Los astronautas de Apolo 11 fueron recibidos con sombreros de charro y regalos de Tepito cuando visitaron México

En 1969, México fue el primer destino de Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins, tras su viaje a la Luna. El recibimiento por la gente fue abrumador, al grado que los astronautas lucían temerosos, perdieron una de las medallas de oro que les entregó el regente de la capital e incluso recibieron el beso de una fan

Astronautas del Apolo 11 visitaron la Ciudad de México en 1969
En la imagen, Buzz Aldrin recibe uno de los sombreros de charro que les regalaron los ciudadanos, durante su paso por el Zócalo capitalino. Foto: Archivo El Universal
Cultura 08/08/2020 14:35 Jessica Soto y Frida Juárez México Actualizada 13:05
Guardando favorito...

Dos meses después del histórico primer viaje a la Luna, Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins, los astronautas del Apolo XI, visitaron México -fue el primer país que visitaron tras su aterrizaje- donde fueron recibidos alegremente en un ambiente festivo.

El 29 de septiembre de 1969, los tres astronautas, en compañía de sus esposas, arribaron al aeropuerto de la Ciudad de México, donde fueron bien recibidos con flores y mariachis.
Luego, se dirigieron al Salón de Cabildos, en la Plaza de la Constitución, ahí se les hizo una ceremonia conmemorativa por su visita y su hazaña en la Luna, se les entregaron las llaves de la ciudad y fueron nombrados “huéspedes de honor”.

Neil Armstrong dijo que desde la Luna veían a México “como una bella combinación de colores”, y que no podían apreciar las fronteras porque “los continentes se unían tal como la gente debe unirse en propósitos comunes”. También, señaló que esa era su segunda vez en tierras mexicanas, pues 15 años atrás pasó su luna de miel en el país.

Finalmente, se dirigieron hacia Los Pinos donde el presidente en turno, Gustavo Díaz Ordaz, les regaló unas mancuernillas y llaveros de oro, un estuche con una moneda olímpica y otro con una réplica de las instalaciones que fueron escenario de los Juegos Olímpicos del 68.

Así fue como EL UNIVERSAL contó la visita de los tres astronautas en México.

Lee también: Muere Michael Collins, astronauta que participó en la misión del Apolo 11

astronautas_apolo_11_nasa_9.jpg
Primera plana de EL UNIVERSAL del 30 de septiembre de 1969, la cual se ilustró con los autógrafos de los tres astronautas. Imagen: Hemeroteca El Universal

Lo que fue desolación en la Luna, aquí se convirtió en calor y afecto

30 de septiembre de 1969

Los astronautas, sencillos, se entregaron al público

Por Mario Quintero Becerra, redactor de EL UNIVERSAL

A las 11.15 horas de ayer los astronautas Armstrong, Aldrin y Collins pisaron el suelo de México, primer país, fuera de Estados Unidos, que visitan después de su histórico viaje a la Luna.

El contraste fue notable. En el satélite de la Tierra encontraron únicamente desolación, soledad y silencio tremendos; aquí, el calor y afecto singulares que sabe expresar nuestro pueblo, la mejor de las bienvenidas.

Fue emotiva la recepción en el aeropuerto. En cuanto los héroes del espacio salieron del avión del Presidente de Estados Unidos, se desbordó el entusiasmo. Los aplausos y vivas de miles de personas atronaron el espacio.

Después de los discursos oficiales, los astronautas hicieron un recorrido frente a las tribunas colocadas en la plataforma central de la terminal aérea y saludaron de mano a hombres, mujeres y niños.

También lee: El histórico vuelo entre EU y México de 1928 que cobró la vida del piloto Emilio Carranza

Era tan grande el entusiasmo que los distinguidos visitantes, sencillos y emocionados, correspondieron, se entregaron abiertamente al pueblo que los vitoreaba.

Recibieron flores, abrazos y toda clase de saludos y demostraciones de cariño.

Una señora, que logró romper la valla, besó a los tres astronautas.

El Boeing matrícula 86970, en el que realizarán su jira (sic.) mundial, había aterrizado a las 11.10 horas. Neil A. Armstrong, Michael Collins y Edwin E. Aldrin Jr., bajaron de él, acompañados por sus respectivas esposas.

astronautas_apolo_11_nasa_8.jpg
En la foto, Buzz Aldrin y Michael Collins saludan a niños y regalan autógrafos. Foto: Archivo El Universal

Fueron recibidos al pie de la escalerilla por el señor José Muñoz Zapata, director del Ceremonial de Relaciones Exteriores, y por el señor Robert M. McBride, embajador de Estados Unidos en México, y su esposa.

Después saludaron al representante del Presidente Díaz Ordaz, ingeniero José Antonio Padilla Segura, secretario de Comunicaciones y Transportes, y a su esposa.

En su discurso, el ingeniero Padilla Segura se congratuló del éxito alcanzado. Deseó que los conocimientos y las aplicaciones que se deriven de ello, sirvan para establecer en el mundo la paz, la justicia social y la libertad.

Señaló que México se ha beneficiado con los avances técnicos derivados del Programa Espacial. “Nuestro sistema internacional de comunicaciones vía satélite; el programa de sensores remotos para el conocimiento de los recursos naturales y la predicción del tiempo con base en satélites meteorológicos, son resultados de la amistosa colaboración entre los gobiernos de México y Estados Unidos”, añadió.

Por su parte, Armstrong agradeció a nombre de sus compañeros la calurosa bienvenida. Manifestó que para ellos era un gran placer estar aquí en la primera etapa y compartir los resultados de su viaje a la Luna.

Habló de la relación con México fue fructífera, especialmente en la Estación Rastreadora de Guaymas, en la primera etapa de su viaje.

Finalmente, mencionó que el mensaje que les envió el Presidente Díaz Ordaz quedó en la superficie lunar, como símbolo no sólo de Estados Unidos, sino de toda la Humanidad.

Después los astronautas pasaron por el salón oficial y continuaron recibiendo grandes demostraciones hasta la salida del aeropuerto, en donde abordaron un automóvil.

Allí iniciaron su triunfal recorrido por las calles de México.

La llegada

Cuando los astronautas y sus esposas abandonaron el edificio del Aeropuerto de la Ciudad de México, cerca de las 12 horas, para abordar el carro Lincoln, un grupo de jóvenes mujeres del Instituto Nacional de la Juventud Mexicana, vestidas de verde, blanco y rojo, se acercaron a ellos para entregarles tres enormes ramos de flores.

La salida del aeropuerto se hizo en forma lenta. En el Boulevard del Puerto Aéreo se reunieron muchas personas, que jubilosas daban la bienvenida a los astronautas, cuando éstos pasaron frente a ellos.

En el tramo del viaducto Miguel Alemán-Calzada de Tlalpan, la comitiva viajó a regular velocidad. Algunas personas desde las ventanas de sus casas y departamentos y otras pegadas al camellón, los saludaban.

También lee: SpaceX y NASA, alianza que abre una nueva era en la carrera espacial

A la entrada al paso a desnivel Tlaxcoaque-20 de Noviembre, al coche en que viajaban los lunautas les fue quitada la capota y quedó así convertible.

Todas las personas querían acercarse al coche. Miles de manos se agitaban. Las vallas no eran respetadas y, a vuelta de rueda, los automóviles difícilmente podían circular.

Para ver de cerca a los conquistadores de la Luna, infinidad de personas treparon a postes de alumbrado de teléfonos, se colocaron en balcones.

En algunos tramos del recorrido, miles de personas se apiñaron en oleadas al automóvil.. Un hombre le entregó un sombrero de charro a Armstrong, pero no le soltaba la mano y en algunos momentos se vio que el astronauta hasta se sentía temeroso.

Michael Collins volvía la vista una y otra vez hacia los altos de los edificios, mientras sobre ellos continuaba cayendo una nube de papel picado.

El ambiente de fiesta se había desbordado. Los agentes de seguridad y los motociclistas de Tránsito hacía lo imposible por abrir paso al automóvil, pero la compacta multitud hacía cada vez más difícil el paso.

La llegada a la Plaza de Tlaxcoaque fue a las 12.14 horas y al Zócalo, 20 minutos después.

astronautas_apolo_11_nasa_4.jpg
Los astronautas durante su paso por la Alameda Central. Foto: Archivo El Universal

Los hombres que durante más de una semana viajaron en la nave “Apolo XI”, tardaron tres minutos en poder salir de la “cápsula” en que habían sido trasladados de la terminal aérea a la Plaza de la Constitución.

Cuando a los astronautas les entregaron regalos los comerciantes de los mercados de Insurgentes y de Tepito, sólo acertaban a decir en claro español: “Gracias, gracias”.

La ceremonia del Cabildo, terminó a las 12.55 horas. Bajo una lluvia de confetti, los astronautas pasaron por 5 de Mayo, en un Mercedes Benz, con la capota puesta.

También lee: Crónica del juicio y fusilamiento de León Toral, el fanático religioso que asesinó a Álvaro Obregón

En la Alameda Central el tráfico de vehículos estaba ya embotellado. Luego, a baja velocidad siguió el recorrido hasta la Columna a la Independencia. En este lugar, los astronautas y el embajador de su país, en compañía del director del ceremonial, señor José Muñoz Zapata, depositaron una ofrenda floral que tenía esta leyenda: “NASA. Apolo XI. Astronautas”.

A continuación siguió el viaje hasta el hotel Camino Real. En este lugar, decenas de personas les dieron cordial bienvenida.

Luego, los astronautas y sus esposas salieron del hotel para ir a la residencia presidencial de Los Pinos.

Por encima de barreras de las burocracias

Por Javier Martínez R., redactor de EL UNIVERSAL

Al ofrecer ayer un almuerzo a los astronautas y a sus esposas, el Presidente Díaz Ordaz obsequió a cada uno de los astronautas un juego de pisacorbata, mancuernillas y llavero elaborados en oro, en filigrana de Oaxaca; además, un estuche con una moneda olímpica y otro con una réplica de las instalaciones que sirvieron de escenario a los Juegos de la XIX Olimpiada, y una pluma con su firma grabada.

Por su parte, la señora Borja de Díaz Ordaz obsequió a las esposas de los astronautas rebozos de Santa María, con el nombre de cada una de ellas tejido en el fleco.

Posteriormente, el comandante de la nave “Apolo XI”, Neil Armstrong, pronunció un discurso y cosa igual hizo el coronel Collins. Entregaron al Presidente de la República una réplica de la placa que dejaron en la Luna y una réplica del pequeño disco en que están grabados los mensajes de los 72 jefes de Estado, así como fotografías con sus firmas.

Y luego el coronel Aldrin entregó al Jefe del Ejecutivo un aditamento para el ojo, que permite aumentar 8 veces el tamaño de esa reproducción, que mide 2 centímetros de diámetro.

A las 17:30 horas, los astronautas y sus esposas salieron de la casa presidencial de Los Pinos.

astronautas_apolo_11_nasa_3.jpg
Los astronautas estuvieron acompañados por sus esposas durante su visita. Foto: Archivo El Universal

Huéspedes de Honor por su Imponderable Proeza

Por Ariel Ramos

Entregó ayer el licenciado Alfonso Corona del Rosal, jefe del Departamento del Distrito Federal, las llaves de la ciudad a los astronautas Neil A. Armstrong, Edwin E. Aldrin y Michael Collins, en el transcurso de una solemne ceremonia efectuada en el salón de Cabildos.

Una prolongada y entusiasta ovación recibieron los conquistadores de la Luna, al entrar al salón, donde se les declaró huéspedes de honor.

Puestos de pie medio millar de personas -concejales, funcionarios, empleados y periodistas- aplaudieron durante dos minutos a los héroes del espacio, que llegaron acompañados de sus distinguidas esposas.

La ovación impresionó vivamente a los astronautas, quienes agradecieron las manifestaciones de afecto levantado discretamente la mano derecha. Igualmente se conmovieron cuando el regente entregó a sus esposas un obsequio personal, una jarra de plata con incrustaciones de oro a la señora Armstrong y un centro de mesa a las señoras Aldrin y Collins.

El licenciado Corona del Rosal al dar la bienvenida a los astronautas, calificó el histórico viaje a Selene de “imponderable proeza”.

También lee: Creímos que los balazos eran parte de la música: así reportó EL UNIVERSAL el asesinato de Álvaro Obregón

El acto se inició a las 12.35 horas. Los héroes del espacio ocuparon el estrado de honor. El regente leyó su discurso y al finalizar éste que no se tradujo al inglés, entregó a los visitantes el pergamino que los declaró huéspedes de honor “en reconocimiento a la extraordinaria hazaña de haber llegado por primera vez en la historia de la Humanidad, a un suelo distinto al de nuestro planeta”.

A continuación les colocó una medalla de oro y les dio las llaves de la ciudad. Además, el regente les obsequió a cada uno un clip de oro y sendos ejemplares empastados en piel del Calendario de la Ciudad de México.

Finalmente, Armstrong, a nombre propio y de sus compañeros, agradeció las atenciones recibidas, diciendo: “Es para nosotros un gran placer volver. Hace 15 años yo pasé mi ‘luna de miel’ en México y mi Presidente, el Presidente Nixon, hizo lo mismo 30 años antes”.

“Es un gran privilegio el que tuvimos nosotros de ver a México a muchas millas de distancia. Recordamos que veíamos a mil millas de distancia a su país, como una bella combinación de colores”.

“Asimismo tampoco podíamos apreciar las fronteras: los continentes se unían tal como la gente debe unirse en propósitos comunes. No tengo palabras para agradecer a ustedes sus atenciones y deseo darles las gracias más sinceras”.

astronautas_apolo_11_nasa_5.jpg
Foto: Archivo El Universal
 

Palabras del regente

El regente de la ciudad dijo: “Ilustres astronautas: Neil A. Armstrong, Edwin E. Aldrin y Michael Collins. Llegan ustedes a la Ciudad de México después de haber realizado la hazaña más portentosa de la Humanidad: lograr en una insólita y precisa conjunción entre la imaginación y la ciencia, unida al valor, que el hombre, por primera vez, pusiese sus pies en la Luna”.

“La imponderable proeza de ustedes mezcla la poesía con la ciencia; porque algo hay de Leonardo da Vinci, Julio Verne y Herbert George Wells unido a lo mucho de otros destacados científicos, fue un hecho donde están presentes la fantasía y el cálculo, la imaginación y una realidad comprobable y cierta”.

“Ustedes que han visitado otro planeta y han participado en la aventura audaz de llegar a una superficie incógnita, quizás no encuentren exagerada la modificación que nos vamos a permitir hacer a la frase que dejó grabada Alexis Carrel cuando dijo que el hombre moderno se encuentra situado a la mitad de distancia entre el átomo y la estrella, porque esa frase, después de la hazaña realizada por ustedes, distinguidos tripulantes de la Apolo XI, sitúa al hombre en otra dimensión… Dueño ya del átomo y dueño, también de las estrellas”.

También lee: El millonario hallazgo de oro y jade de Monte Albán en 1932, que fue envuelto con papel china y transportado en un maletín

“Estamos contentos y honrados de tenerlos entre nosotros con motivo del recorrido que ahora inician, porque participamos de la impresión universal de admiración, cordial simpatía y de alborozo que merecidamente despertó su singular proeza”.

“Se ha iniciado una nueva era… La empresa sin paralelo, del hombre emergiendo de la Tierra y perdiéndose entre las maravillas siderales, para asentarse victorioso en otro planeta, que hace a la humanidad más segura de sí misma, de entrar en contacto con las esotéricas realidades que guarda el cosmos. Son ustedes los mensajeros de esta nueva etapa”.

“Gocen de su estancia en México, que les ofrece paz, amistad y cariño, porque son ustedes personajes de un tiempo distinto, en que el hombre tiene que seguir siendo, con su genio y arrojo, luchador incansable en la búsqueda y logro del bienestar, la paz y la justicia.”

astronautas_apolo_11_nasa_7.jpg
Era tanta la multitud que siguió a los astronautas, que las autoridades perdieron el control y hubo empujones. Foto: Archivo El Universal
 

Millares de Capitalinos de Todos los Sectores Aclamaron a los Astronautas

Millares de capitalinos de todos los sectores sociales tributaron ayer una recepción sin precedente a los astronautas Armstrong, Collins y Aldrin, quienes el pasado 20 de julio conquistaron la Luna.

Así, miles de personas brindaron cordial bienvenida a los conquistadores de la Luna. Rompieron vallas, se acercaron a ellos, trataron de abrazarlos, de tocarles las manos y conseguir “aunque fuera un autógrafo”.

Música de mariachi, marimbas, danzantes y diversos conjuntos, desde horas antes del arribo de los astronautas y de las esposas de éstos, estuvieron aguardándolos.

Bajo una verdadera lluvia de papel picado y a bordo del automóvil convertible del Presidente Díaz Ordaz, los inquietos miembros de la NASA hicieron su entrada al Primer Cuadro de la Ciudad.

En uno de los apretujones, Collins perdió la medalla que en el Cabildo le acababa de obsequiar el regente Alfonso Corona del Rosal. (El regente Corona del Rosal al ser informado de ese hecho prometió entregarle otra medalla).

Los policías y agentes de seguridad encargados de cuidar el orden, fueron impotentes para contener a la multitud, que en ratos ocasionó graves problemas, al ser zarandeados sin ningún control y exponiendo a otras personas a ser aplastadas. También, gritos de “Viva México” y “Viva la Apolo”.

astronautas_apolo_11_nasa_11.jpg
Imagen: Hemeroteca El Universal
 

Intención de compartir lo que han trabajado
 

“Un sitio mejor para vivir, para la Humanidad entera, es el espíritu de Apolo XI”, dijeron los astronautas Neil A. Armstrong, Edwin E. Aldrin y Michael Collins, al contestar a la pregunta sobre lo que Estados Unidos pretende al proyectar vuelos tripulados hacia la superficie selenita y a Marte.

En busca de datos desconocidos fueron todos los asistentes a la conferencia de prensa que ayer dieron los astronautas norteamericanos, en uno de los salones del Hotel Camino Real.

“Huevos Rancheros” puede parecer absurdo, pero a ellos se refirió Collins cuando dijo que hubo una gran falla en el vuelo de Apolo XI y que consistió esencialmente en que ha estado tratando de conseguir ese alimento para que se incluya en las dietas espaciales. Todos aplaudieron y hubo un gran regocijo al haber citado el platillo mexicano. Aseguró que: “estamos trabajando en la solución de este caso”.

Se les preguntó qué esperan lograr con este viaje alrededor del mundo y Collins expresó que su deseo es poder comunicarse con las gentes (sic.) de todo el mundo, con el deseo de que según el espíritu de Apolo, se logre un sitio mejor para vivir.

Armstrong explicó que es un verdadero placer participar en el viaje alrededor del mundo para enfatizar los puntos de vista del Presidente Nixon y que es su intención compartir lo que han trabajado para beneficio de nuestras naciones y nuestra gente.

astronautas_apolo_11_nasa_2.jpg
El reconocimiento que entregó el regente a los astronautas. Foto: Archivo El Universal

Deseos

Collins manifestó que siempre ha tenido el hábito de cambiar de trabajo con cierta frecuencia y que estará en el programa espacial cerca de 6 años. Además -señaló- hay muchos aspectos que hacen difícil mantener una concentración, periodos largos en los que se está lejos de casa y de la familia y que habiendo ya tenido dos vuelos ha gozado mucho, pero que en este momento preferiría utilizar su experiencia en algún otro aspecto del programa.

Dijo Aldrin que afortunadamente encontraron que la vida es igual, desde su regreso, junto con el hecho de que sabían exactamente lo que estaban haciendo en cada uno de los minutos de vuelo y conforme ven ahora la Luna, hay cierta falta de realidad y considera que ha habido grandes momentos que desean compartirlos con nosotros; especialmente han tratado de dar atención a los jóvenes, quienes son la clave del futuro.

Los astronautas consideran que pueden seguir con la exploración lunar incluso a un paso mayor de lo que esperaban y que trabajando con la gravedad es mucho má fácil que trabajar fuera de la nave en órbita, porque tienen una dirección de fuerza muy pequeña, que les hace manejar los objetos muy fácilmente en la Luna, en tanto que en órbita alrededor de la Tierra es más complicado.

Collins relató que la comida en general era muy buena, así como el café, y les dio mucho gusto poder conservar los alimentos como querían.

astronautas_apolo_11_nasa_6.jpg
La multitud que rodeó a los astronautas en el Ángel de la Independencia. Al medio, se alcanza a ver Neil Armstrong sonriendo. Foto: Archivo El Universal

Abundante consumo de café durante el viaje a la Luna

Los astronautas Neil Armstong, Edwin E. Aldrin Jr. y Michael Collins, tuvieron como preferencia a cualquier otra bebida: el café, que es favorita del pueblo americano y una de las de mayor demanda en el mundo, en su viaje a bordo de la nave Apolo XI durante su histórico viaje a la Luna.

En ese viaje de 952,700 millas que separan a la Tierra de su satélite, los cosmonautas dispusieron de 45 paquetes de café especialmente preparado para el gusto de cada uno de ellos; esto es con crema y azúcar, para el veterano Armstrong.

El café se preparó con agua calentada a 115 grados Farenheit, en recipientes especialmente diseñados para el caso, por la NASA, y fue bebido por los astronautas a través de conductos de plástico. Durante todo el curso del histórico viaje, así como en el lapso que pasaron Ewin, Aldrin y Neil en la “araña” lunar, el centro de control de Houston, Texas, estuvo al tanto de las condiciones de la bebida y de la cantidad ingerida por los héroes espaciales.

Cuando el Apolo XI realizaba las primeras circunvoluciones a la Luna, el comandante de la operación, Neil Armstrong, comentó al respecto: “Está muy sabroso. Me he preparado ya varias tazas en este día… no está muy caliente, pero estoy seguro que es mejor que el café frío”.

astronautas_apolo_11_nasa_10.jpg
Un cartón que se publicó en la edición del 30 de septiembre de 1969 de EL UNIVERSAL. Imagen: Hemeroteca El Universal

A su vez, el coronel Aldrin, minutos antes de descender de la “araña” a la superficie lunar, comentó al citado centro de control de Houston: “La temperatura del agua es buena. Estamos por preparar con ella nuestras taza de café”.

Cabe señalar que en los primeros viajes espaciales tripulados, los astronautas tuvieron que preparar su café con agua fría o en el mejor de los casos, a la temperatura ambiente de la cápsula. A pesar de ello, la bebida registró un gusto agradable, por lo menos en la opinión de Walter Schira, uno de los primeros cosmonautas de la historia.

Aunque en ningún caso las autoridades de la NASA dieron a conocer el origen del café que consumieron los astronavegantes en su trascendental odisea, existe la posibilidad matemática de que el aromático grano se haya cultivado en México, ya que nuestro país envía aproximádamente, a los Estados Unidos, el 82 por ciento de su cosecha anual de café, es decir 1.300,000 sacos de 60 kilogramos, en números redondos.

fjb

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios