Se encuentra usted aquí

Secar el Sena

09/12/2015
01:51
-A +A

Ahora sí ya empezó el debate en serio en Europa acerca de las medidas que se tomarán para blindar a los países y así evitar, en lo posible, más ataques terroristas. En el primer mundo, como en los demás, las salidas fáciles son las más usadas y están al principio en las listas de los gobiernos del viejo continente. Claro, éstas implican segar parejo y cortar de tajo algunos cables, de buenos —los más— y de algunos malos. En Francia, líder moral de estos movimientos tecnófobos, se están planteando las primeras medidas después de los informes del Departamento Francés de Libertades Públicas y Asuntos Jurídicos, que depende del Ministerio Interior, dichas medidas están enfocadas en la privacidad de los internautas franceses. Por un lado, las empresas encargadas de los sistemas de comunicación tendrían que proveer al gobierno sus claves de cifrado para que el Estado pueda acceder a las conversaciones entre personas que consideren sospechosas.

Los puntos de WiFi gratuitos están también en la mira, y si bien no buscan desaparecerlos de forma permanente, sí se pretende apagar todas las redes públicas en determinadas situaciones bajo el criterio de las instituciones encargadas de la seguridad, con el riesgo de enfrentar acciones penales aquellos que no cumplan con los apagones. Pero esta suerte con la que correrían las WiFi públicas de resucitar después de la contingencia no la tendría otra herramienta: las redes TOR.

The Onion Router es el instrumento principal de usuarios alrededor del mundo para implementar ciertos filtros entre su computadora y el Internet para evitar ataques de hackers, o que su información personal llegue a ojos que no tendrían por qué llegar, todo esto a través del anonimato, ya que TOR oculta la dirección IP del usuario. El nivel de anonimato de dicha herramienta es, digamos, suficiente —aunque no 100% efectivo—, tanto que ha sido usado también por los delincuentes, de ahí las medidas que se quieren tomar. Las redes TOR son el camino para entrar a ese “otro Internet” (EL UNIVERSAL, 30 de septiembre de 2015) en que armas, drogas y millones de dólares sucios se limpian todos los días; en las entrañas de TOR se planearon los atentados de París, ahí se reunía gran parte del dinero necesario, se reunían los criminales en salas de chat y muy probablemente se consiguieron algunas armas que han sido disparadas en más de un ataque. A pesar de lo anterior, TOR es tan ilegal como la electricidad, y como la electricidad, lo que se haga con ella depende enteramente de las intenciones de quien tiene acceso a ella. Eliminar o copar a TOR está, todavía hoy, prohibido por la legislación francesa.

Estas iniciativas podrían ser una realidad en enero, como parte de la nueva legislación francesa en materia de contraterrorismo. Y cuando los terroristas usen otros medios, qué. Cuando los criminales utilicen el Sena para trasladarse ¿secarán el Sena?

@Lacevos

Comentarios