¡Cayó, todos ponen!

Manuel Clouthier Carrillo

Hoy es necesario limpiar la política, elevar las miras y empezar, con apremio, la construcción del México que queremos y podemos ser

El primero de septiembre de 2009, me tocó el honor de presentar el posicionamiento del grupo parlamentario del PAN al inicio de la LXI Legislatura federal. Dije entonces que México tiene prisa principalmente por esos más de 40 millones de mexicanos, niños y jóvenes que ya nacieron y que sólo por el transcurrir del tiempo empezarán a demandar una gran cantidad de satisfactores, entre otros, empleo.

Estos jóvenes tienen derecho a un México con más y mejores oportunidades que el que les estamos dejando. Esto no está sucediendo porque hemos sido una generación irresponsable, egoísta y omisa que no ha hecho lo que sabía que tenía que hacer para lograr que en nuestro país se ampliarán las libertades políticas, económicas y sociales, y así construir una nación desarrollada.

Hemos perdido el tiempo en egoísmos e intereses cortoplacistas, y hemos comprometido irresponsablemente el futuro de nuestros hijos, hemos antepuesto el interés personal al interés colectivo, poniendo en gravísimo riesgo el futuro de la nación. Hemos sido infantilmente irresponsables en el uso de los recursos no renovables; perdimos el tiempo y derrochamos el petróleo; hoy ambos recursos se nos están acabando.

Las circunstancias actuales del país demandan de todos los mexicanos, pero especialmente de nuestra clase política y el grupo gobernante, una gran generosidad. Debemos entender que ante la realidad económica, política y social del país “le dimos vuelta a la pirinola y cayó todos ponen”. ¡Pero ojo, no todos ponen igual! El principio organizacional sostiene que a mayor autoridad se tiene mayor responsabilidad mientras el principio de justicia distributiva indica que, pone más el que más tiene.

Con estas premisas, hoy le toca poner más al gobierno y a quienes se han enriquecido detentando el poder. El país ya no puede seguir sosteniendo la tesis de que las funciones públicas son el mejor negocio privado. Ya no se puede seguir ejerciendo el poder en México con criterio patrimonial.

Clama la sociedad indignada por tanto abuso del poder y por tanta irresponsabilidad, de quienes tienen la encomienda de la cosa pública.

Hoy se hace necesario limpiar la política, elevar las miras y empezar, con apremio y responsabilidad, la construcción del México que queremos y podemos ser. Para ello habrá que empezar con lo básico, ya que ni eso está bien en nuestro país. Debemos entender que son muchos los costos y que no podemos atender todo de una vez por lo que se hace necesario priorizar. Habrá que establecer prioridades en lo económico, lo político, lo social y en la construcción del Estado de derecho y la gobernabilidad.

Es prioritario mantener la estabilidad macroeconómica y financiera, siendo responsables en el manejo del gasto y la deuda pública. Es el momento de exigirnos austeridad, transparencia, rendición de cuentas, eficiencia y eficacia en el ejercicio del gasto público, y emprender un verdadero combate a la corrupción. México debe dejar de ser una fábrica de nuevos ricos y pobres sexenales derivados de la corrupción.

Es prioritario emprender el camino del crecimiento económico rompiendo la maldición del estancamiento. Este sólo se logrará haciendo de México un país atractivo y confiable a la inversión productiva. Es urgente recuperar la confianza en las instituciones y en nuestro país. La devaluación del peso se debe sí, al fortalecimiento del dólar, pero también a la pérdida de credibilidad y confianza en nuestro país. Hay muchas tareas pendientes para incrementar la inversión productiva en México, especialmente en la actitud de nuestros gobernantes, y en la construcción de un Estado de derecho.

Finalmente, es indispensable incrementar el bienestar de la población cerrando la brecha de la desigualdad. Urge mejorar los servicios de salud, educación, seguridad social, urbanización y vivienda. El sentir generalizado de la población mexicana es que el gobierno no nos sirve para lo que fue creado y que el partido político de nuestra preferencia ya no nos representa.

Hago un llamado a todos a que asumamos nuestra responsabilidad histórica con compromiso y generosidad.

Diputado federal independiente electo.
@ClouthierManuel

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios