La historia del famoso fakir que duró 20 días clavado y fue visitado por Pedro Infante y Esperanza Iris

En 1943, el alemán Harry von Wieckende se retó a permanecer 100 días clavado de una manos y pies para probarse como artista, declaró en entrevista a EL UNIVERSAL. Su espectáculo llamó la atención de políticos y celebridades, pero no tuvo el desenlace esperado

Harry von Wieckende, el "Fakir Harry"
Foto: Hemeroteca El Universal
Cultura 29/08/2020 14:03 Jessica Soto y Frida Juárez México Actualizada 14:06

Hace 77 años se vio un espectáculo impactante nunca antes visto en México: el “Fakir Harry”, un joven alemán, se clavó ambos pies y una mano sobre un tablero, al centro de una habitación adaptada para que la gente pudiera recorrerla, observar la exhibición e incluso conversar con él.

Su nombre era Harry von Wieckende, un artista dedicado al faquirismo que buscaba entretener a la gente con sus peculiares actos de clavarse objetos en el cuerpo. “Mi arte hace temblar a las gentes y me tortura a mí, pero hay un placer inmenso en dominar el sufrimiento y vencer al dolor físico”, dijo el Fakir a un reportero de EL UNIVERSAL.

El espectáculo ubicado en la avenida San Juan de Letrán (hoy Eje Central Lázaro Cárdenas) se volvió tan popular que fue visitado por cientos de personas que no podían creer el insólito sacrificio, como políticos y artistas, por ejemplo Esperanza Iris, Pedro Infante y Antonio Badú, entre otros. Su caso llegó a la industria del cine como inspiración para el guión de la película mexicana “Fe, esperanza y caridad”, de 1974.

Lamentablemente, el Fakir Harry tuvo que ser desclavado el 16 de septiembre, antes de cumplir los 100 días que se había propuesto para permanecer así, debido a la gravedad de su estado físico. A pesar de ser internado en un hospital y dado de alta, el 21 de septiembre murió por una embolia en el corazón.

Así reportó EL UNIVERSAL la exhibición del Fakir Harry en la Ciudad de México.

fakir_harry_hemeroteca_el_universal.jpg
Foto: Hemeroteca El Universal

El Fakir fue clavado ayer

27 de agosto de 1943

A las doce de la noche de ayer el Fakir que se hizo clavar sobre un tablero por los pies y una mano, llevaba diez horas en su tremendo experimento científico de resistencia al dolor. Su estado era satisfactorio de acuerdo con el boletín expedido por el doctor Manuel Merino, médico responsable designado por las autoridades para atender al Fakir, quien quedó bajo la responsabilidad de dicho facultativo.

El hombre que se hizo clavar se encontraba un poco agitado. Su enérgica voluntad para resistir el dolor de los punzantes clavos flaqueaba en instantes, pero se reponía después de concentrarse en sí mismo un momento. Su lucha era evidente pero según dijo estaba firmemente resuelto a permanecer así los cien días que había anunciado y no piensa ni remotamente, en la posibilidad de que sea removido de ese potro torturante en que se hizo colocar. Sin embargo, el Dr. Merino, quien le prestó atención constante, y tiene establecido un servicio médico continuo durante las veinticuatro horas del día, reiteró su propósito de quitar al fakir cuando considere que pudiera estar en peligro la salud de ese extraño individuo.

fakir_harry_tomando_agua_inah_0.jpg
"Fakir Harry" tomando un vaso de agua. Foto: Casasola: Fotógrafo/ Fototeca Nacional vía Mediateca INAH

Cómo se hizo clavar

Desde hora temprana la gente comenzó a agolparse en la calle de San Juan de Letrán frente a Cinelandia atraída por el anuncio de que a las doce del dia quedaría expuesto en exhibición constante el Fakir, pero volaban los minutos y no fué (sic.) sino hasta pasadas las catorce horas que el público tuvo acceso, encontrándose con un espectáculo que podríamos llamar deslumbrante si no fuera porque los espectadores se sentían sobrecogidos al ver al Fakir vestido lujosamente en un traje oriental, tocada la cabeza por un turbante, con una de las manos y sus dos pies atravesados por largos clavos dorados.

La palidez del rostro del Fakir denotaba el esfuerzo a que estaba sometido para dominar el dolor, pero se mostraba tranquilo y conversaba con quiénes se acercaban a él.

El acto de clavarlo a su tablero se hizo a puerta cerrada en virtud de que el salón es de dimensiones reducidas y habían sido invitados representantes de las autoridades, un grupo de médicos y redactores de los periódicos locales; había un enjambre de fotógrafos listos para captar con sus cámaras todos los aspectos de este acto jamás visto en México. El Noticiero Mexicano envió a sus camarógrafos más expertos para tomar toda esa extraña ceremonia. El licenciado Enrique Morales Goeury dió fe, como Notario Público, de todo lo acontecido.

También lee: "Esta vez lo han logrado": Las últimas palabras de León Trotsky, tras ser atacado en su casa de Coyoacán

Mucho impresionó a los concurrentes los golpes que dió el médico sobre los clavos hasta hacerlos entrar lo suficiente para que pudieran pasar entre la madera lo bastante para formar con sus puntas unas argollas en las cuales se colocaron unos candados siendo todo soldado para que no puedan ser extraídos sino por orden del médico, o por el deseo expreso del Fakir.

En la calle el número de gentes aumentaba y un grupo de policías difícilmente contenía a la muchedumbre que estaba ansiosa de penetrar al salón. Los comentarios eran a cual más variados, y el ambiente era de verdadera sensación. Un grupo de muchachas atractivas vestidas con trajes orientales estaban listas para guiar al público por el salón que se encuentra dividido en el centro, dispuesto de tal manera que el público esté en movimiento constante y no se estacione. Pasado el estupor que producía el Fakir sentado en su aparato las gentes miraban los cuadros que adornan los muros representando diversos actos de fakirismo. Penetraban al salón creyendo que se trataba de un truco, les parecía increíble que un hombre se sometiese a la tortura de hacerse clavar como lo ha hecho el Fakir y quedaban convencidos de que los clavos después de atravesar la mano atraviesan la madera y en la parte de atrás están soldados como ya se dijo antes.

La expectación es enorme y el número de visitantes que tuvo el Fakir ayer fué (sic.) considerable.

El Fakir resiste al dolor y lleva 140 horas clavado

1 de septiembre de 1943

Por fin logramos entrevistarlo y nos contó cosas interesantes, pero parece que a ratos desvaría, a juzgar por lo que dice.

fakir_harry_hemeroteca_el_universal_7.jpg
Imagen: Hemeroteca El Universal

Hoy al mediodía cumplirá ciento cuarenta y cuatro horas de estar clavado el Fakir, seis días de estar pegado a ese extraño aparato que se mandó construir para hacer esta prueba insólita de sufrimiento y mañana cumplirá la primera semana. Pero aún le faltan otras trece, según su promesa y todos se preguntan:

¿Podrá durar tan largo tiempo con los dos pies y la mano clavados a esas tablas pintadas de dorado?

Y hay otra pregunta aún más difícil de responder, y es si podrá hacer esa jira (sic.) que había proyectado por toda la República. Y de ser así, ¿cuándo dará por terminado su experimento en esta ciudad?

A la primera, las gentes que rodean al Fakir se muestran pesimistas, con excepción de su apoderado el señor Carlos de la Rivera Palma. El mismo médico responsable del estado del Fakir no quiere aventurar ningún juicio, y solamente se limita a prodigarle los cuidados necesarios para evitar una infección de las heridas y a darle vitaminas. No son solamente las heridas lo que tiene que atender, sino otros trastornos derivados de la inmovilidad a que se ha sometido el Fakir.

También lee: Tras la muerte del Dr. Atl, enfermeras y doctores le rindieron tributo

La segunda pregunta ni se toma en cuenta, porque parece que no podrá ser transportado a ningún sitio, dados los dolores que sufre apenas se le toca.

Pretendimos entrevistar al Fakir ayer por la noche. Subimos al estrado en donde se encuentra su potro de tortura. Trepamos dos escalones que han sido colocados para que las enfermeras puedan acercarse al Fakir, y le preguntamos:

—¿Qué tal Fakir, cómo van esos dolores?

La mirada del hombre era vaga, los ojos estaban entrecerrados, su cuerpo estaba cubierto con una colcha dorada y sus pies enrojecidos por las curaciones de agua caliente que le son aplicadas para reducir la inflamación, asomaban por debajo de la colcha para que las gentes pudiesen ver cómo estaban atravesados por los largos clavos de oro, uno de ellos bastante doblado.

fakir_harry_hemeroteca_el_universal_3.jpg
Retraro del "Fakir Harry" minutos después de haber sido clavado. Foto: Hemeroteca El Universal

—Mire, en el vestíbulo se encuentra un hombre sentado y envuelto en una capa negra. Tiene un papel en la mano. Acérquesele sin que nadie lo vea y le dice usted muy quedito “siete”. Él le entregará el papel y me lo trae.

Intrigados bajamos del estrado, salimos al vestíbulo, buscamos al personaje misterioso, pero no había ninguno que respondiera a esas señas. Regresamos al lado del Fakir para informarle. Ya no sabía de qué le hablábamos, y nos dijo:

—Mire, yo estoy aquí porque quiero realizar la prueba suprema de mi vida. Soy un gran Fakir, aunque no sea de raza hindú, y he hecho experimentos que nadie se ha atrevido a llevar a cabo. Yo saldré victorioso porque mi voluntad así lo quiere. Estoy bien, perfectamente bien. He perdido la noción del tiempo y no sé cuánto llevo de estar clavado, ni si es de día o si es de noche. Hay veces que no pienso en nada, otras que no sé lo que pienso.

—¿Pero y ese hombre de la capa que usted dijo que se encuentra en el vestíbulo?

—Ya llegará, ya llegará. En la vida debemos saber esperar.

—Diga, Fakir, ¿por qué se hizo clavar de esta manera?

—Se lo diré, pero en secreto. Tengo una doble personalidad. Soy Fakir, pero también artista. Mi arte hace temblar a las gentes y me tortura a mí, pero hay un placer inmenso en dominar el sufrimiento y vencer al dolor físico. Mi triunfo es asombrar a las gentes hundiendo en mi vientre un verduguillo, introduciendo un puñal en el antebrazo desde el codo casi hasta el hombro, entre la carne y el hueso, clavándome muchos punzones. Pero esta es mi prueba suprema, mi consagración definitiva como Fakir entre los Fakires, mi gran triunfo como artista. Así que tengo que durar aquí hasta el último momento. Por otra parte, esta es mi última gran prueba de Fakir, quiero retirarme. Ya no debo seguir martirizándome para divertir al público y para ganarme la vida. Los Fakires en la India viven de pedir limosna y yo vivo de presentar mis experimentos en los teatros para vivir. En el fondo es la misma cosa. Yo quiero con esta prueba obtener lo bastante para dejar esas exhibiciones públicas y establecerme en algún negocio menos torturante.

También lee: Los astronautas de Apolo 11 fueron recibidos con sombreros de charro y regalos de Tepito cuando visitaron México

La voz del Fakir se había apagado a medida que hablaba y era ya tan débil que teníamos que inclinarnos a poner el oído cerca de su boca para percibir lo que decía. El esfuerzo lo había debilitado.

fakir_harry_hemeroteca_el_universal_4.jpg
Curiosos viendo al "Fakir Harry". Foto: Hemeroteca El Universal

—Vea si ya llegó el hombre envuelto en su capa. Dígale “siete” y venga a decirme lo que le diga.

El resultado fué (sic.) el mismo que la vez anterior, ningún hombre misterioso rondaba por la calle que a esa hora, la una de la mañana, estaba llena de curiosos frente al salón en donde está exhibiéndose el Fakir. Otras gentes hacían cola para entrar. No cabe duda que este Fakir es la sensación del momento. ¿Quién será el hombre de la capa?

El fakir continúa clavado y hoy cumplirá ocho días

3 de septiembre de 1943

Gobernadores, generales, políticos y artistas de teatro, cine y radio visitan al hombre que se ha sometido por su voluntad al sufrimiento haciéndose clavar

Diez días ha sido el tiempo máximo que ha resistido el Fakir en las pruebas similares que ha realizado en otras partes del mundo, en donde también se hizo clavar como lo hizo en esta ocasión. Diez días que él ha pretendido o pretende prolongar a cien, tiempo que nadie cree posible que pueda durar, pues ni siquiera se piensa que sea posible que permanezca clavado los diez días que duró en Caracas, Capital de Venezuela, que fue el último lugar donde se sometió a la torturante experimentación yoguística.

Está tendido en posición horizontal desde el miércoles a mediodía en que el aparato en que se hizo clavar, momentos de tortura serán esos para el pobre Fakir que ha adelgazado en los ocho días que lleva de estar clavado.

Él se muestra indómito en su propósito de permanecer allí todo el tiempo que anunció. Dice que es su consagración definitiva como Fakir de Fakires. También es su consagración como artista, y es por eso que no dejan de ir a verlo todos los artistas de la Capital, los de teatro, los del cine y los del radio que le llevan frases de consuelo y de aliento y saludos fraternales de quienes no han podido llegar hasta su potro de tortura, porque no es otra cosa ese tablero endemoniado. Esperanza Iris estuvo ayer por la tarde y conmovida habló por el micrófono local haciendo un elogio del Fakir y de lo que está haciendo. También estuvo Paco Sierra.

esperanza_iris.jpg
Esperanza Iris. Foto: Archivo El Universal

El desfile de personajes políticos también continúa, pasando frente al Fakir gobernadores, generales y políticos prominentes. Igualmente son muchos los médicos que han estado observando al Fakir y que se les permite acercarse para hablar con él y mirar sus heridas y el estado en que se encuentran los pies y la mano. El apoderado y representante del Fakir, señor Carlos de la Rivera Palma, anuncia que el Fakir ofrece veinte mil pesos a la persona que demuestre que los pies y la mano que están clavados no son los suyos. Este anuncio se debe a que ha circulado la versión entre algunas personas de que se trata de un acto de ilusionismo y que los pies y la mano son de cera. Seguramente que este anuncio aumentará el número de concurrentes con los incrédulos que pensarán ganarse los veinte mil pesos.

A la puerta del Salón Hindú en San Juan de Letrán, se encuentra estacionada la ambulancia que ha facilitado la Agencia Alcázar, para el translado urgente del Fakir en caso de que sea desclavado, al Sanatorio Mexicano en las calles de Guillermo Prieto, en donde se le tiene lista una habitación y el personal está presto a dar la atención inmediata que se requiera en caso de que el Fakir no pueda resistir su prueba.

Salvaje acto provoca una crisis de dolor al Fakir

5 de septiembre de 1943

Para demostrar que era un truco tomó los clavos que atraviesan los pies del Fakir y los hundió más en las heridas.— Puede ser desclavado en cualquier momento
Un salvaje atentado fué cometido la noche del viernes en la persona del Fakir, por un individuo que después de pedir permiso para acercarse al tablero sobre el cual está clavado, bruscamente tomó los clavos de los pies, los retorció en las heridas y los hundió en esas carnes doloridas, quizá con el deseo de ganarse los veinte mil pesos que el Fakir ofrece a quien compruebe que los pies y la mano que están clavados, no son los suyos.

La sorpresa de aquel hecho insólito. lo imprevisto del caso, permitió al salvaje escapar antes de que la policía, que está en el salón hindú del Fakir, lo detuviera.

fakir_harry_hemeroteca_el_universal_5.jpg
Foto: Hemeroteca El Universal

El Fakir lanzó un agudo grito causado por el dolor que fue muy intenso según nos dijo más tarde, y que no pudo controlar porque no lo esperaba. El dominio del dolor por medio de la fuerza de voluntad, según nos dijo, requiere una preparación previa y él estaba dominando el dolor normal que ya había disminuido bastante y era menor que el que causa en los músculos de su cuerpo la postura que tiene sobre el tablero desde hace nueve días.

Poco después de que el Fakir fué (sic.) objeto del atentado a que nos hemos referido, llegó al salón hindú, en San Juan de Letrán, el Jefe de la Oficina de Gobernación, del Departamento del Distrito Federal, señor ingeniero Serrano, para practicar una inspección ocular del local y cerciorarse del estado que guarda el Fakir, quien conversó con él y le contó lo que le habían hecho. Le expuso que el dolor que sufría era muy agudo, pero que estaba contento, se sentía bien y más le molestaba la postura que las heridas. El doctor Manuel Merino estaba presente curando las heridas de los pies y volviendo los clavos a su lugar.

El Fakir no llegará a los cien días y será desclavado

14 de septiembre de 1943

El estado de abatimiento en que se encuentra hace que desista de su propósito de una jira (sic.) por el país y su apoderado anuncia que termina el 20

Continúa deprimido el Fakir. Su estado de agotamiento ha continuado en aumento, según los informes que anoche nos fueron proporcionados. Los médicos lo siguen observando y atendiendo con solicitud, pero el Fakir no reacciona, a pesar de sus buenos deseos, manifestados en momentos de optimismo.

El decaimiento ha llegado a un grado que el propio Fakir estuvo de acuerdo en que no llegará a los cien días que había proyectado. Seguramente ni a los 50 pues también convino en que no será posible realizar la jira(sic.) por las principales poblaciones del país, clavado como está, para que el público del interior conozca de cerca esta prueba, como lo han visto cuarenta mil metropolitanos.

También lee: El histórico vuelo entre EU y México de 1928 que cobró la vida del piloto Emilio Carranza

Anoche expidió una información el apoderado del Fakir, señor De la Rivera, en el sentido de que, en vista de las circunstancias físicas del Fakir, éste será desclavado a más tardar el 20 de septiembre, o sea el próximo lunes. Tal vez lo desclaven antes, de no surgir un cambio que sea favorable y que permita continuar la exhibición.

fakir_harry_inah.jpg
Foto: Casasola: Fotógrafo/ Fototeca Nacional vía Mediateca INAH

Los médicos que lo han examinado

Hasta la fecha el Fakir ha sido examinado por 62 médicos, así como por numerosos estudiantes de Medicina, enfermeros y especialistas en asuntos psicológicos, teosóficos y médicos. Todos estos hombres de ciencia han dado sus opiniones y han sido más o menos favorables. Sin embargo, todos, absolutamente todos, se han convencido y así lo han hecho público, que el Fakir sí está clavado y que efectivamente los clavos que están a la vista del público pasan sus pies y su mano izquierda y se incrustan en la madera para ser soldados con autógena a los candados que también son visibles.

También estuvieron la artista Lina Boytler, los actores de cine Pedro Infante, Antonio Badú y Tito Junco. Este último dijo al público que estaba presente: “Verdaderamente estoy emocionado ante este espectáculo. Ya conocía el trabajo de este Fakir, que ha sido utilizado en el cine y que bañado de gasolina y ardiendo se clavó en un tanque también de gasolina. Yo no haría eso por todo el oro del mundo y, esto, clavarme como aquí se ve, no lo haría ni por el oro de este Mundo ni por el del otro”.

La autopsia del Fakir fue practicada ayer

23 de septiembre de 1943

Una embolia a la vena inferior del corazón, causa de la muerte. - La ciencia médica no pudo prever el resultado de la experiencia

La muerte súbita del fakir suizo-germano Harry Von Wieckende, diagnosticado por dos facultativos como un vulgar síncope cardíaco, está siendo investigada por las autoridades policiacas interesadas en aclarar si existe o no responsabilidad de carácter penal o simplemente profesional, derivadas de la experiencia del fakirismo.

Del acta levantada en la Cuarta Delegación del Ministerio Público tomamos los siguientes datos:

El doctor Manuel Merino Alcántara, médico cirujano en la Facultad de México, que vigiló la experiencia de fakirismo y atendió posteriormente a Harry, declaró que conoció hace apenas dos meses al extinto, quien solicitó sus servicios profesionales para el acto que iba a realizar, habiéndolo examinado minuciosamente sin encontrarle defecto físico aparente.

El doctor Merino agregó que la llamada prueba de la “crucifixión” la había sufrido el fakir cuatro veces con éxito, en distintas partes del mundo, según él mismo le platicó con toda clase de detalles; pero como lo viera bastante agotado suspendió el espectáculo contra la voluntad del fakir, desclavándolo con todo cuidado y atendiéndolo posteriormente en el Sanatorio Mexicano del doctor Alejo Larrafiafa, en donde también fue examinado y atendido por el doctor Edmundo Azcáratém quien lo dió de alta, por lo que él avisó al Departamento del Distrito Federal dando por terminada la responsabilidad con respecto al espectáculo.

fakir_harry_hemeroteca_el_universal_6.jpg
Foto: Hemeroteca El Universal

Que supo posteriormente que el fakir fue por su propio pie desde el sanatorio, establecido en las calles de Guillermo Prieto, hasta el Hotel Gillow, en Cinco de Mayo, y que como a las dieciocho horas aproximadamente se le dió aviso de que Harry estaba muy grave, sabiéndose ya lo ocurrido.

Que hacer constar, además, que en la certificado se dice claramente que la defunción de Harry Von Wieckende no fue originada por causas de violencia, ni por actos violentos, sino por una enfermedad, o sea por un síncope cardíaco.

El acta en su encabezado dice que “se hace constar que a las veintidós horas el doctor Manuel Merino Alcántara avisó que había muerto Harry en el cuarto 302 del Hotel Gillow y que había pedido que se corrieran los trámites legales”.

Habla el apoderado del fakir

Carlos de la Rivera Palma, chileno de nacimiento, de treinta y seis años de edad y empresario-artista, apoderado del difunto fakir, declaró en el acta que conoció hace siete meses a Harry, quien le habló extensamente de sus pruebas de fakirismo, aceptando formar con él una empresa para explotar su espectáculo el que llevó a cabo sin incidente alguno. Que cuando salió del sanatorio del doctor Larrañaga dado de alta, lo acompañó al Hotel Gillow. En el camino el fakir fumó uno o dos cigarrillos y lo vió en perfectas condiciones físicas durante el trayecto, a tal grado que hicieron planes para desarrollar en varios Estados programas similares de fakirismo. Que al llegar al hotel y subir por el elevador comenzó a notar que Harry respiraba afanosamente y como aumentara su malestar se fue a llamar violentamente al doctor Merino; pero como no lo encontró fue por el doctor Lino Vásquez. Cuando llegó al hotel con éste último ya estaba el doctor Merino y entre ambos lo atendieron inyectándole adrenalina y aceite alcanforado, cuando ya estaba moribundo, oyendo que su poderdante sufría un síncope cardíaco localizado en el lado derecho del corazón.

También lee: Crónica del juicio y fusilamiento de León Toral, el fanático religioso que asesinó a Álvaro Obregón

La enfermera Isabel Salinas Tovar, contratada para atender al fakir, declaró que cuando éste salió del Sanatorio Larrañaga iba de muy buen humor, pero al entrar al hotel se sintió mal, advirtiendo que mientras subía por el elevador sufría como una fuerte angustia. Terminó diciendo que cuando llegó el doctor Lino Vásquez, localizó un síncope cardíaco, atendiendolo de acuerdo con su mal.

A preguntas especiales que se le hicieron, manifestó que durante su estancia en el sanatorio el fakir no tuvo ningún decaimiento, aun cuando tosía con exceso.

Lo que declaró el procurador general

El Procurador General de Justicia del Distrito y Territorios Federales, declaró a los periodistas que “en el caso de que Harry Von Wieckende, como se ha dicho, no tuviera herederos, la Procuraduría se hará cargo de una minuciosa investigación relacionada con los fondos que le fueron entregados y que probablemente deben estar depositados en algún banco”.

feesperanza_caridad_pelicula.jpg
Su caso fue inspiración para una historia de la cinta "Fe, esperanza y caridad". Imagen: Especial
 

La autopsia del cadáver

Por instrucciones expresas del Procurador General de Justicia del Distrito y Territorios Federales se efectuó ayer la autopsia del cadáver.

La autopsia estuvo a cargo del doctor Edmundo Sol, médico legista del Hospital Juárez, quien firmó un dictamen en el sentido de que el fakir murió de un émbolo a la vena inferior del corazón.

Con el anterior dictamen se dio por terminado judicialmente el incidente de la muerte del infortunado fakir.

Fue inhumado el cadáver del fakir

24 de septiembre de 1943

La autopsia reveló que la muerte se debió a una embolia en el corazón

El experimento de fakirismo que durante veintiún días mantuvo en expectación a los habitantes de esta ciudad tuvo ayer su epílogo cuando bajó a la tumba el que en vida se llamó Fakir Harry.

El Fakir Harry fue velado en la capilla dorada de la Agencia Alcázar, haciendo guardia numerosos amigos y compañeros del infortunado artistas que cultivó el extraño arte de martirizar sus carnes para dominar el dolor y emocionar a los públicos. Concurrieron al sepelio casi todos los artistas teatrales y un buen número de figuras destacadas del cine nacional, habiédose recibido numerosas ofrendas florales. Presidió el duelo el apoderado y representante del Fakir, señor Carlos de la Rivera Palma.

El cortejo partió poco después de las doce del día de la Agencia Alcázar rumbo al Panteón Jardín, en donde fue sepultado el Fakir, cuya esposa pudo llegar a la Capital a tiempo para acompañar a su compañero en el viaje final de su carrera de artista. Dicha señora iba rumbo a Mérida a esperar allá que terminara el experimento y figuraba en el pasaje del barco “Veracruz” que encalló en el Faro y fueron rescatados los pasajeros por el vapor “Emancipación” que los regresó a Veracruz y fue allí en donde ella recibió la noticias de la muerte de su esposo.

fjb

Temas Relacionados
Fakir Harry Harry Von Wieckende

Comentarios