Es hora de cuidar la economía

José González Morfín

No se necesita ser un experto para darse cuenta de que las cosas en materia económica no pintan nada bien para nuestro país. Son muchos los factores, y por cierto, no todos son externos. Pesa mucho la enorme incertidumbre que existe sobre el resultado la próxima semana de la elección en Estados Unidos. Un eventual triunfo de Donald Trump podría ser desastroso para nuestro país, pero tampoco se puede asegurar que una victoria de Clinton, necesariamente, traería beneficios a nuestra economía. Pesa también la caída en la producción y en los precios internacionales del petróleo. Pero también son motivo de gran preocupación, entre muchos otros, el desbordado incremento en la deuda pública, que ya rebasa 48% del PIB y el costo, cada vez más alto, que tiene para nuestra economía el que no hayamos podido poner un alto a la crisis de inseguridad que desde hace años padecemos. Aunado a lo anterior, nuestra devaluada moneda ya ronda los veinte pesos por dólar.

El Congreso ha aprobado la Ley de Ingresos y en los próximos días, a más tardar el 15 de noviembre, deberá quedar aprobado por la Cámara de Diputados el Presupuesto de Egresos de la Federación para el año 2017. Los Diputados tienen en sus manos la enorme responsabilidad de aprobar un Presupuesto acorde a nuestra realidad, priorizando los rubros que ayuden a nuestro país a ahorrar, a crecer, a generar empleo, a restablecer la confianza en nuestras instituciones; sólo así podremos superar el difícil momento por el que está atravesando nuestra economía.

No está por demás recordar que, por muchos años, las finanzas públicas eran en México sinónimo de crisis económicas recurrentes que dañaron gravemente a nuestro país. A partir de la terrible crisis de 1994, se fue generando un amplio consenso sobre lo importante que resulta mantener equilibrios financieros en las cuentas nacionales. Cuando como ahora las cosas no pintan bien para el país, resulta mucho más relevante llevar a cabo un manejo responsable de nuestra economía. No podemos cometer los mismos errores que en épocas pasadas costaron tanto a nuestro país. Por sobre todas las cosas los diputados deben de tener en cuenta que la demanda más importante de los ciudadanos tiene que ver con la transparencia del gasto, exigen que cada peso del erario se utilice de manera honesta en las necesidades del desarrollo nacional. También los diputados deberán asegurarse de que los programas que reciban más apoyo sean realmente los de mayor beneficio para la sociedad. Es hora de cuidar nuestra economía.

Todo parece indicar que 2017 será un año sumamente complicado para todo el mundo y México no será la excepción. Será un año de enorme volatilidad política y económica en muchas regiones del planeta que generarán una gran incertidumbre en los mercados internacionales y sus efectos se darán en prácticamente todas las variables financieras. México debe de estar lo mejor preparado posible. Requerimos de un trabajo serio y responsable de los diputados en la aprobación del Presupuesto de Egresos y de una aplicación responsable de quienes habrán de ejercerlo en los tres órdenes de gobierno.

Quiero, para terminar, traer a la memoria algo que hace muchos años dijo quien fuera una excepcional primera ministra del Reino Unido, Margaret Thatcher: “No olvidemos nunca esta verdad fundamental: el Estado no tiene más dinero que el dinero que las personas ganan por sí mismas y para sí mismas. Si el Estado quiere gastar más dinero, sólo puede hacerlo endeudando tus ahorros o aumentando tus impuestos. No es correcto pensar que alguien lo pagará. Ese “alguien” eres tú. No hay “dinero público”, sólo hay “dinero de los contribuyentes”. Más claro, imposible.

Abogado

@jglezmorfin

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios