Diego Rivera, el muralista revolucionario

El pintor guanajuatense nació un día como hoy, 8 de diciembre, pero de 1886

Diego Rivera, el muralista revolucionario
Foto: Archivo EL UNIVERSAL
Cultura 08/12/2018 11:45 Redacción Actualizada 11:51
Guardando favorito...

Diego Rivera fue uno de los muralistas mexicanos más importantes del siglo XX y un prodigio de la pintura y el dibujo. A la corta edad de 10 años entró a la Academia de San Carlos, donde fue discípulo del paisajista José María Velasco.

De ideología comunista y famoso por plasmar obras de alto contenido social en edificios públicos, Diego Rivera fue creador de diversos murales en distintos puntos del centro histórico de la Ciudad de México, así como en la Escuela Nacional de Agricultura de Chapingo, y en otras ciudades mexicanas como Cuernavaca y Acapulco, así también algunas otras del extranjero como San Francisco, Detroit y Nueva York.

La carrera de Diego Rivera fue tan larga como vasta. El muralista pintó casi hasta sus últimos días. Sólo en el Museo mexicano Dolores Olmedo Patiño se exponen 50 de sus obras.

El resto del legado de Diego Rivera se encuentra en los museos Frida Kahlo y Diego Rivera, en el Museo de Anahuacalli, en museos en Europa y en colecciones privadas.

Diego Rivera nació el 8 de diciembre de 1886, es decir, hace exactamente 132 años. Para conmemorarlo repasamos cinco de sus pinturas más famosas

El niño del taco, 1932
Es uno de las imágenes que Rivera rescató de sus murales y trabajó para pequeño formato con la técnica de litografía. En él aparece un niño degustando un taco, alimento típicamente mexicano mientras a sus pies un perro xoloitzcuintle espera ser convidado del manjar. La figura de esta raza de perro, cuyos orígenes se remontan a la época prehispánica, es constante en su trabajo.

nino_taco.jpg
Foto: Archivo EL UNIVERSAL

Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central

Otro de sus trabajos de gran formato más conocidos lo realizó en 1947 como solicitud del arquitecto Carlos Obregón Santacilia, para decorar el restaurante del Hotel del Prado. Pero fue dañado por el temblor de 1985 y trasladado en 1987 al Museo Mural Diego Rivera, creado precisamente para albergar esta obra, cuya figura central es La Catrina, personaje ideado por el grabador José Guadalupe Posada, que también aparece aquí.

diego_alameda.jpg
Foto: Archivo EL UNIVERSAL

Mural sobre piedras en Acapulco
Diego Rivera no sólo plasmó su obra en paredes. Este mural es un buen ejemplo. Se encuentra en una casa que perteneció a su amiga, la coleccionista Dolores Olmedo, que también lo apoyó como mecenas para difundir y dimensionar la importancia de su arte. En esta pieza se pueden ver influencias claramente prehispánicas así como la presencia del xoloitzcuintle, especie preferida también por Olmedo.

Sus murales en la SEP
Diego Rivera trabajó desde 1922 en el edificio que ocupa la Secretaría de Educación Pública. De acuerdo a la distribución del recinto, pintó los Patios Principal y de Juárez del edificio central. Las escenas que representó van de la Pasión de Cristo -pues el artista consideraba que su mensaje sería mejor asimilado por el pueblo, en razón a su religiosidad- hasta personajes como Cuautémoc o Emiliano Zapata. Destacan los murales El arsenal, donde aparece Frida Kahlo, y Los sabios.

diego_sep.jpg

El hombre en el cruce de caminos

El trabajo original fue un encargo del multimillonario estadounidense John D. Rockefeller Jr. que luego mandó a destruir por tener el retrato del líder comunista Vladimir Lenin. Sin embargo, Rivera retomó muchos de los motivos de aquella obra para lograr un mural  en el Palacio de Bellas Artes en 1934. La figura central de esta pieza es el obrero. De acuerdo a la página del Museo del Palacio "es un mural de alto contenido político" donde el artista contrapone la ideología capitalista con la comunista.

diego.jpg
Foto: Archivo EL UNIVERSAL

 

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios