Por qué el Santuario de Atotonilco es la Capilla Sixtina de México

El Santuario de Jesús Nazareno de Atotonilco, cerca de San Miguel de Allende, es Patrimonio Mundial gracias a sus frescos que cubren casi por completo sus interiores

santuario_atotonilco_guanajuato
Foto: Istock
Destinos 16/09/2021 00:19 Vanessa Palacios CDMX Actualizada 00:16
Guardando favorito...

Más de 30 años le tomó a un solo artista elaborar la mayor parte de los extraordinarios frescos del Santuario de Jesús Nazareno de  Atotonilco, una pequeña localidad ubicada a 20 minutos de San Miguel de Allende, en Guanajuato

Esos murales tan coloridos y didácticos —dirán los expertos— del siglo XVIII son la obra maestra de un pintor queretano, Antonio Martínez de Pocasangre. Por años y años permacieron en el olvido, hasta que en 2008, la Unesco les otorgó la categoría que merecían. Gracias, en gran medida, al trabajo del artista, el Santuario de Jesús Nazareno de Atotonilco fue declarado Patrimonio de la Humanidad, al igual que la ciudad vecina, San Miguel de Allende.

Aunque el sacerdote a cargo de este templo fundado en 1740, Luis Felipe Neri de Alfaro, ordenó una construcción que buscaba ser similar al Santo Sepulcro de Jerusalén, el santuario, finalmente, es conocido como la "Capilla Sixtina de Latinoamérica" o la "Capilla Sixtina de México".

atotonilco_2.jpgFoto: cortesía Secretaría de Turismo de Guanajuato

La importancia de ese recinto no solo hay que debérsela a Martínez de Pocasangre. El santuario, además, forma parte del Camino Real de Tierra Adentro o Ruta de la Plata, el cual estuvo en funcionamiento entre los siglos XVI y XIX. Son más de 60 sitios distribuidos en varios estados del país por donde se transportaba la plata y otros minerales. Por cierto, esta ruta también es Patrimonio Mundial. 

santuario_atotonilco_5.jpgFoto: cortesía Secretaría de Turismo de Guanajuato

Y, bueno, aquí no termina su relevancia en la historia de México. El Santuario de Jesús Nazareno de Atotonilco también es uno de los escenarios emblemáticos de la Ruta de la Independencia. Las crónicas cuentan que Miguel Hidalgo y Costilla fue cura de esta iglesia durante un tiempo y que de ahí tomó un óleo de la Virgen de Guadalupe para levantarlo como estandarte del Ejército Insurgente al convocar al pueblo a luchar por la Independencia la madrugada del 16 de septiembre de 1810.

Sin embargo, el investigador del INAH, Jacinto Barrera Bassols, escribe en su libro, Pesquisa sobre un estandarte. Historia de una pieza de museo, que dicho estandarte no existió, que más bien fue un inventó de un arzobispo michoacano para culpar a Hidalgo de "fautoría (utilizar los símbolos religiosos con objetivos deleznables), uno de los delitos eclesiásticos más castigados", de acuerdo con un boletín titulado "Sucesos del estandarte de Hidalgo", que se puede consultar en el sitio del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

De cualquier manera, dicho estandarte se conserva en el Museo Nacional de Historia del Bosque de Chapultepec.
 

Los frescos y la arquitectura del Santuario de Atotonilco

Entre San Miguel de Allende y Dolores Hidalgo, en el estado de Guanajuato, se levanta el Santuario de Nazareno en Atotonilco. Se dice que lo rodeaban numerosos manantiales.

Su arquitectura es de un estilo llamado barroco popular mexicano. Conserva una fachada sencilla pero, en su interior, el visitante se sorprenderá al contemplar los frescos de Antonio Martínez de Pocasangre. El maestro, quien solo pintaba de día y estudiaba la perspectiva desde sus andamios, cubrió casi en su totalidad muros, techos, columnas y  bóvedas con imágenes profusas pintadas al óleo que representan “La Pasión de Cristo”. Por cierto, hay que esperar un poco más, por si quieres ir a conocerlo: el recinto permanece cerrado debido a la pandemia, pero ya esperamos próxima fecha de reapertura. 

santuario_atotonilco_03.jpgFoto: Istock

Los expertos aseguran que su obra tiene influencia del arte flamenco pero también tiene elementos del arte indígena. Son alrededor de 2,500 metros cuadrados de superficie cubiertos con diferentes técnicas: "al fresco, al temple, sobre canvas y asombrosamente, sobre plata" según se lee en el sitio de turismo Tierra Adentro San Miguel de Allende (tasma.com.mx); es por ello que se le bautizó como la "Capilla Sixtina de Latinoamérica". 

santuario_atotonilco_4.jpgFoto: cortesía Secretaría de Turismo de Guanajuato
 

El santuario de Atotonilco está integrado por siete capillas que se fueron construyendo en varias etapas de su historia. Además de las capillas del Santo Sepulcro y del Calvario, se conservan la de Belén, dedicada a la Natividad; la capilla del Cenáculo, que pertenece a la Virgen de la Soledad; de la patrona de San Miguel de Allende, la Virgen de Loreto; del Rosario; y  de la Purísima.

 

 

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios