Guatemalteca graba disco en Barcelona

Sara Curruchich, conocida como "la voz de la resistencia indígena" busca que el álbum tenga un equilibrio entre la música tradicional y la música moderna

Cantante guatemalteca graba disco en Barcelona
La activista de origen maya ha conseguido fusionar en su música los sonidos del pop y la balada con unas letras, algunas de ellas, en idioma 'kaqchikel'. Foto: tomada de la página de Twitter de Sara Curruchich
Cultura 01/05/2018 11:29 EFE Barcelona Actualizada 14:10

Sara Curruchich, cantante guatemalteca conocida como "la voz de la resistencia indígena" por reivindicar la cultura y los derechos de los pueblos originarios de Centroamérica, graba en Barcelona su primer álbum, con el que busca acercar los sonidos tradicionales de Guatemala a la música actual.

"En el álbum estamos buscando ese equilibrio entre la música tradicional de los pueblos de Guatemala y la música moderna, porque creo que es una manera de poder llegar a más gente", asegura Curruchich, en una entrevista con Efe.

Sara Curruchich (San Juan Comalapa, 1993) es una compositora y activista de origen maya, que ha conseguido fusionar en su música los sonidos característicos del pop y la balada con unas letras escritas, algunas de ellas, en idioma 'kaqchikel', el segundo más hablado de las 23 lenguas indígenas que existen en Guatemala.

"En Guatemala, hay un rechazo muy grande hacia la música tradicional y de alguna manera hay que recuperarla y reivindicarla", reconoce la cantante.

 

En 2015 recibió el premio a la Artista Revelación de Guatemala, después de que ese mismo año su tema Ch'uti'xtän (Niña) superase las 380.000 visitas en YouTube y consiguiera gran repercusión en los medios de comunicación guatemaltecos.

La cantante señala que el éxito la cogió por sorpresa:"No me esperaba que pasara algo así, por lo enraizada que está la discriminación y el racismo en Guatemala. Fue una sorpresa porque me empezaron a llamar para pedirme que cantara en varios sitios. No sabia qué hacer con todo eso, pero me sentí bastante feliz".

El camino para Curruchich no ha sido fácil, pues a pesar de que en Guatemala cerca del 80% de la población es de origen indígena, considera que sigue habiendo mucho racismo y discriminación hacia ellos.

A esto hay que sumarle, según la cantante, el machismo que aún impera en la escena cultural del país y la enorme pobreza en la que vive gran parte de la población.

"Luchar contra la pobreza, con tener que convencer a la gente que ésta también es una profesión, luchar para que te den espacios y te respeten como mujer ha sido bastante difícil. Pero creo que, de alguna manera, ha sido también un impulso para seguir adelante", asegura la artista guatemalteca.

Curruchich, sin embargo, tenía claro desde muy joven que ella quería dedicarse a la música. Aprendió a cantar y a tocar la guitarra junto a sus padres, estudió para ser profesora de música y desde 2016 estudia la Licenciatura en Música.

Pero no fue hasta 2012 cuando empezó a componer sus propias canciones, fruto de "una etapa de mi vida en que mi identidad como mujer indígena se empezaba a fortalecer más", explica.

"La música fue un motor bastante grande para empezar a aceptarme totalmente y reivindicarme como mujer indígena. Empecé a escribir y a compartir mis canciones para demostrarle a la gente que, como mujer indígena, tengo el derecho y la capacidad para hacerlo", asegura Curruchich.

Ahora, espera que este primer álbum sea "un parteaguas" que le permita "presentar mi cultura y la lucha de los pueblos de Guatemala a todo el mundo".

El disco tendrá alrededor de once temas, "de los que la gran mayoría serán nuevos", pero también estarán algunas de las canciones con las que ya ha salido de gira, como "Resistir", el sencillo publicado en 2016 en honor "a las personas que luchan contra la opresión y la violencia", explica la cantante.

"La música ha sido un motor para fortalecer mi propia identidad y para hacer saber a toda la gente que los pueblos indígenas no somos solo una atracción", destaca Sara Curruchich.

akc

Comentarios