Bellas Artes
Foto: Archivo. EL UNIVERSAL

Después de la turba, Bellas Artes toma medidas

16/12/2019
01:01
Periodistas Cultura
-A +A
Crimen y Castigo

El pasado sábado informamos que el colectivo artístico “Dragas en la calle” acudió a Bellas Artes para apoyar a Fabián Cháirez, cuya obra La Revolución ha estado en medio de la polémica. A pesar de que las visitantes eran apenas una docena y sólo llevaban un par de carteles con leyendas como “Si Zapata viviera, con nosotras estuviera”, las puertas del recinto se cerraron de inmediato y los guardias de seguridad informaron al público que ya no sería posible entrar y que volvieran al día siguiente. Media hora después, las puertas se volvieron a abrir al considerar que las artistas no eran “una amenaza”. Ellas decidieron visitar la muestra y cuando estaban formadas para comprar su boleto, personal del recinto las invitó a visitar la exposición Emiliano. Zapata después de Zapata y les ofreció una visita guiada. Al final del recorrido, el director del museo, Miguel Fernández, les agradeció su visita y les aseguró que Bellas Artes es de todos los mexicanos. Con este suceso queda claro que Bellas Artes está tomando medidas después de que una turba tomara el recinto y agrediera física y verbalmente a jóvenes de la comunidad LGBTI. El INBAL tiene enfrente una tarea difícil ¿cómo identificará quiénes son “amenaza” y quiénes no? Organizaciones campesinas radicales como la UNTA, que tomaron el recinto, amenazaron con volver hoy y todos los días hasta que la obra de Cháirez sea retirada.

¿Vallas para proteger La Revolución?

Y hablando de protocolos de seguridad, éstos se notan en las salas de exposición. Según personal, hay por lo menos 30 vigilando la muestra y hasta cinco sólo para La Revolución, incluso han llevado a Bellas Artes a vigilantes de otros museos. Debido a que La Revolución se encuentra detrás de un muro, el espacio para apreciarla es muy reducido; por momentos se hacen filas, la gente toma selfies y esto ha orillado a que los guardias estén todo el tiempo muy cerca de la pieza y a pedir al público que, mientras espera, no se acerque tanto a otras obras alrededor. Nos dicen que se ha planteado la necesidad de poner vallas en torno del muro para tener más control y otra más en la obra para que las personas guarden distancia, pero las autoridades no han querido ceder porque creen que se podría mal interpretar la medida.

 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios