Por sus siglas los conoceréis

Miguel Alemán Velasco

Hoy la preocupación por integrar conceptos obliga a la creación de un lenguaje de acrónimos que se vuelven parte del léxico cotidiano

La palabra es la síntesis del significado. Cada palabra encierra emociones, ideas, sensaciones, usos, hechos, etc. El poder de la palabra y su vínculo con la realidad lo define magistralmente W. Shakespeare en Romeo y Julieta: “La rosa no dejaría de ser rosa, y de esparcir su aroma, aunque se llamase de otro modo”. Así las cosas, en nuestro tiempo la velocidad de transmisión de información y la preocupación por integrar conceptos contemporáneos obligan a la creación de un novedoso lenguaje de acrónimos que aparecen continuamente y se vuelven parte del léxico cotidiano. Es así que los gobiernos de LEA, JLP, MMH, CSG, EZPL, VFQ, FCH y EPN han promovido avances en la administración pública que relatan sus siglas. Nos esforzamos para que la ONU, BID, BM, OMC y FMI nos tomen en cuenta sin que nos cause problemas con la CIA, el FBI o la DEA. Cuando nos aprendimos para qué eran la Conasupo y la SRA, las extinguieron. Durante años tratamos de pronunciar Sagarpa para seguir siendo miembros de la FAO. A la Sedue la modificaron en Semarnat y hoy sólo es Sedema. A la vieja SAHOP, la transformaron en Sedatu y la Sedesol instituyó el Progresa, hoy llamado Prospera. Se privatizaron las empresas de Sepanal como Telmex, y sólo quedó en Sener para reformar CFE y Pemex sin ser miembros de la OPEP. La SCT regula el transporte vía Capufe, las APIS y ASA.

Para fortalecer las finanzas públicas se otorgó la autonomía a Banxico. La SHCP descentralizó el SAT para recaudar el ISR, IVA, IEPS y el efímero IETU. De manera que la BMV cotice a las principales empresas del CCE, Canaco y Canacintra, como S.A. o S.A.B. que buscan rendimientos mayores que la TIIE y se cubren con pólizas de GNP o AXA.

 

En la Segob, SRE, SEP, SSA, SHCP, SCT, Sectur, SFP, IMSS e ISSSTE reclutan profesionistas de la UNAM, IPN, ITESM, UIA y del ITAM, muchos de ellos con posgrados en su CV obtenidos con beca del Conacyt. Son ciudadanos que ya cambiaron sus VHS de JVC por XBOX y sustituyen la PC de IBM, Dell o HP, creadas con códigos ASCII por la iPad, llena de Apps que comparten sin recato Pics que causan LOL. Ven la TV, pero quieren ESPN para ver los partidos de la FIFA, NFL, NBA con calidad de la BBC o la inteligencia de TED para aprender del ADN. Por su parte el Infonavit, BBVA Bancomer, Banamex o HSBC dan créditos que supervisa la Condusef para adquirir casa, un VW, un BMW, ropa de YSL, o ir a un restaurante de esos que ya no dicen NRDA, pero sí piden RSVP, todos ellos bajo la tutela de la Profeco. Unos buscan ir de viaje a NY o LA aunque sea por ADO, esperando que el SNTE no genere bloqueos.

La Conago sigue sin ver su nombre en la Constitución. Al IFE lo sustituyó el INE donde el PAN, PRI, PRD, Morena, PES, PH, PMC, PVEM, Panal y PT ven con preocupación que los independientes y las ONG les puedan ganar.

En el año de 1997 Gabriel García Márquez dio un memorable discurso en Zacatecas que la prensa tituló Jubilemos a la ortografía. De ese texto cito: “Nunca hubo en el mundo tantas palabras con tanto alcance, autoridad y albedrío como en la inmensa Babel de la vida actual. Palabras inventadas, maltratadas o sacralizadas por la prensa, por los libros desechables, por los carteles de publicidad; habladas y cantadas por la radio, la televisión, el cine, el teléfono, los altavoces públicos, gritadas a brocha gorda en las paredes de la calle, o susurradas al oído en las penumbras del amor”.

Yo me imagino que en el interior de las más secretas oficinas del país sesiona regularmente la Confeti (Comisión Federal de Títulos Ingeniosos) para generar los vocablos que la burocracia venera y el ciudadano sufre.

Rúbrica. Con la oreja en el piso. En la épica entre caras pálidas y pieles rojas quedó de manifiesto que el respeto es la única forma de convivencia, Kimosabi…

Político, escritor y periodista.
@AlemanVelascoM
[email protected]

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios