La recaptura de ‘El Chapo’: cinco apuntes rápidos

Alejandro Hope

1.— La recaptura de Joaquín Guzmán Loera era cuestión de tiempo. Se trató de la mayor cacería de un delincuente en la historia del país. Todas las dependencias federales de seguridad, con la Marina a la cabeza, participaron en la búsqueda. Y contaban con una colaboración amplísima del aparato de inteligencia de Estados Unidos. Aún no sabemos con precisión hasta dónde llegó la colaboración estadounidense, pero es muy probable que múltiples agencias del país vecino (DEA, CIA, CBP, ICE, DIA, etcétera) tuvieron algún rol en la persecución del capo.

2.— No obstante, la celeridad de la reaprehensión debe considerarse una sorpresa. Yo afirmé públicamente que El Chapo no volvería a pisar la cárcel por un largo periodo. Me equivoqué. Menos de seis meses después, se encuentra de nuevo tras las rejas. ¿Cómo explicarlo? Van tres teorías:

a) El gobierno de México y sus socios estadounidenses desplegaron más recursos que lo anticipado. La operación de octubre pasado en Tamazula, Durango, fue una señal del gran alcance de la campaña desplegada para dar con Guzmán. No fue una infiltración sigilosa de un cuerpo de élite. Fue una operación militar en toda regla. Y tuvo éxito en un objetivo clave: sacarlo de la sierra.

b) La edad y una larga vida a salto de mata le cobraron la factura a Guzmán, un hombre ya cercano a los 60 años. Es probable que haya cometido dos errores cruciales: I) no purgar su círculo íntimo (como lo demuestra la detención de sus cómplices en la fuga, algunos de los cuales eran bien conocidos por los organismos de seguridad), y II) mantener un contacto cercano con algunos miembros de su familia. Ambos errores pudieron haber proporcionado claves invaluables para sus perseguidores.

c) Tal vez el Cártel de Sinaloa ya no sea lo que alguna vez fue. El tráfico de cocaína y marihuana ha decaído en los últimos años. Eso pudo haber mermado su capacidad económica y por tanto debilitado su red de protección institucional. ¿El resultado? Una respuesta menos ágil a los movimientos de las instituciones involucradas en la búsqueda.

3.— ¿Será extraditado a Estados Unidos? Muy probablemente. Por dos razones: a) en esta ocasión hay una solicitud formal de extradición del gobierno de Estados Unidos, y b) la confianza de las autoridades estadounidenses en la capacidad mexicana para retener a El Chapo en prisión se ha esfumado. Tras su fuga de julio pasado debe quedar claro que el día en que ingresa a un penal mexicano es el día en que empieza a planear su siguiente escape Y dado lo que sabemos sobre sus capacidades de corrupción e intimidación, bien podría tener éxito de nuevo (probablemente no tan rápido como la última vez, pero eventualmente). No creo que al gobierno federal le queden ganas de enfrentar otra humillación de escala global.

4.— ¿Cuándo será extraditado? Esa es la gran pregunta. En diversos momentos sus abogados han interpuesto amparos para evitar su extradición, pero hasta donde se sabe, no hay impedimento legal al día de hoy para extraditarlo a Estados Unidos. Sin embargo, eso podría cambiar en el futuro próximo si se interponen nuevas demandas de amparo. Es por tanto muy difícil anticipar en este momento cuándo verá el interior de una prisión estadounidense.

5.— ¿La captura representa una victoria para el gobierno de Enrique Peña Nieto? Sin lugar a dudas. Por primera vez en más de un año puede proyectar un aura de eficacia. ¿Pero este momento de triunfo es suficiente para borrar la humillación de la fuga? Probablemente no. No había dudas de la capacidad de las instituciones de seguridad para capturar capos. La duda es sobre la capacidad para procesarlos y mantenerlos tras las rejas. Además, la recaptura puede reabrir el expediente de la fuga. Ya en Estados Unidos, El Chapo pudiera hacer algunas revelaciones incómodas sobre la red de corrupción que le facilitó su escape del Altiplano. Y por último, entre la opinión pública, los efectos positivos de la captura de capos —así lleven Guzmán de apellido— tienden a diluirse rápidamente. Así sucedió en 2014, así sucederá inevitablemente en esta ocasión.

Analista de seguridad. @ahope71

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios