usted sabe, se ubica en un faltante de reservas para enfrentar el régimen de jubilaciones y pensiones.

Al advenimiento de la reforma energética el gobierno había prometido aportar un peso por cada uno que bajara el fardo.

La pretensión de Pemex era incrementar de 20 a 25 años los trabajados para tener derecho al retiro, colocándose, además, un mínimo de 65 años de edad para realizar la solicitud.

El problema, al margen de vulnerar los derechos adquiridos, era que algunos trabajadores habían llegado a la frontera de la meta… que ahora se alargaría un lustro.

Así, lo que se plantea es que los que están a punto de jubilarse lo hagan a los 21 años de labores; los que tengan 18 de trabajar, se alarga cuatro años y así sucesivamente.

El volado está en el aire.

Otra contra Higa. Cancelada la posibilidad del tren rápido México-Querétaro en que participaría dentro de un consorcio constructor operador, el Grupo Higa de Juan Armando Hinojosa ya fue notificado de un segundo golpe: la cancelación de las obras del acueducto Monterrey VI que llevaría agua de Veracruz a Nuevo León.

La empresa que construyó y financió la Casa Blanca de Las Lomas y la del Club de Golf Malinalco, propiedad de la esposa del presidente Enrique Peña Nieto, Angélica Rivera, y del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, participaría en la obra como cabeza de un consorcio en que se ubicaba el Grupo ICA.

La firma encabezada por Alonso Quintana ya fue también notificada.

El no llegó ante el sorpresivo arribo al poder de un candidato independiente, Jaime Rodríguez Calderón, matizado como El Bronco.

Abaratan la mercancía. Frustrada a medias la venta de los nueve ingenios que le expropió el gobierno en el 2001 al Consorcio Azucarero Escorpión, en la segunda vuelta el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) está abaratando la mercancía.

Los cinco ingenios restantes tendrán un precio de salida muy inferior al previsto originalmente.

De cuatro mil 991 millones de pesos que se pedía por las factorías Plan de San Luis, El Modelo, El Potrero, La Providencia y San Miguelito, ahora se habla de tres mil 920.

La caída es de 21%.

La exposición de motivos señala que en la primera subasta no se recibió oferta alguna.

Escuadrón 201. La novedad en el desfile militar del 16 de septiembre será la presencia en un vehículo de la Secretaria de la Defensa Nacional de un grupo, al menos 15, de sobrevivientes de la Fuerza Expedicionaria, conocida como Escuadrón 201, que participó en la Segunda Guerra Mundial.

El grupo entró a la defensa de los colores patrios en el último tramo de la conflagración, participando en operaciones en Filipinas tras recibir entrenamiento en los Estados Unidos.

México, como usted sabe, le declaró la guerra al Eje Berlín-Roma-Tokio, durante el gobierno del presidente Manuel Ávila Camacho.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios