Se encuentra usted aquí

Insurrección

01/12/2016
02:14
-A +A

La mal llamada reforma educativa fue sorpresivamente impuesta mediante contubernio de partidos —el “Pacto por México”. No fue discutida ni antes, ni en el Congreso. La represión policiaca se presentó de inmediato. Los medios manipularon a la población. Se trata —ni más, ni menos— de la introducción de un modelo extranjero que anula el sistema educativo nacional, responsable de la formación de los mexicanos y de nuestra Nación. Injerta el individualismo neoliberal desnacionalizado para crear mexicanos serviles al capital internacional. Anula la esencia del artículo 3º constitucional, que define los criterios de la educación: “democrática, como un sistema de vida, fundado en el constante mejoramiento económico, social del pueblo; nacional… atenderá a la comprensión de nuestros problemas, al aprovechamiento de nuestros recursos, a la defensa de nuestra independencia política, económica; y a la continuidad y acrecentamiento de nuestra cultura”. Todos ya estamos afectados. Es imperativo defender nuestra educación. La primera obligación es informarnos. No permanecer al margen. Participar impulsando la discusión y la movilización activa de todos para generar la deliberación nacional. Los maestros han dado el ejemplo. Se requiere del análisis del engaño oficial, del fraude: “acción contraria a la verdad y a la rectitud”. Fraude contra el pueblo de México. Hay que desentrañar los objetivos de esta reforma, analizar ejemplos de otros países que han sufrido la misma imposición de la OCDE. Para abonar a ese debate nacional, Luis Benavides —educador y consultor internacional— y Manuel Bartlett —ex secretario de Educación y miembro del Consejo de la UNESCO—, presentamos el libro El Fraude de la Reforma Educativa: colección de documentos, ensayos, formulados en confrontación con el proceso de imposición, impugnando argumentos, planteando soluciones. Reforma que “ni es reforma ni es educativa”, que entrega —literalmente— la educación a los capitales nacionales y extranjeros, destruyendo el tejido social, privando de derechos laborales a un millón quinientos mil maestros, desconsiderando su experiencia, preparación y arraigo social.

Esta obra está siendo presentada en universidades y lo será en Normales, centros educativos, foros públicos. Deseamos que se sume a otros análisis y aportaciones. El texto está ya gratuitamente en redes para acceso universal (http://dominiociudadano.org/el-fraude-de-la-reforma-educativa/). Sabemos que en instituciones educativas se han hecho ya estudios y análisis —por encima de amenazas y destituciones— que no deben quedar aislados sino sumarse, difundirse y lograr una movilización que genere fuerza democrática para apoyar la indispensable abrogación de la Reforma Constitucional y sus leyes secundarias, asunto que las Comisiones del Senado se niegan a dictaminar (http://www.senado.gob.mx/sgsp/gaceta/63/2/2016-09-06-1/assets/documentos... educativa.pdf).

La reforma educativa de Peña Nieto ha sido ya derrotada, rechazada por los maestros y por amplios sectores de la sociedad. Peña Nieto y su secretario, hundidos en una profunda debilidad, recurren a un nuevo engaño: anuncian foros ficticios para elaborar un “modelo educativo” (que debió ser previo a la reforma) y que estará listo —dicen— en 2018, cuando habrán dejado de usufructuar el Poder. Han detenido, por ahora, las evaluaciones masivas bajo la torva vigilancia policiaca; la reforma está muerta, pero la intención es dejar el modelo privatizador y desnacionalizador, sin mayor ruido, en la Constitución y en las leyes. Quedaría como elemento de parálisis para necesarias reformas auténticas, como amenaza permanente de revivir el afán privatizador. Movilizarse es urgente para la abrogación y para generar un nuevo impulso educativo democrático y social. Las recetas de los organismos internacionales, hermanos de la OCDE, han postrado a nuestro país; han debilitado al Estado permitiendo la intromisión de toda clase de elementos para la destrucción de la Nación mexicana. Hemos de preservar los principios institucionalizados de nuestro “deber ser”, construidos por grandes maestros mexicanos, informados, movilizados, conscientes de nuestra responsabilidad como mexicanos, insurrectos.

Senador de la República

Manuel Bartlett
Manuel Bartlett Díaz nació el 23 de febrero de 1936, en la Ciudad de Puebla.

Comentarios

MÁS EN OPINIÓN

NOTICIAS DEL DÍA