Bibliotecas de la UNAM presentan protocolo

Reducción de aforo, desinfección de espacios y estantería cerrada son algunas de las medidas que aplicarán las bibliotecas de la UNAM ante la pandemia

Biblioteca Central, Ciudad Universitaria
Foto: Archivo
Cultura 04/07/2020 17:06 Redacción México Actualizada 17:06

El Sistema Bibliotecario de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) presentó un protocolo de bioseguridad, el cual consta de tres fases, con el objetivo de garantizar la seguridad de toda la comunidad universitaria ante la reapertura de las 134 bibliotecas que posee.

La Dirección General de Bibliotecas y Servicios Digitales de Información (DGBSDI) tendrá como prioridad el cuidado tanto del personal, usuarios y proveedores, como de los recursos materiales e infraestructura física, por lo que permitirá un aforo de entre 30% al 50%, comunicó la Máxima Casa de Estudios en un boletín.

El protocolo estará dividido en tres fases. La primera se ocupará de la desinfección del inmueble; la segunda implicará la adaptación de los espacios, como reubicación de mobiliario con la instalación de barreras que mantenga el distanciamiento persona a persona; y la proporción de insumos de protección personal para los trabajadores.

Elsa M. Ramírez Leyva, directora general de la DGBSDI, mencionó que el “Protocolo de bioseguridad para la reapertura de las bibliotecas del Sistema Bibliotecario y de Información de la UNAM”, se aplicará cuando finalice el confinamiento precautorio, en la Biblioteca Central, la que contaba con un promedio de más de 7 mil visitantes al día, antes de la pandemia.

Además, señaló que el protocolo recomendará que las bibliotecas que forman parte de la institución ofrezcan servicios de préstamo a domicilio, con estantería cerrada, para que el lector sólo tenga que recoger los libros que solicitó en línea, de acuerdo con los días y horarios establecidos.

Para contar con los lineamientos idóneos, Ricardo Paquini Vega, responsable del Laboratorio de Restauración y Conservación de Libros y Documentos de esta dirección, explicó que consultaron a bibliotecarios de otros países, para así adaptarse a las medidas de sanidad adecuadas para este tipo de espacios de concurrencia social.

Paquini Vega aclaró que el protocolo estará en revisión continua, pues la información sobre el SARS-CoV-2 se actualiza constantemente, con los resultados de nuevos estudios e investigaciones, por lo que este documento será susceptible a variaciones.

fjb 
 

Comentarios