Sólo meteoritos se salvan del incendio en Museo de Brasil
Vista aérea del Museo Nacional de Brasil, en Río de Janeiro, tras el incendio. Pese a que las paredes externas están de pie, los muros internos y pisos puedes desplomarse, según la inspección de Defensa Civil. (XINHUA)

Sólo meteoritos se salvan del incendio en Museo de Brasil

04/09/2018
00:20
Redacción
-A +A
Una de las mayores tragedias culturales para la humanidad provocó enojo social con un gobierno que recortó presupuestos

[email protected]

Río de Janeiro.— Las palabras del museógrafo Marco Aurelio Caldas tras ingresar ayer al Museo Nacional de Brasil expresan la magnitud de la tragedia: “Se acabó todo”.

Con excepción de varios meteoritos, y a reserva de una evaluación más detallada, el incendio que se produjo la noche del domingo en el recinto que este 2018 cumplió 200 años, destruyó casi toda la colección de 20 millones de objetos, entre los que había piezas grecorromanas y egipcias; “Luzia”, el cráneo humano más antiguo hallado en América; y uno de los más grandes acervos de las etnias del Amazonas.

El humo salía el lunes del Museo, mientras que afuera manifestantes expresaban indignación por la falta de recursos para preservar el patrimonio cultural, lo que causó la destrucción de buena parte de los archivos más ricos de Latinoamérica, piezas históricas y documentos.

En febrero, el director de la institución, Alexander Kellner, alertó: “Sólo tenemos fondos para medidas paliativas de prevención”. Aunque ayer dijo que habría que evaluar la magnitud de los daños, el vicedirector, Luiz Fernando Dias Duarte, insinuó que podría ser catastrófico, con la mayoría de los objetos en el edificio principal destruidos, a excepción de algunos meteoritos. Varios medios hablaban de 90% de pérdidas en los tres pisos del edificio que alguna vez fue un palacio de la familia real.

Historia de recortes. El director Alexander Kellner aseveró que el incendio fue consecuencia de años de negligencia de diferentes gobiernos.

“Es intensamente triste y un reflejo del abandono que sufren actualmente las instituciones culturales en Brasil”, expresó vía correo electrónico el curador mexicano Pablo León de la Barra, quien fue director de la Casa França Brasil en Río de Janeiro.

Los hechos generaron indignación y críticas por la deteriorada infraestructura y los déficits presupuestarios, mientras los brasileños se preparan para votar en las elecciones nacionales de octubre.