Mulegé, el oasis de Baja California Sur

Qué ver y hacer en este lejano paraíso de México, cuando podamos viajar de nuevo

Mulegé, el increíble oasis de Baja California Sur
Playa de Santispac, en la Bahía de Concepción, Mulegé./ Foto: Istockphoto
Destinos 01/07/2020 00:14 Marisa Zannie Actualizada 16:47

Mulegé es un pequeño poblado, ubicado en la desembocadura del río del mismo nombre, en el municipio homónimo, cuya cabecera es Santa Rosalía, al norte del estado de Baja California Sur, frente al mar de Cortés

Es conocido como un pueblo oasis porque, aunque está en una zona eminentemente desértica, la conexión con el río crea un estero y un mini enclave tropical con mangos, guayabos y naranjos. A este sitio lleno de encanto hay que añadir las espectaculares playas de Baja California Sur. Es un punto ideal para disfrutar de la naturaleza y del aislamiento social, sobre todo en tiempos de Covid-19 y cuando ya sea prudente viajar.

2_kayak_rio_mulege_ok.jpg

La también llamada Heroica Mulegé se ha convertido en refugio de ciudadanos retirados estadounidenses, canadienses y alemanes por su clima y tranquilidad, pero además de estas cualidades, el municipio atesora historia, cultura y actividades acuáticas de aventura. No es extraño entonces que se haya ido haciendo cada vez más popular, a pesar de los esfuerzos de la población por mantenerla como un bien guardado secreto, aunque, claro, nunca se va a comparar a la popularidad que tienen destios como Cancún, Puerto Vallarta o Acapulco.

Lee también: 7 increíbles animales que estpan en peligro de extinción y habitan en México.

Para llegar a Mulegé, la forma más práctica es volar a La Paz y, de ahí, hacer el recorrido de unos 500 km hacia el norte, ya se en vehículo rentado o en autobús (por las condiciones de seguridad sanitaria, te recomendamos la primera opción). Se dice que parte del encanto de este lugar es el recorrido desde la capital de Baja California Sur hasta Mulegué, pues los paisajes son espectaculares y parte del camino se hace recorriendo la costa del Golfo de California a través de la famosa Carretera Transpeninsular.

Un poco de historia

En 1704, los jesuitas llegaron a Mulegé y, un año después, el padre Francisco Escalante fundó la Misión de Santa Rosalía de Mulegé, tercera de Baja California Sur, que hoy forma parte de la Ruta de las Misiones. Se llama heroica a esta población porque, en 1847, se libró una contienda victoriosa contra el ejército estadounidense durante la Guerra de Intervención, la Batalla de Mulegé, que resultó en una inesperada victoria para los mexicanos y que, hasta hoy, sigue siendo motivo de orgullo para la población local.

¿Por qué ir de viaje a Mulegé en un futuro?

En Mulegé casi no llueve, y el clima en general es privilegiado. A esto, hay que añadir sus atractivos. Es inusual que en un lugar tan pequeño haya una gran variedad de actividades recreativas pero, así sucede. Puede decirse que hay más cosas que hacer aquí que en la misma La Paz.

En cuanto a playas, son únicas las de Bahía de Concepción, como Requesón o Santispac, para quienes andan en busca de espacios tranquilos. 

Pero no todo es contemplativo, también se organizan actividades de aventura, como kayak, snorkel y camping. También hay tours por los alrededores. Además, está la parte histórica y cultural, con la visita a la misión y zonas de pinturas rupestres.

Lee también: Por qué le llaman Don Goyo al Popo, más otros datos curiosos del volcán

Si ya estás intrigado y te interesa saber más de este oasis semisecreto, aquí tienes 10 datos interesantes sobre Mulegé y sus alrededores:

mulege_ok.jpg

1. Mulegé está en el municipio homónimo, en la desembocadura del río del mismo nombre (o sea, todo se llama igual). Parte de la cabecera de Santa Rosalía, en el extremo norte de Baja California Sur. Se puede llegar por vía terrestre por la Carretera Transpeninsular/Loreto-Santa Rosalía/México 1, que corre desde Cabo San Lucas hasta Tijuana, en el vecino estado de Baja California.

2_kayak_san_ignacio_ok.jpg
 
2. Si visitas Mulegé, considera incluir recorridos guiados (para evitar contagios por Covid-19, pregunta por los protocolos que ha preparado cada uno de los prestadores de servicios, de acuerdo a los lineamientos establecidos por las autoridades sanitarias) por sus increíbles alrededores, ideales para el  buceo, surf, kayak o bicicleta de montaña o para hacer senderismo. Muchas de ellas se practican en las playas RequesónSantispac y Buenaventura, todas en la Bahía de Concepción, uno de sus principales atractivos.

3_san_ignacio_ok.jpg
 
3. Mulegé no es el único oasis de la zona, a un par de horas de distancia, hacia el noroeste desde esta localidad, está San Ignacio, entre Guerrero Negro y Santa Rosalía. Está inmerso en la Reserva de la Biósfera El Vizcaíno, en el valle del Río San Ignacio, lo que lo convierte en un pequeño oasis en medio del desierto con palmeras datileras. Este río corre de manera subterránea desde la Sierra de San Francisco; su agua emerge en una serie de ojos de agua alrededor de la población y desemboca en la Laguna San Ignacio (no la confundas con la laguna del mismo nombre, considerada uno de los santuarios de la ballena gris).

Ahí está también una de las misiones más bellas de California, la de San Ignacio de Loyola, fundada también por jesuitas, y el Museo de Pinturas Rupestres, que ofrece visitas guiadas a la Sierra de San Francisco, donde hay sitios y cuevas donde pueden verse los dibujos prehistóricos que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Para quien ama la verdadera aventura, este es uno de los sitios que todo viajero debe conocer antes de morir.

4_mision_de_mulege_ok.jpg

4. Digna de admiración, es la Misión de Santa Rosalía de Mulegé, que data de 1705. El sitio de la misión, muy cercano a la población, fue explorado por primera vez por el padre Juan María de Salvatierra en 1702; en 1703 visitaron el sitio los padres Francisco María Piccolo y Juan María Balsadúa; éste último fundó finalmente la misión y fue el padre Francisco Escalante quien inició en forma la construcción de la iglesia de piedra, la cual se concluyó aproximadamente en 1766. 

Fue abandonada en 1828 por la falta de población. Luego, cayó en total estado de ruina, pero fue  restaurada en diferentes épocas; la más reciente es la que llevó a cabo el INAH en 1973, conservando sus características arquitectónicas exteriores. Hoy, funciona como templo. Destasca en su interior un altar del siglo XVIII con una estatua original de Santa Rosalía.

1280px-templo_de_snta._barbara._santa_rosalia._b.c.s_ok.jpg
 
5. Otro gran atractivo de la zona es la Iglesia de Santa Bárbara, una estructura prefabricada de metal instalada en la población de Santa Rosalía, a finales de 1897. Se dice que fue diseñada por Gustave Eiffel, sí, el creador de la célebre torre que lleva su nombre, en París, aunque en realidad no existe nada que lo certifique como su autor.

La iglesia fue adquirida en 1894, cuando el señor La Forgue, gerente de El Boleo, compañía fundada por la casa francesa Rothschild y el banco galo Mirbaud, concesionaria de las minas de cobre cercanas a la localidad, viajó con su esposa a Bélgica a buscar expresamente esta iglesia prefabricada, que supieron estaba embodegada.

Lee también: Cosas que hacer y ver en el Parque Nacional El Chico, en Hidalgo

Las señoras francesas asentadas en la localidad estaban pidiendo ya que se construyera una iglesia en el entonces pequeño poblado y dadas las características de esta construcción, resultaba una solución rápida. Se ofreció a la advocación de Santa Bárbara, patrona de la mina, y se consagró en 1897. Su atractivo, además de la inusual estructura, son sus vitrales. 
 
6. El Museo Regional de Historia y Antropología de Mulegé está ¡situado en una antigua cárcel! Esta es conocida como la única cárcel sin puertas y sin rejas que ha existido en el país. Los presos que purgaban sus condenas podían salir durante el día y tenían que regresar puntualmente a las siete de la tarde.

Este sistema formó parte de un experimento social durante el porfiriato y la cárcel empezó a funcionar como tal en 1905 para cerrar en 1970. Hoy en día es un museo de historia y antropología en el que se exhiben piezas arqueológicas, fósiles, instrumentos de los antiguos pobladores y, en general, testimonios del pasado de la región.

7_pinturas_rupestres_ok.jpg
 
7. Una visita imperdible en la misma zona, son las pinturas rupestres nombradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993, que datan de 10 mil a 2 mil años de antigüedad. 

Se encuentran situadas en la Sierra de San Francisco, y la cueva La Pintada es la más impresionante. Se trata de cientos de murales con figuras de gran tamaño en un estilo artístico muy particular que están repartidos a lo largo de una docena de cañones.

Un buen punto de partida para visitarlas es San Francisco de la Sierra, a unos 85 km al norte de San Ignacio. Para llegar es toda una travesía y no es para todo el mundo, pero la aventura muy bien la pena y alguna que otra incomodidad. Solo se puede viajar a pie o en mula y hay que acampar, La única cueva a la que se puede ir es la Del Ratón. El espectáculo nocturno en la sierra es inigualable, con un cielo tupido de constelaciones.

8_ballenas_grises_en_guerrero_negro_-_marzo_ok.jpg
 
8. La Laguna de San Ignacio es un sitio maravilloso, ya que es el santuario de la ballena gris y el más grande de vida silvestre de América Latina, además de ser Patrimonio Natural de la Humanidad

La laguna se divide en tres partes:  en la zona superior, que es la menos profunda, donde las ballenas grises hembras llegan a tener a sus crías; en la parte media se puede encontrar a las madres con sus crías recién nacidas; y en la parte inferior se alojan la mayor parte de los cetáceos que viajaron del norte. 

La laguna no es sólo un santuario para la ballena gris, sino sus alrededores son también un hábitat para el berrendo o antílope americano, que está en peligro de extinción y para cuatro de las siete especies de tortugas marinas que habitan el país: carey, laúd, verde y golfina. Ubicada a 59 km de San Ignacio, forma parte de la Reserva de la Biósfera el Vizcaíno.

Lee también: San Pedro Mártir, el mejor lugar en México para ver estrellas

9_volcan_3virgenes_ok.jpg
 
9. Por si fuera poco, cuenta también con la cadena volcánica Las Tres Vírgenes, que forma parte de la misma Reserva de la Biósfera el Vizcaíno, ubicada más o menos a mitad del camino entre San Ignacio y Santa Rosalía. El complejo está formado por tres volcanes alineados de noreste a suroeste: El Viejo, El Azufre y El Virgen. Este último, que es el más prominente de los tres, es el comúnmente llamado Las Tres Vírgenes. Cabe mencionar que en estos volcanes se realizan expediciones de aventura.
 
10. Los productos del mar de la región de Mulegé son todo un deleite, especialmente la langosta y el abulón. los tres mejores restaurantes en el poblado son Los Equipales, El Candil y Doney's.

Aquí puedes revisar el semáforo Covid-19 para verificar el status del sistema de alerta sanitario de Baja California Sur. De este manera, podrás saber si te conviene viajar o vale la pena esperar un poco más para disfrutar de las bellezas de Mulegué o de otras partes del estado.
 

Temas Relacionados
mulegé Baja California Sur

Comentarios

 

Video