Suscríbete

Las mexicanísimas muñecas que prefieren los extranjeros

Mochilazo en el tiempo

Ataviadas con trajes tradicionales de la regiones en las que fueron creadas, las siempre sonrientes muñecas conocidas como "Marías", adornan nuestras calles, plazas y zonas turísticas. Irónicamente, son más valoradas por los turistas que por el público mexicano, que suele desdeñar este tipo de artesanía

Texto: Carlos Villasana y Ruth Gómez
Diseño web: Miguel Ángel Garnica
Compara el antes y el después deslizando la barra (ABRIR MÁS GRANDE)

Uno de los juguetes más representativos de México es la muñeca de trapo, popularmente conocida como "María". EL UNIVERSAL dio un recorrido por algunas calles y plazas públicas del centro de la capital para platicar con alguna de las creadoras de dichas muñecas y que nos compartieran un poco de su historia.

En Donceles, entre República de Chile y Palma, casi imperceptible por sus clientes y el paso continuo de peatones, estaba una señora con su puesto de muñecas “Marías” tendido sobre la calle. Apenada ante la entrevista, nos sonrió y sólo dijo que sus muñecas van de los 30 a los 150 pesos.

Dejando atrás Donceles, llegamos al número 74 de la calle de Madero, al Museo Mexicano del Diseño. Diego, el encargado de la tienda, nos dijo que los compradores más asiduos de estas muñecas y de toda la mercancía que la tenga impresa son, en su mayoría, extranjeros. En este sitio las muñecas se encuentran impresas en playeras y en ilustraciones digitales.

1_baja.jpg
Muñeca "María" digitalizada e impresa sobre playera.

De ahí partimos hacia el Mercado de Artesanías de la Ciudadela, donde nos encontramos con diversos tipos de esta muñeca. Para nuestra sorpresa, en algunos locales se nos informó que ya las compraban por lote y que son pocas las artesanas que conocen personalmente.

Las muñecas "Marías" son adquiridas como recuerdo por decenas de extranjeros que visitan el país, lo que las lleva a estar en tiendas de souvenirs de centrales de autobuses, el aeropuerto, las grandes cadenas hoteleras y cerca de zonas turísticas. Este es el motivo principal por el cual las muñecas han presentado cambios en su tono de su piel. Hoy en día podemos encontrar muñecas con tez blanca y morena, aunque predomina más la primera.

El antropólogo Víctor Manuel Rojo Leyva, director Ejecutivo de Investigación de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, explicó a EL UNIVERSAL que este cambio es por motivos meramente comerciales:

“Los artesanos tienen que seguir innovando para poder vender, porque si no van saturando el producto y ya no sale. Ellos, se van dando cuenta de qué es lo que la gente demanda y, para poder vender más, generan cambios (dentro de su propia tradición) en todos sus productos, no sólo en las muñecas. Recuerdo que en un estado empezaron a hacer las muñecas con ojos bizcos, no era un error, simplemente era una forma de renovar su producto”.

El director mencionó que las "Marías" no son las únicas muñecas que se producen artesanalmente, sino que diferentes grupos realizan juguetes de trapo o tela, con otras formas, bordados, materiales y estética. "Los artesanos más creativos empiezan a meter otros materiales o a elaborar cosas nuevas, que es maravilloso porque nace una artesanía nueva. Los artesanos creativos están en un proceso de elaboración permanente, como cualquier artista", concluyó.

2_el_uni_munecas01_baja.jpg
Vendedora de muñecas "Marías" en el año 2001.

2_muneco_de_trapo_de_zinacantan_chiapas_baja.jpg
Ejemplo de innovación en muñecos de trapo de Zinacantán, Chiapas.

El origen

Roberto Shimizu, director del Museo del Juguete Antiguo de México, comentó que los muñecos de trapo son un ejemplo del sincretismo entre la época prehispánica y la colonial. Su uso variaba según la región, en algunas eran parte de ritos religiosos o sociales mientras que en otras eran simplemente utilizadas como una forma económica de darle un juguete a una hija, por ello sería complicado definir en qué sitio se originaron. A pesar de ello, su origen suele atribuirse a dos grupos étnicos, el mazahua y el otomí.

La producción de las muñecas "Marías" se describe en tres etapas; compra del material, cuerpo y la parte artesanal. Los materiales que se requieren para elaborar una muñeca es popelina, borra, estambre, hilos, pintura y listones. Para la elaboración del cuerpo, las artesanas hacen uso de la popelina y moldes que permiten hacer las diferentes partes del cuerpo de las muñecas e irlas rellenando con borra, hasta que quede "justa". Una vez listos los pequeños brazos, piernas y cabeza, se cosen a mano al tronco del cuerpo.

Después de que cada pieza esté fija, las artesanas pintan la inconfundible sonrisa de la muñeca, que simboliza la alegría mexicana. Sobre la cabeza colocan estambre negro que servirá como base para una trenza de listones de múltiples colores que contrastarán a la perfección con los tonos del vestido, que también será cosido a mano, con elementos distintivos del bordado de la región o grupo étnico que las esté realizando.  

Para ahondar más en la historia de la muñeca “María”, nos pusimos en contacto con Casa Mejicú, una tienda de artesanías por más de seis décadas. Fue imposible realizar una entrevista, por ello consultamos su sitio oficial donde se menciona que "la muñeca de trapo en México sigue conservando su esencia, ha prevalecido a lo largo de los años como un juguete lleno de magia y ternura, atrapando la mirada de aquellos que no habitan en nuestro país, pero que se sienten parte de él al ver una muñeca tan colorida y representativa de cada región mexicana”.

foto_10_baja.jpg

foto_11_baja.jpg

La relevancia y apropiación cultural

Para gran parte de la población otomí de Amealco, Querétaro, la producción de muñecas se ha convertido en una de sus principales fuentes de ingresos; por ello el gobierno municipal decidió organizar en 2013, el primer Festival Nacional de Muñecas Artesanales.

Un año después, en la segunda edición del festival, se inauguró el Museo de la Muñeca. El artículo "Impulsa Rosendo Anaya el Museo de la Muñeca" de EL UNIVERSAL Querétaro, informó en diciembre de 2015 que el presidente municipal buscaría las formas en las que pudiera posicionar al museo dentro de los destinos favoritos del turismo nacional e internacional:

"Se trata de un museo único en el país, donde se exhiben únicamente muñecas artesanales, que son una característica del municipio y que tiene sus orígenes en los pueblos indígenas que conforman el territorio. El recinto también expone muñecas de diferentes países del mundo, de manera que se puede apreciar la diversidad de culturas (...) Se exhiben más de 300 piezas elaboradas a mano, con textiles, fibras vegetales, madera, metales y barro".

De acuerdo con la información del sitio oficial del museo, se exhiben muñecas artesanales de Querétaro, Veracruz, Chiapas, Guerrero, Nayarit, Jalisco, Quintana Roo, Sinaloa, Oaxaca.

3_museo_de_las_munecas_baja.jpg
Una de las salas del Museo de la Muñeca en Amealco, Querétaro. Crédito: Museo de la Muñeca, Gobierno Municipal de Amealco.

4_festival_nacional_de_la_muneca_artesanal_baja.jpg
Escenario principal del Segundo Festival Nacional de Muñecas Artesanales, en Amealco, Querétaro.

Por otra parte, la muñeca María es todo un ícono tradicional mexicano y como tal, está presente en pósters, playeras, carteles oficiales, alcancías o murales de artistas urbanos. Son tan representativas que en 2011, durante la semana de las actividades del Fashion's Nigth Out de la revista Vogue México, hubo una exposición en el Museo de Arte Popular de la Ciudad de México donde las muñecas fueron vestidas con atuendos de diseñadores de alto renombre.

5_baja.jpg

6_baja_0.jpg

7_baja_0.jpg

8_baja.jpg

En la actualidad, las muñecas buscan adaptarse a esta época, donde el físico y el color de la piel parecen ser mucho más importante que otras cosas. La competencia de las muñecas "Marías" contra el estereotipo de la belleza que tienen los juguetes extranjeros, desde muy temprana edad, choca con nuestra cultura.

Desde hace mucho tiempo, hemos ido adoptando imágenes de lo que debe ser una niña, una mujer bella o un hombre exitoso. Mientras tanto a los turistas parece llamarles la atención todo aquello que nosotros desdeñamos y nos preguntamos por qué se asombran al ver a las muñecas "Marías" o cuando observan anonadados las Pirámides de Teotihuacán.

En México, nos jactamos de nuestra raza de bronce, de nuestro ingenio y exigimos de la mano que se nos hagan valer nuestros derechos, pero al hablar de artesanías o de productos hechos en nuestro país, somos los últimos en comprarlos. ¿No seremos nosotros los que tengamos que fomentar el cariño y admiración por lo que hacen los mexicanos? Los juguetes son sólo un ejemplo, la Barbie es un juguete mucho más rígido que la muñeca "María" y aún así, preferimos regalar la primera a las niñas.

¿Realmente las muñecas "Marías" han cambiado para adaptarse al mercado internacional? ¿O será porque hasta nosotros mismos, queremos ser un poco más blancos? La muñeca "María" es tan solo una muestra de qué tan arraigado está, el absurdo e hiriente complejo de inferioridad que nos sigue provocando nuestro tono de piel.

Esto no es una sentencia a que no compremos juguetes extranjeros, sino una invitación a que no menospreciemos el trabajo de cientos mexicanos y fomentemos con hechos, la identidad nacional que tanta falta nos hace.

9_mural_mujam_baja.jpg
Mural con muñecas Marías dentro del Museo del Juguete Antiguo de México.

Fotografía antigua: Archivo Fotográfico EL UNIVERSAL.

Fuentes: Víctor Manuel Rojo Leyva, Director Ejecutivo de Investigación de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. Roberto Shimizu, Director del Museo del Juguete Antiguo de México. Artículos "Impulsa Rosendo Anaya el Museo de la Muñeca" y "Promueven muñecas artesanales de Amealco" de EL UNIVERSAL Querétaro. Artículo "Muñecas mazahuas muy fashion" de Gerardo Léon, EL UNIVERSAL. Sitio oficial del Museo de la Muñeca, Gobierno Municipal de Amealco. 

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios