La monja que aparece en la Catedral de Durango

Puedes ver su sombra todas las noches, en una torre de la Catedral

Catedral de Durango, monja, leyenda
La sombra de una monja se proyecta todas las noches en una de las torres de la Catedral de Durango. (Foto: Sergio Tapia. EL UNIVERSAL)
Destinos 09/08/2019 00:28 Staff Actualizada 00:30

Todas las noches, en una torre de la Catedral de Durango se aprecia la figura de una monja. Si miras con atención desde el punto exacto, es posible distinguir su hábito de color blanco y su delgada silueta ligeramente inclinada hacia abajo, como si admirara la ciudad. Esa “aparición” es un juego de sombras, pero también funge como testimonio de una de las leyendas más famosas de Durango.

La historia
Como toda leyenda, ha pasado de una generación a otra y cada orador puede agregar u omitir detalles.

Según lo contaba Manuel Lozoya Cigarroa, cronista de la ciudad, el nombre de la monja era Beatriz, y vivió en el siglo XIX, durante la época de la segunda intervención francesa en México. Poco después de que cerrara el convento donde vivía, sus padres murieron y vivió sola por un tiempo.

Una noche tocó a su puerta un soldado francés herido, quien le pidió ayuda y refugio. Durante su estancia, ambos se enamoraron. Sin embargo, cuando su ejército se retiró él debió marcharse y, aunque intentó volver, fue asesinado.

catedral_de_durango-leyenda-monja.jpgFoto: Sergio Tapia. EL UNIVERSAL 

Beatriz nunca se enteró del destino que tuvo su enamorado, y se quedó esperándolo. Todas las noches subía hasta la parte más alta de la Catedral, para darse cuenta fácilmente cuando él volviera.

Finalmente, una mañana fue hallado su cuerpo a los pies del templo, pues la monja había caído desde la torre. Nunca se supo si se trató de un suicidio o un accidente. Desde entonces, su figura se distingue en las alturas del templo, sobre todo en las noches de luna llena.

Dónde se puede ver
La Catedral Basílica Menor de la Purísima Concepción se ubica en el centro histórico de la ciudad de Durango. Es un templo construido entre los siglos XVII y XVIII, con fachada de estilo barroco; la sillería de su interior data de la época colonial.

En uno de sus costados transcurre la calle peatonal Constitución. Desde este corredor, a la altura de una puerta lateral del templo, se puede ver la figura de la monja en la torre más alejada de ti. Es un efecto causado por la iluminación nocturna proyectándose sobre los espacios en tinieblas de la iglesia, pero no necesitas mucha imaginación para distinguir la imagen de la monja; eso sí, al principio cuesta trabajo encontrarla.

Cualquier local puede indicarte el punto exacto para verla. Pero si quieres tener la garantía, puedes contratar un recorrido turístico centrado en las leyendas de la ciudad. Contacta a Operadora Turística Villa Tours Durango a través de su página de Facebook.

Qué más hacer
Si ya estás “picado” con las leyendas de Durango, puedes programar un tour nocturno por el Museo de Arte Funerario Benigno Montoya, el cual se encuentra en el Panteón de Oriente (a 10 minutos en auto de la Catedral y Plaza de Armas). Los sepulcros están decorados con impresionantes obras labradas en cantera por Montoya, uno de los artistas más reconocidos del estado: hay capillas de estilo neogótico, ángeles y monumentos de dolientes en tamaño natural. Pide informes en el Instituto Municipal del Arte y la Cultura.

durango-museo_arte_funerario-panteon_1.jpgFoto: Visita Durango 

 

Comentarios

 

Video