El Nigromante, a 200 años de su nacimiento

El Instituto Nacional de Bellas Artes recordó Ignacio Ramírez El Nigromante como un escritor, abogado, crítico literario y político, ideólogo, maestro y luchador social

El INBA rindió un homenaje a Ignacio Ramírez El Nigromante, calificado como una de las mentes más lúcidas del siglo XIX mexicano
Al evento asistieron la directora general del INBA, Lidia Camacho, y el subsecretario de Desarrollo Cultural, Saúl Juárez Vega, así como familiares descendientes del homenajeado. Foto: Cortesía INBA
Cultura 21/06/2018 06:00 Redacción Ciudad de México Actualizada 09:25
Guardando favorito...

Con una charla en la que se destacaron sus aportaciones en el campo de la crítica literaria, la vida política, su don para la oratoria, su labor como periodista, su papel como parlamentario, sus ideas como maestro, escritor y juez, el martes por la noche se rindió un homenaje a Ignacio Ramírez El Nigromante.
 
Calificado como una de las mentes más lúcidas del siglo XIX mexicano y pilar en la construcción del país por sus ideas liberales, el pensador guanajuatense fue recordado por los especialistas Miguel Ángel Castro, Luis Maldonado, Mariana Ozuna y Vicente Quirarte, moderados por Javier Garciadiego, informó el INBA en un comunicado.
 
El acto se llevó a cabo en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes como parte de las actividades dedicadas al escritor en el bicentenario de su nacimiento.

 

Asistieron la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes, Lidia Camacho, y el subsecretario de Desarrollo Cultural, Saúl Juárez Vega, así como familiares descendientes de El Nigromante, la comunidad cultural y el público en general.
  
Javier Garciadiego comentó que hace unos días se cumplieron también 139 años del fallecimiento del ideólogo político nacido en San Miguel el Grande, hoy San Miguel de Allende, Guanajuato, por lo que consideró de justicia recordarlo en el Palacio de Bellas Artes, el recinto cultural más importante de México.
 
Durante la charla, una constante fue la versatilidad –que sigue asombrando a los investigadores—de El Nigromante para desempeñar tantas y tan diversas actividades, cómo un solo hombre pudo reunir tantas vocaciones y destacar en todas ellas.
 
El Nigromante nació en un año turbulento para el país, 1818, en plena guerra de Independencia, subrayó Garciadiego. Fue un periodista, “pero de combate, ideológico, de ideas”, y esto lo hizo “especialmente grande”, además de ser miembro del gabinete de Benito Juárez y militar defensor de la patria ante Estados Unidos y Francia. “Por sus aportaciones en todos los campos, Ignacio Ramírez y su generación deben ser reconocidos como constructores de esta nación”, aseveró.
 
Los padres de El Nigromante fueron los queretanos Lino Ramírez y Sinforosa Calzada. Él, un reconocido liberal y defensor del federalismo, vicegobernador de Querétaro con Valentín Gómez Farías, y ejecutor de las leyes emanadas del Congreso de 1833, consideradas las primeras leyes de Reforma. De ahí que Ignacio Ramírez haya sido educado en las ideas patrióticas y liberales más puras, y viviera al lado de su padre las transformaciones de la Reforma.
 
Miguel Ángel Castro resaltó en su momento la “pasión por la razón y el bien común” que caracterizaron a Ignacio Ramírez, quien se desplazó por la historia y la lucha del país por encontrar su identidad y camino “con espíritu indomable”.

Orgulloso de su estirpe insurgente, se reconoció como defensor de la libertad de pensamiento y de la libertad para el trabajo. “Liberal puro, defendió sus convicciones republicanas apoyado en los procesos de la razón y en el pensamiento ilustrado”.
 
La investigadora Mariana Ozuna destacó las ideas políticas y filosóficas de El Nigromante y las equiparó con las del filósofo inglés John Locke, considerado el padre del liberalismo clásico, cuya influencia, dijo, es evidente en toda la obra literaria y política de Ignacio Ramírez.
 
En ese sentido, expresó, las ideas del escritor mexicano fueron permeadas por la razón, lo cual habría que revalorar hoy. “Libertad, ilustración y tolerancia, tres conceptos manejados por El Nigromante, deben prevalecer en el horizonte para que sigamos siendo la nación que somos”.
 
Vicente Quirarte habló sobre la vigencia de la lucha de Ignacio Ramírez por construir un mejor país y ubicó dos imágenes de El Nigromante en la actualidad: una escultura en el Paseo de la Reforma y en el mural de Diego Rivera, Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, con su famosa frase “Dios no existe”, atribuida a El Nigromante, pero sacadas de un discurso que reflejaba el pensamiento laico del escritor.
 
Subrayó asimismo sus aportes dentro de la educación, que fueron “revolucionarios”, pues condenó los actos del gobierno conservador y abogó por la reforma del país en el ámbito económico, educativo y religioso. Durante el gobierno de Benito Juárez, Ignacio Ramírez creó la Biblioteca Nacional y unificó la educación primaria de la capital con la de los estados. Sus ideas hoy están vigentes en un México moderno que las reclama y las hace suyas, señaló.
 
Finalmente, el abogado y político Luis Maldonado describió detalladamente la obra y hasta los rasgos físicos de Ignacio Ramírez, cuyo perfil ideológico, aseguró, “retrató el Siglo de las luces mexicano.

Fue precursor del materialismo científico y calificado por muchos como el gran ateo del movimiento liberal, pero por todos, como un hombre de firmes principios e intolerante ante la desigualdad, definitivo en su lucha contra los privilegios”.

 

akc

Temas Relacionados
inba Palacio de Bellas Artes
Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios