'El Pana' frente a sus demonios

Heriberto Murrieta

Esta tarde en el inicio de la Feria de Texcoco, el veterano Rodolfo Rodríguez ‘El Pana’ se encerrará con seis toros de la ganadería de Manolo Espinosa. Originalmente se había anunciado un mano a mano con Miguel Cepeda ‘El Breco’, pero al encontrarse lesionado de un pie, la empresa del coso texcocano decidió que ‘El Pana’ actuara en solitario.

Será la primera vez en su larga ejecutoria que el torero tlaxcalteca tenga una encerrona, acaso la del torero de mayor edad en la historia del toreo, pues Rodolfo cuenta con 64 años cumplidos.

Se trata de un lidiador pasado de tueste, acabado, sin facultades, que en sus delirios afirma que este año confirmará su alternativa en la plaza de Las Ventas de Madrid, opción impensable en un diestro con su edad, limitaciones y achaques. Más que un sueño quijotesco, un auténtico disparate que solo cabe en la loca imaginación de ‘El Pana’.

Dicha confirmación tendría que haber sucedido hace nada menos que 40 años, pero con falso orgullo dijo entonces que si el empresario Manuel Martínez ‘Chopera’ quería contratarlo, debía ir a buscarlo a su casa de Apizaco, lo que por supuesto jamás ocurrió.

Confirmar ahora en Madrid sería un despropósito. Si a duras penas puede con el toro mexicano, imagínense con esas ‘catedrales’ que salen por la puerta de toriles en Las Ventas. Sin embargo, no hay que descartarlo del todo. Uno supone que la empresa venteña no querría correr el grave riesgo de programarlo, pero todo puede suceder.

Hombre listo, pero poco inteligente, cometió numerosos errores como el arriba mencionado desde los inicios de su carrera, cuando despotricó de las figuras de aquella época y les impuso apodos burlescos, cerrándose las puertas absurdamente y provocando vetos que duraron décadas enteras. Boquiflojo y ladino, Rodolfo fue víctima de sí mismo. Es demasiado tarde para corregir el rumbo, cuando el retiro está a la vuelta de la esquina.

Hasta tres previsores sobresalientes lo acompañarán esta tarde en Texcoco, atentos a cualquier contratiempo que pueda sufrir el pintoresco matador. Las dudas de los escépticos están bien fundadas, pues si bien ‘El Pana’ siempre se ha caracterizado por tener un variado repertorio de suertes, una encerrona implica un esfuerzo físico muy importante y el de Apizaco ha afectado seriamente su organismo a lo largo de los años.

Esta tarde, ‘El Pana’ enfrentará seis toros, pero también a sus demonios. Acompaña esta columna un cartón del maestro Luis Carreño con la imagen de su padrino de bautizo, el gran Silverio Pérez, el personaje más representativo de Texcoco y gran impulsor de la Feria del Caballo.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios