Suscríbete

Apostemos por la energía

José González Morfín

La mejor manera de fortalecer nuestra soberanía es tomando las decisiones necesarias en favor del bien común

Cuando se aprobó hace un par de años la reforma energética muchos pensamos que nuestro país daba un paso muy importante en la consolidación de un sector energético más moderno y eficiente, que respondía a las necesidades y retos que trae consigo el siglo XXI. Vino casi al mismo tiempo la caída de los precios internacionales del petróleo, que provocó que los resultados de dicha reforma tardaran en llegar. Conforme pasa el tiempo y se avanza en el proceso de implementación de la reforma, nos damos cuenta de que ésta valió la pena y traerá consigo muchas oportunidades de progreso y de crecimiento económico para México, y que además, podremos aprovechar nuestros recursos energéticos de manera más eficiente y trasparente.

La semana pasada conocimos los resultados del último proceso de licitación de la llamada Ronda Uno, estoy convencido de que se superaron todas las expectativas y de que, sin lugar a dudas, se trata de muy buenas noticias para nuestro país. Se adjudicaron ocho de las diez áreas en aguas profundas que fueron ofertadas en la licitación, y en cuanto a Petróleos Mexicanos (Pemex), por primera vez en su historia tiene un socio con el que, compartiendo riesgos y utilidades, podrá explorar y explotar el bloque de Trión, uno de los campos descubiertos por Pemex en aguas profundas del Golfo de México. Se trata de la primera asociación entre Pemex y una empresa privada; en este caso, resultó ganadora de la licitación una empresa australiana: BHP Billiton Petróleo.

Otra de las buenas noticias es que se adjudicaron contratos a compañías petroleras de una gran diversidad de países. Además de empresas mexicanas, entre las adjudicadas hay empresas de Estados Unidos, China, Japón, Reino Unido, Australia, Francia, Noruega y Malasia. Entre las compañías que resultaron adjudicadas se encuentran varias de las más grandes empresas petroleras del mundo. No deja de llamar la atención que, a pesar de las amenazas lanzadas en contra de nuestro país por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, por lo menos por lo que toca al sector energético, no encontraron eco, pues resulta evidente el interés de las grandes empresas petroleras globales, varias de ellas estadounidenses, por invertir en México.

Son muchos los beneficios que la reforma energética trajo a nuestro país, uno de ellos es el cúmulo de oportunidades que genera para acelerar nuestro desarrollo económico. Estas oportunidades vienen no sólo por la inversión directa que está detonando la reforma, también vendrán porque la reforma fortalecerá la producción de petróleo, gas y electricidad. Nuestra economía tendrá más energía para impulsar su crecimiento. Estoy convencido de que la reforma energética abrió nuevas oportunidades para que nuestro país recupere terreno y se consolide como una potencia energética. Falta aún mucho camino por recorrer. Los retos para nuestras instituciones son enormes pero, por los resultados de la semana pasada, podemos decir que vamos por el camino correcto y que México da un paso más en la construcción de una política energética responsable y promotora del desarrollo nacional.

México necesita de la energía para dar el salto definitivo al desarrollo en los años por venir. Tengo la convicción de que la mejor manera de fortalecer nuestra soberanía nacional es tomando las decisiones necesarias en favor del bien común, buscando sacar el mayor provecho de nuestras ventajas competitivas. Una de esas ventajas está sin duda en el campo de la energía y, afortunadamente para nuestro país, se están tomando las decisiones correctas. Enhorabuena.

Abogado.

@jglezmorfin

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios