Suscríbete

En Morelia, conoce la misteriosa Leyenda de la Mano Negra

Esta historia se cuenta desde varias generaciones atrás y sucedió en un templo de 1550

leyenda_mano_negra_Morelia
La Pinacoteca del Convento de San Agustín, en Morelia. Foto: Sectur Michoacán
Destinos 22/01/2021 00:28 Nadia Rodríguez Actualizada 10:07
Guardando favorito...

En el centro histórico de Morelia, el Templo y Convento de San Agustín es uno de los monumentos más destacados. No solo por su pasado colonial y el arte que resguarda, sino por una misteriosa historia que es capaz de erizar la piel a varias personas y se ha mantenido viva por generaciones. Te contamos la famosa Leyenda de la Mano Negra. 

Esta curiosa historia es protagonizada por el padre Marocho, un sacerdote conocido por su habilidad en la pintura que se encontraba de visita en el Convento de San Agustín. Durante su estancia, una noche se encontraba leyendo en su cuarto, pero comenzó a escuchar un ruido muy extraño cerca de él y giró su cabeza para saber de qué se trataba. Lo que vio fue un par de manos negras, cuyos brazos se perdían en la penumbra, las cuales apagaron su veladora. 

El sacerdote no se alteró, sino le dijo lo siguiente al desconocido ser: “ahora para evitar travesuras peores, con una mano me tiene usted en alto la vela para seguir leyendo y con la otra me hace sombra a guisa de velador, a fin de que no me lastime la luz”. Lo más raro es que las manos obedecieron y durante la noche sostuvieron la vela e hicieron sombra. Al amanecer, el padre dijo: “apague usted la vela y retírese. Si necesito de nuevo sus servicios, yo le llamaré”. Igual que la primera vez, las manos acataron la orden y desaparecieron.

Con el paso de los días el sacerdote siguió en contacto con este misterioso ser: durante la noche las manos le ayudaban a leer y en la tarde lo asistían pasándole pinceles para que Marocho pudiera realizar sus hermosos cuadros.

Una noche antes de que el sacerdote partiera del convento, vio nuevamente al extraño ser. Esta vez, las manos negras le señalaban de manera insistente una parte específica de su celda. El padre, aunque estaba extrañado, no sintió tentación por ver lo que quería darle el ser, pues no ambicionaba riquezas ni tesoros, así que hizo caso omiso. Sin embargo, registró este hecho en documentos del Convento de San Agustín.

Muchos años después un novicio de la orden de San Agustín leyó esta historia en papeles antiguos del convento. Al mirar con cuidado se dio cuenta de que era la misma celda donde él dormía. Cuando encontró el lugar que las manos negras señalaban, descubrió un gran tesoro.

leyenda_convento_agustin_morelia.jpgFoto: Sectur Michoacán

Leer más: Leyendas e historias de los cenotes de Yucatán 

El Convento de San Agustín

Construido originalmente en 1550, posee un estilo arquitectónico variado, debido a que se concluyó en diferentes épocas; entre las principales influencias arquitectónicas se encuentra la gótica y la plateresca (una fusión entre gótico y renacentista). Además, en su fachada se puede apreciar diseño simple con tintes barrocos.

En su interior, el Convento de San Agustín posee bóvedas con pinturas murales hechas entre los siglos XVI y XIX. A un lado de la capilla está la pinacoteca, llena de cuadros y óleos de personajes ilustres de la Nueva España hechos por Javier Tapia.

Si en el futuro quieres asistir a este destino asegúrate de los horarios de visita ya que, por ejemplo, cuando se está dando misa la pinacoteca permanece cerrada.

Leer más: Leyendas de fantasmas en el Centro Histórico de CDMX

Antes de visitar cualquier destino, infórmate sobre el estado del semáforo epidemiológico y de las actividades no esenciales permitidas en el lugar. Debes considerar que la pandemia aún está presente y que los protocolos  establecidos por las autoridades pueden cambiar de un momento a otro.   

 

Temas Relacionados
leyendas Michoacán México
Guardando favorito...

Comentarios

 
Recomendamos