Restauran entre polémica

En estas obras bien podría aplicar el dicho: "el remedio salió más caro que la enfermedad" pues el afán por arreglarlas se convirtió en caos

FOTO: Archivo.
Cultura 07/09/2017 19:24 Redacción Actualizada 14:10
Guardando favorito...

¿Recuerdas al Ecce Homo de Borja, España, que una anciana intentó arreglar con resultados que se volvieron tan virales que volvió su pueblo un sitio turístico?

Ahora, una nueva restauración atrae los reflectores. En la catedral de Chartres, ubicada al suroeste de París, a la famosa Virgen Negra adorada por cientos de feligreses la han vuelto blanca... Este cambio es parte de un remozamiento del templo, que no tiene nada contentos a los fieles que lo visitan.

De acuerdo a The New York Times, aunque la restauración molestó al público, los responsables de la misma aseguraron que fue una buena decisión desde el punto de vista estético. Mientras las opiniones se dividen entre quienes ven positivo el rescate de la apariencia original del lugar medieval y quienes extrañarán el semblante oscuro de la Virgen, lo cierto es que su arreglo se une a la lista de restauraciones polémicas.

Si bien en esta ocasión no se causó daño al recinto en cuestión, hay otros casos menos afortunados donde los resultados fueron desastrosos cuando alguien -por buena voluntad, prisa o inexperiencia- intentó restaurarlas. El dicho: "El remedio salió más caro que la enfermedad" bien podría aplicar para estas piezas o recintos que han tenido la mala suerte de caer en las manos equivocadas...aun tratándose de especialistas en la materia.

1. El Ecce Homo de Borja, España. Fue hace siete años pero el caso le dio la vuelta al mundo y continúa en la memoria de muchos. En agosto de 2012, la octogenaria Cecilia Giménez ganó fama y dinero cuando su buena voluntad la guió a 'reparar' una pintura del siglo XIX. El éxito fue casi inmediato. Tras 2conocerse en redes el "arreglo" que Giménez hizo a la obra, se pasó del escándalo a la defensa de la anciana, que pasó al estrellato en poco tiempo. 

Desde entonces, la nueva imagen del Ecce Homo de Borja se ha comercializado de diversas maneras: como camisetas, tazas, disfraces para Halloween. En los últimos meses, también se anunció que en su honor se harían una ópera y una película. Eso sin contar que el sitio donde se encuentra la pintura -original de Elías García Martínez- pasó de un pueblo tranquilo a un destino turístico.

2. La "restauración" de la máscara funeraria de Tutankamón con pegamento industrial. En 2015 especialistas del Museo Egipcio de El Cairo no aclararon cómo ni cuándo se rompió la barba de la reliquia, que intentaron unir con adhesivo. Algunas versiones indican que fue durante su limpieza, pero no se sabe con exactitud.

En lo que sí coincidieron los conservadores del museo (que pidieron anonimato por temor a represalias) fue en señalar que el tratamiento dado a la obra -que tiene 3 mil 300 años de antigüedad- fue "una orden de arriba". 

Actualmente, la máscara mortuoria del faraón egipcio salió sana y salva de la última cirugía para revertir el daño. La barba quedó en su lugar y, si se conserva de manera adecuada, "durará otros cien años", indicaron los restauradores responsables de esta última intervención.
 

3. Restauración de un castillo del siglo IX. Catalogado como Bien de Interés Cultural en España, el Castillo de Matrera fue aprobado para su restauración estructural en 2015, luego de que un año antes la bóveda y un muro colapsaran por la lluvia y motivaran su inclusión en el listado de patrimonio español en ruinas.

Sin embargo, el resultado final parece no ajustarse a las normas internacionales de conservación de patrimonio arquitectónico. En marzo de 2016 la asociación “Hispania Nostra”, encargada de la defensa del Patrimonio Cultural y Natural de España, calificó la intervención de “un desastre” y dijo que es “verdaderamente lamentable”.

Aunque varios arquitectos defendieron la restauración, la polémica trascendió a los medios internacionales.

4. Mosaicos romanos en Turquía. En mayo de 2015 se reportó el daño severo que sufrió un panel de mosaicos romanos en la ciudad turca de Hatay. Las piezas dañadas "dejaron de ser valiosas para ser caricaturas de lo que fueron". Alrdedor de diez piezas fueron afectadas durante el proceso de remozamiento de esta obra.

Los medios de comunicación difundieron algunas imágenes de los daños en donde se muestran figuras desdibujadas y mosaicos en los que faltan partes.

5. Finalmente, cómo no incluir la tortuosa restauración de la escultura ecuestre de Carlos IV, mejor conocida como "El Caballito". Aunque aquí la historia tiene un final feliz.

En 2013, la obra de Manuel Tolsá tuvo una intervención inadecuada con ácido nítrico. La noticia saltó a los medios nacionales y causó indignación entre el público. Tuvieron que pasar tres años y nueve meses, entre diagnósticos y proyectos de salvamento, para que la pieza volviera a ver la luz.

"La intervención de 2013 fue lamentable porque eliminó material e información importante e impidió que la sociedad pudiera gozar de su monumento por bastante tiempo, pero también la circunstancia generó la posibilidad de restaurar la obra y, por lo tanto, entenderla", dijo en junio de este año la restauradora Jannen Contreras, coordinadora del proyecto que devolvió su aspecto original a la pieza, diseñada en 1975.

Los trabajos de conservación para revertir el daño tuvieron un costo de 7.5 mdp. En 1803, "El Caballito" se trasladó al zócalo y en 1852 fue reubicada a Bucareli y Reforma, donde permaneció por 127 años. Fue en 1979 que ocurrió su traslado a la plaza Tolsá, donde permanece hasta la actualidad.

¿Qué otras restauraciones desastrosas recuerdas?

sc

Temas Relacionados
Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios