Coyoacán: historias de fantasmas y seres malignos

Sus calles están repletas de historias macabras

barrio de Coyoacán
Algunas de las antiguas calles de Coyoacán esconden misterios. Foto Istock
Destinos 08/08/2020 00:36 Evelyn Ruiz Actualizada 13:40
Guardando favorito...

Coyoacán es famoso por sus calles empedradas, sus mercados, museos, así como sus churros, café y chocolate caliente. Pero, ¿sabías que también es la cuna de las más espeluznantes historias de fantasmas y seres extraños?

En Destinos nos dimos a la tarea de platicar con Sarai Pacheco, guía del Tranvía Turístico que recorre las calles del barrio de Coyoacán durante sus paseos nocturnos, y quien nos contó algunas historias macabras.

Toda leyenda tiene variedad de versiones, pero eso no le quita su esencia, así que 'agárrate' a tu asiento y esperamos que puedas dormir después de leerlas.

Leer más: 10 lugares para conocer Coyoacán

La Nahuala de Coyoacán

Esta es una de las leyendas más famosas que mantiene presente el centro de la alcaldía; de hecho, se cree que circula desde la época virreinal. Trata sobre un caballero que contrajo matrimonio con una mujer muy hermosa. Parecía un matrimonio perfecto, pero había algo que al marido no le terminaba de 'cuadrar': que su bella esposa siempre le diera de desayunar moronga, ese platillo elaborado con la sangre animal  (y que a pocos has escuchado decir que es una delicia).
Al poco tiempo le revelaron que nadie había querido desposar a esa mujer porque se decía que era una bruja y que en las noches deambulaba para chupar la sangre de los niños.

El joven, decidido a desmentir aquella versión o a descubrir una fatal verdad, una noche se hizo el dormido y, cerca de las 3 de la mañana, notó que su esposa se levantó de la cama. Acto seguido fue detrás de ella y lo que descubrió lo horrorizó. Aquella hermosura se transformó en un ser repugnante que, tras quitarse la piel, mostró su verdadera identidad: se trataba de una nahuala, una especie de coyote, la cual salía a las calles para tomar la vida de niños y mujeres, y con la sangre que les chupaba, preparaba el desayuno de su marido.

Decepcionado y horrorizado decidió bendecir la piel de su amada. Cuando ella quiso volver a ponérsela ya no pudo, por lo que murió desintegrada en el momento que la tocaron los rayos del sol del amanecer. Así terminó el tormento en el centro del entonces pueblo de Coyoacán. 

La Capilla de la Conchita

En el siglo XVI, frente a la Casa Colorada o de La Malinche, se encontraba una capillita, ahora es la Capilla de la Inmaculada Concepción en el Barrio de La Conchita, y se cuenta que ahí se aparecen los fantasmas de dos mujeres.

Una de ellas es Catalina Suárez, La Marcayda, primera esposa de Hernán Cortés en el año 1517. Se cree que fue asesinada por don Hernán, tras un altercado que tuvieron en un banquete con muchos de los conquistadores. A la mañana siguiente, la mujer apareció muerta en brazos de Cortés con moretones en el cuello. 

Fue enterrada en la entonces capilla del siglo XVI, donde dos siglos más tarde se construyó la actual capilla.

Se dice que todas aquellas parejas que se casen en este lugar y se les aparezca el alma en pena de La Marcayda, tendrán un matrimonio fatídico. 

La otra mujer fue una muchacha que, comprometida con su amado, rechazó la propuesta de un hombre rico. Éste, al ser rechazado, mató al prometido de la joven el día de la mera boda. Ella solo se quedó esperándolo.

Ahora, se augura que, si una pareja a punto de casarse en esta capilla, ve el fantasma de una muchacha vestida de novia antes de la ceremonia, tendrán un matrimonio lleno de abundancia y buena suerte. 

capilla-conchita_0.jpgFoto: Wikimedia Commons

El callejón del Aguacate

Sin duda este es el lugar que alberga más leyendas desde la época virreinal y el que más llama la atención de los visitantes. La historia más popular y la más reciente, por la cual toma el nombre, es la de un niño que vivía en este callejón y fue asesinado por un militar durante el mandato de Lázaro Cárdenas.

Su cuerpo fue abandonado bajo un árbol de aguacates, el cual ya no existe. Lamentablemente, mucha gente pensó que había sido una muerte accidental. Ahora su espíritu, de vez en cuando, se aparece para jugar con la gente que pasa por ahí, ya sea de día o de noche, o para que le ayuden a amarrarse las agujetas.

Otra leyenda del Callejón del Aguacate es sobre una familia que habitaba una de las casas de este lugar. En una ocasión, se les ocurrió jugar a la ouija. Y, como ocurre en todas las películas de terror, no pudieron deshacerse de las alucinaciones y los espíritus malignos que llegaron al poco tiempo. Los miembros de la familia quedaron trastornados y se mataron entre ellos.

Hay otra historia más: la de un niño y su perrito. El chiquillo, durante la noche, creyó por un momento que era su mascota la que le lamía los dedos de sus manos, hasta que recordó que su perrito no estaba dentro de la casa sino en el callejón. Al despertarse, vio escrito con sangre (que era de su perro) la leyenda: “No solo tu perro te puede lamer la mano a medianoche”.

La última leyenda trata sobre el mosaico de la Virgen del Carmen que se encuentra en este callejón. Se dice que de vez en cuando llora sangre y aquel que logre ver este fenómeno, tendrá los días contados y morirá de una manera misteriosa.

El callejón sigue siendo un sitio habitacional en el Barrio de Santa Catarina, y se cree que aquí hay una alta actividad paranormal. 

callejon-aguacate_0.jpgFoto: Wikimedia Commons

La muñeca de la Casa de Cultura 

Le llaman La Muñeca pero en realidad se trata de una niña que vivió en la actual Casa de Cultura Jesús Reyes Heroles, ubicada en la bella avenida Francisco Sosa 202, en el barrio de Santa Catarina, Coyoacán (casi junto al Callejón del Aguacate). Ella murió de manera trágica y desconocida.

Su espíritu quedó atrapado en su casa y, aunque es un fantasma “amistoso”, pues no tiene la intención de asustar o hacer travesuras, la gente reconoce este lugar por ser el hogar de un pequeño fantasma.

casa-cultura_0.jpgFoto: Wikimedia Commons

La Llorona

En Belisario Domínguez, cerca de los viveros, mucha gente asegura haber escuchado a la Llorona, justo porque aquí pasaba el río de la Magdalena. Algunos vecinos dicen que cuando se suelta el viento se escuchan sus lamentos e incluso los perros ladran. También trabajadores de la zona admiten que los ha llegado a espantar.

Éstas y otras tantas historias se cuentan en el lugar de los coyotes. El Tranvía Turístico lamentablemente aún no se encuentra operando debido a la contingencia, pero en cuanto se reanude su actividad, no dudes en subirte a sus recorridos nocturnos llenos de historias de terror por las calles de Coyoacán.

Leer más: Tour de miedo en Coyoacán

Temas Relacionados
leyendas cdmx Coyoacán
Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios