Manguel comparte visión sobre traducción

El escritor bonarense, ganador del Premio Internacional Alfonso Reyes, impartió la conferencia "La otra escritura: elogio del traductor". Aseguró que "la tarea del traductor no es apreciada, por el contrario, se le menosprecia y se le denigra"

FOTO: IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL
Cultura 26/11/2017 00:35 Alida Piñón Actualizada 16:00
Guardando favorito...

El escritor bonarense Alberto Manguel, ganador del Premio Internacional Alfonso Reyes, impartió hoy la conferencia "La otra escritura: elogio del traductor", en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes. "Por lo general, la tarea del traductor no es apreciada, por el contrario, se le menosprecia y se le denigra. Los traductores son ajetreadas celestinas que hacen alarde de los insuperables encantos de cierta bella, se le oculta bajo un velo, provocan un irresistible deseo por ver el original", dijo. 

Manguel, quien ha cultivado la novela, el cuento, el ensayo y ha ejercido el periodismo y la traducción literaria, quien está de visita en México, indicó que cuando pensamos en Alfonso Reyes, pensamos en un gran ensayista, en un gran lector. "Pero para mí es sobre todo un gran traductor. Recordemos que traducción quiere decir, llevar de un lugar a otro. Y a Reyes, trajo a la lengua castellana una riqueza enorme de literatura extranjera. Tenía ideas muy cabales, precisas, sobre lo que es la traducción", sostuvo.  

Manguel comparte con Alfonso Reyes la vocación de la poligrafía, la literatura y la traducción. Sobre el escritor, el autor de libros como Noticias del extranjero, indicó: "Alfonso Reyes apuntó que en el campo de la traducción es arriesgado hacer afirmaciones generales. Sin embargo, me arriesgo a proponer que traducción es el nombre que usamos para designar el acto más íntimo de la lectura, toda lectura es traducción. El pasaje de la visión formal del universo a una forma particular de sentirlo o percibirlo, de una representación del mundo texto en letras escritas, a otra en letras vistas y oídas", dijo. 

El autor que ha sido reconocido con numerosos premios, y recientemente ingresó como miembro de número en la Academia Argentina de las Letras, sostuvo que recientes estudios han descubierto que la zona del cerebro que organiza la recepción de textos es la misma que nos permite discernir formas y distancias, es decir, que leer desde un punto de vista fisiológico es traducir las formas del universo en representaciones imaginarias y a la vez espaciales.

"Leer es traducir materialmente la realidad del mundo nuestra propia y sentida realidad. Ahora bien, nombrar algo ya es traducirlo", indicó.  Y añadió que toda traducción es conquista", refirió.

El escritor que ha sido parte del jurado del Premio FIL de Literaturas en Lenguas Romances, aseguró que los problemas de la traducción no son disímiles de los de la creación literaria original.

El escritor estuvo acompañado por el historiador Javier Garciadiego tomó,director de la Capilla Alfonsina y por Lidia Camacho, directora del INBA

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios