Suscríbete

Matemáticas en México: resultados de la OCDE

Eduardo Backhoff Escudero

Existe una relación muy débil entre el uso de las estrategias de enseñanza y el aprendizaje de las matemáticas del alumno

México, como el resto de los países, requiere contar con un sistema educativo robusto que asegure que todos sus niños y jóvenes reciban una educación de calidad que les permita desarrollarse profesionalmente, participar activamente en la sociedad y realizarse como seres humanos. Ello requiere que tomadores de decisiones y autoridades educativas y escolares (y la sociedad en general) estén informados sobre las fortalezas y debilidades del Sistema Educativo Nacional, que les permita implementar programas y políticas educativas ad hoc a las necesidades del país en la materia.

Con este gran propósito la OCDE ha coordinado dos tipos de estudios sobre estudiantes, docentes, directores y escuelas: PISA y TALIS. Mientras que el primero estudia las habilidades cognitivas y socio-afectivas de los estudiantes de 15 años, el Estudio Internacional de Enseñanza y Aprendizaje (TALIS, por sus siglas en inglés) aporta información sobre características de directores y docentes, así como de algunos procesos educativos y pedagógicos que se dan al interior de las escuelas.

La OCDE diseñó un esquema en el que los siguientes ocho países seleccionaron a un subgrupo de escuelas para que participaran en ambos estudios (PISA 2012 y TALIS 2013): Australia, España, Finlandia, Letonia, México, Portugal, Rumania y Singapur. Uno de los objetivos de este estudio fue “conocer la frecuencia con la que los docentes utilizan distintas estrategias pedagógicas para enseñar matemáticas, así como su relación con el logro educativo y las actitudes de los estudiantes hacia las matemáticas”.

El estudio agrupó prácticas pedagógicas en tres grandes estrategias de enseñanza de las matemáticas: Enseñanza Activa, Activación Cognitiva e Instrucción Dirigida. La Enseñanza Activa involucra a los estudiantes en dos aspectos: hacer las cosas y pensar en las cosas que están haciendo; aquí, el estudiante es el centro del proceso pedagógico. La Activación Cognitiva consiste en que los docentes “reten” a sus alumnos para estudiar un tema en particular, de tal manera que estimule el uso del pensamiento crítico, la solución de problemas, la síntesis y la formulación de preguntas. En la Instrucción Dirigida el docente hace uso de varias técnicas de enseñanza sencillas, tales como la exposición de un tema o la descripción de un fenómeno; aquí, el docente es el centro de la enseñanza.

De acuerdo con la opinión de los docentes mexicanos en el estudio TALIS-PISA, los resultados nacionales muestran que: 1) La práctica pedagógica más utilizada es la Activación Cognitiva, seguida de la Instrucción Directa y de la Enseñanza Activa. 2) El uso de estas tres estrategias de enseñanza por parte de los docentes mexicanos depende en gran medida de la escuela donde trabajan, mientras que en otros países depende más de las características personales y profesionales del docente. 3) Existe una relación muy débil entre el uso de las estrategias de enseñanza y el aprendizaje de las matemáticas de los estudiantes. Esta relación cambia de un país a otro y de una estrategia a otra. En el caso de México, la única estrategia que tuvo una relación significativa (aunque muy pequeña) fue la Enseñanza Activa. 4) Las actitudes de los estudiantes hacia las matemáticas (interés y ansiedad) también muestran una débil relación con las estrategias de enseñanza, relación que cambia de un país a otro. Para el caso de México, la Enseñanza Activa fue la única estrategia que se relacionó negativamente con la ansiedad hacia las matemáticas.

Los resultados muestran claramente la importancia de estudiar las prácticas pedagógicas que utilizan los docentes para la enseñanza de las matemáticas y su impacto en el aprendizaje y actitudes de los estudiantes. Sin embargo, para maximizar el uso de esta información, es recomendable mejorar dos aspectos: primero, el diseño de este tipo de estudios, de tal manera que se realicen en el mismo año y con la misma población escolar TALIS y PISA; segundo, es indispensable mejorar la calidad técnica de los diversos instrumentos que se utilizan para medir las variables escolares de interés y aquellas actitudes de los estudiantes que pueden obstaculizar o favorecer el aprendizaje de las distintas disciplinas que se evalúan en PISA.

Consejero de la Junta de Gobierno del INEE

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios