23 | MAR | 2019
Se recorrerán lugares que Salvador Novo visitó en su juventud en el ciclo Visitas Literarias
Salvador Novo, poeta, ensayista, dramaturgo e historiador mexicano, miembro del grupo Los Contemporáneos. Foto: Archivo EL UNIVERSAL

Los lugares que Salvador Novo visitó en su juventud

09/06/2018
17:38
Redacción
Ciudad de México
-A +A
En el marco de las actividades de Escritura y diversidad sexual organizadas por la Coordinación Nacional de Literatura

En el marco de las actividades de Escritura y Diversidad sexual organizadas por la Coordinación Nacional de Literatura, el ciclo Visitas Literarias se llevará a cabo con el recorrido Las chicas de Donceles: memorias de Salvador Novo.

El encuentro, coordinado por Sergio Téllez-Pon, será el domingo 10 de junio a las 10:00 en Reforma y Mina, colonia Guerrero, Ciudad de México.

En su juventud, Salvador Novo conoció el centro de Ciudad de México y vivió entre sus calles experiencias que después marcarían su vida y su obra, una de las más novedosas de la literatura mexicana de su tiempo.

Novo escribió primero "Nueva grandeza mexicana: ensayo sobre la Ciudad de México y sus alrededores en 1946", variación del célebre libro de Bernardo de Balbuena con el que ganó un premio de crónica convocado por el Gobierno de Ciudad.
 

Artículo

Salvador Novo, un hombre de vanguardias

Hoy se conmemora el 42 aniversario de la muerte de uno de los intelectuales más destacados del siglo XX en México
Salvador Novo, un hombre de vanguardiasSalvador Novo, un hombre de vanguardias

Después, de manera póstuma, aparecieron sus memorias inconclusas,"La estatua de sal", un testimonio de vida imprescindible para conocer la vida homosexual de aquel tiempo.

Entrevistado por la Coordinación Nacional de Literatura, el poeta y ensayista Sergio Téllez-Pon comentó que el nombre de este paseo, Las chicas de Donceles, está inspirado en aquel departamento de soltero que tenía Salvador Novo, ubicado entre las calles de Donceles y Argentina, lugar donde junto a sus amigos realizaba reuniones para llevar a sus amantes y por lo cual eran conocidos bajo ese sobrenombre.

Este lugar forma parte del itinerario dentro del paseo literario y para completar el recorrido se recomienda leer La estatua de sal de Salvador Novo.

“El recorrido iniciará en Reforma y Mina precisamente porque este era el lugar donde Salvador Novo, quien vivía en la Colonia San Rafael, pasaba por el poeta Xavier Villaurrutia para dirigirse juntos a la preparatoria”, apuntó Téllez-Pon.

“La estatua de sal nos muestra cómo se desarrollaba la vida gay en el Centro de la Ciudad de México, específicamente en los años veinte”, situación que Téllez-Pon consideró de gran valor, gracias a la importancia testimonial que brinda una obra de esta naturaleza, precisamente porque no hay otro registro en su tipo y porque cree que Salvador Novo “no se lo propuso deliberadamente.

Lo contó con su prosa magnífica en una especie de confesión, pero no sabía que en realidad nos estaba develando mucho”, agregó el escritor.

Algunos de los lugares que se visitarán durante el paseo son los que el ensayista y poeta considera importantes para entender ampliamente de lo que hablaba Salvador Novo en su crónica.

Una vivencia en específico que narra Novo en La estatua de sal y que Téllez –Pon consideró definitiva para entender mejor el desarrollo de la vida gay de ese entonces, es aquella escena en que se describe el lugar donde se daba el cortejo entre hombres, situado entre las actuales calles de Francisco I. Madero y Filomeno Mata, lugar que también será visitado y comentado en el paseo literario.

“La estatua de sal es un libro que rondó de mano en mano hasta ser publicado. A pesar de vivir actualmente en una sociedad mental, moral y literariamente preparada, hubo quien se sorprendió debido a que Novo escribe sin tapujos, sin ninguna restricción y sin ningún eufemismo, escribe todo tal cual, y lo hace de una forma magnífica”, dijo Téllez-Pon.

Entender La estatua de sal es sumamente importante porque nos habla de otra parte medular del texto, “su vida personal y su despertar sexual, sin restricciones; desde muy joven, él ejerció su sexualidad con total libertad y eso es asombroso en Novo”. De esta manera Téllez-Pon no duda en catalogar esta obra como “un libro de memorias y confesional”.

El valor que La estatua de sal le otorga a la literatura de México es imprescindible, sostuvo Téllez-Pon, porque “es una maestría de la prosa en la lengua española”, además, agregó, goza de mayor valor al ser un libro engendrado por la visión de un gran cronista de la Ciudad de México.

akc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios