Lorca, el escritor que odiaba las entrevistas

Jorge Luis Borges lo acusaba de actuar como "andaluz profesional"

Federico García Lorca, el escritor que odiaba las entrevistas
Foto: Archivo EL UNIVERSAL
Cultura 01/11/2018 13:18 La Nación/GDA/Argentina y Redacción Actualizada 13:18
Guardando favorito...

Pese a que en poco más de una década concedió cientos de entrevistas, Federico García Lorca  afirmaba que no le gustaba la exposición pública que ese género conlleva.

A veces caracterizado por la prensa como niño eterno y otras como gitano, el poeta copó los diarios argentinos y uruguayos durante su visita al Río de la Plata para la presentación de Mariana Pineda, La zapatera prodigiosa y otras obras en las que oficiaba como autor y director de escena.

En las entrevistas siempre me hace el efecto de que es una caricatura mía la que habla, no yo", declaró el escritor español.

En los días en que La Nación, Crítica, Noticias Gráficas y La Prensa publicaban entrevistas a García Lorca, que aparecía fotografiado en bata en su cuarto de hotel o de traje en bares porteños como el Tortoni, Jorge Luis Borges lo acusaba de actuar como "andaluz profesional". "Se esforzaba todo el tiempo por agradar a los demás" y era, según el escritor argentino, "un amanerado insoportable".

No obstante, el autor de Ficciones suscribió la carta de protesta que varios intelectuales le enviaron al general español Miguel Cabanellas luego del fusilamiento de García Lorca, ocurrido en 1936, cuando el poeta tenía apenas 38 años.

En la habitación 704 del Hotel Castelar, en bares y confiterías de la avenida de Mayo o en el foyer del Teatro Avenida, el autor de Yerma brindaba entrevistas, con algunas condiciones. Las referencias a la política española debían ser evitadas, en parte para que el "bando nacional" (que luego en el poder asumiría la forma del franquismo) no tomara represalias con sus familiares y amigos, así como también las referidas a la vida personal del poeta. García Lorca llegó a Buenos Aires el 13 de octubre de 1933 y permaneció en la ciudad seis meses, hasta los últimos días de marzo de 1934.

Fue su tercer viaje a América y el primero al Río de la Plata. Aunque había llegado para impartir cuatro conferencias y acompañar el reestreno de Bodas de Sangre y el estreno en suelo americano de La zapatera prodigiosa, debió extender su visita.

Si bien García Lorca vivió en Buenos Aires, en ese lapso hizo una escapada a la ciudad de Rosario, el 22 de diciembre de 1933, donde dio la conferencia "Juego y teoría del duende", que ya había dado antes en el Teatro Colón. Ese episodio, que quedó registrado en crónicas periodísticas de diarios rosarinos, fue abordado por el actor e investigador Daniel Feliu en el libro García Lorca, el duende en Rosario, publicado por Baltasara en 2016.

Este año, la editorial Malpaso dio a conocer Palabra de Lorca. Declaraciones y entrevistas completas, a cargo del poeta, editor y biógrafo Rafael Inglada. Especialista en la obra lorquiana, Inglada contó con la colaboración de Víctor Fernández para la preparación del libro, que ya se encuentra en librerías del país.

"¿Es esto literatura? ¿Se pueden entender los apuntes realizados en estos encuentros por reporteros como una parte del conjunto literario del escritor? A Lorca no le gustaba ser entrevistado y, salvo en un caso, nunca contestó por escrito. Sin embargo, es evidente que todas estas declaraciones son fundamentales para poder comprender su manera de pensar, el tejido con el que se construye parte de su poesía o su teatro, sus preocupaciones sociales o, sencillamente, su manera de entender la vida", escriben los compiladores. Palabra de Lorca ofrece, además, un perfil del escritor en plena modernidad, donde la entrevista funciona como un síntoma del éxito, la autoridad del creador y la curiosidad del público.

 

akc

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios