Se encuentra usted aquí

Una red social para lectores jóvenes

16/12/2015
01:51
-A +A

Cuando se tiene la buena costumbre de ir al menos unos días a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara y que por compromisos laborales te tienes que quedar con las ganas, pesa. Yo, como buen masoquista, no me perdí las coberturas que suelen presentarse en los medios; le di varias repasadas al programa de conferencias y cuando los tiempos me lo permitían me eché algunas vía streaming, no pude, sin embargo, ver todo lo que quise desde acá. Una de esas pérdidas fue la conferencia “Beek: La red social para lectores”, un imposible jueves a las 10 de la mañana. No cejó mi interés, y me dediqué a buscar a Beek.

La intención de jalar a los lectores —jóvenes, sobre todo— a espacios virtuales pensados para los amantes de la lectura o la escritura es un esfuerzo que se sigue dando aquí y allá. En este mismo espacio hemos hablado en más de una ocasión de estas plataformas; desde Libros México, iniciativa de Conaculta para promover el diálogo entre lectores y escritores; hasta Lecturalia o los foros en Amazon —estos últimos muy limitados en cuanto a contenidos en español—. La constante es más o menos la misma: o son iniciativas desde el Estado, de alguna megaempresa, de ciertas grandes editoriales, y sólo una que otra vez de algún emprendedor “solitario” —como Goodreads, de Otis Chandler, aunque después fue adquirida por Amazon—.

Beek es una comunidad virtual en la que sus integrantes comparten sus experiencias con la literatura, sus creadores —la mexicana Pamela Valdés y el guatemalteco Max Holzheu— experimentaron el concepto en una página de Facebook, cuando esta llegó a tener alrededor de 25 mil seguidores que participaban de forma constante, dieron el salto a su página, todavía en beta, beek.io que se presentó en la Feria del Libro de Monterrey, en octubre pasado. La red social para bibliófilos tiene algunas similitudes con otras, pero una de las características por las que busca destacar es por la interacción entre sus participantes, en los foros que alberga Beek se advierte cierto desenfado, los temas —al menos hasta ahora— están lejos de lo pretencioso y más cerca de lo lúdico; ahí se reseña, se recomienda, se piden consejos, se abren encuestas o se hacen juegos en torno a títulos de libros. Beek acoge a usuarios de toda Hispanoamérica, y las recomendaciones de libros se cuentan por miles cada día. Los números, a tan poco tiempo de su lanzamiento, son —para una región, sobre todo Latinoamérica, de pocos lectores— más que buenos. Esta red social tiene, según algunos datos, cerca de 5 mil usuarios activos, y al igual que Libros México busca también que los creadores se sumen para llevar el intercambio de ideas a otro nivel.

No se puede esperar, en una comunidad virtual de este tipo, una selección o curaduría de grado “académico”, insisto en que no pretende serlo; y la libertad, la variedad de gustos y opiniones son parte del atractivo de esta red social. Beek no es para todos, los más jóvenes podrían sentirse más cómodos que los demás, pero su potencial para jalar otros públicos está también ahí.

@Lacevos

Más sobre el autor