"Contar nuestras miserias es bastante sano": Emmanuel Carrère, premio Princesa de Asturias de las Letras

El escritor francés dice que "no es tan grave" sacrificar su intimidad para tratar temas como su depresión en su obra; hoy el francés ganó el Princesa de Asturias

Emmanuel Carrère
Foto: JOEL SAGET / AFP
Cultura 09/06/2021 12:49 EFE Actualizada 12:49
Guardando favorito...

El escritor francés Emmanuel Carrère, premio Princesa de Asturias de las Letras gracias a una carrera en la que ha navegado siempre entre la ficción y la autoficción, señaló este miércoles que no le molesta utilizar su vida como material literario porque contar las miserias "es bastante sano".

"Tengo la impresión de que lo que puedo contar de mí es un poco nuestra miseria ordinaria común, aunque se manifiesta de forma diferente en cada uno. Creo que siempre es muy sano contarla", dijo en una conferencia de prensa virtual organizada por la editorial Anagrama.

Carrère (París, 1957) se hizo un nombre en la cultura popular con "El adversario" (2000), con la que noveló la vida y el pensamiento del asesino Jean-Claude Romand, y entre sus obras de no ficción figuran también "Una novela rusa", "De vidas ajenas", "Limónov", "El Reino" y su último libro, "Yoga".

Lee también: Emmanuel Carrère: El gusto por la complejidad de lo real

De este último debió eliminar algunos extractos después de que su exmujer no le diera su consentimiento para salir mencionada: "Fue una situación muy excepcional y no hay razón para que se repita", explicó el literato, según el cual en el futuro tendrá más prudencia no a la hora de hablar de alguien, sino de asumir ese tipo de acuerdos previos. 

Escribir, señaló, es el centro de su vida. "Como no escribo verdaderamente sobre la ficción, la realidad de mi vida está muy estrechamente ligada a lo que puedo contar, pero creo que un buen escritor, aunque escriba ficción o una epopeya, está igual de comprometido con su trabajo".

La intimidad de Carrère al descubierto

Esa frontera difuminada entre lo que vive y lo que relata implica un cierto sacrificio de su intimidad, según confesó, pero no le importa: "No es tan grave", señaló un autor que ha hablado de su depresión o de sus sentimientos religiosos.

Carrère dijo tener la sensación de ser "un retratista" y aunque le cuesta encontrar un hilo conductor en su trayectoria, busca con su trabajo "ser un poco más libre, más inteligente, entender mejor lo que me rodea y a mí mismo".

"Escribir libros es una especie de vehículo para conseguir eso", recalcó un escritor que agradeció a la organización del Princesa de Asturias no haberle mantenido mucho tiempo en la incertidumbre: este martes le escribieron para preguntarle si aceptaba recibirlo en caso de ser galardonado, y una llamada se lo confirmó hoy poco antes de hacerse oficial.

Reconoció no haber estado nunca en Asturias, pero sí tener una conexión profunda con ciertos autores españoles: lee todos los libros de Enrique Vila-Matas "como si fuera a ver a un amigo, escriba lo que escriba"; Javier Cercas le gusta "mucho", o "La ridícula idea de no volver a verte", de Rosa Montero, lo "conmocionó".

Lee también: Emmanuel Carrère, premio FIL, se solidariza con periodistas mexicanos

Carrère acabó "Yoga" durante el primer confinamiento en Francia, que tuvo lugar entre marzo y mayo de 2020, y está inmerso en un nuevo proyecto, del que asegura que no será autobiográfico, aunque es posible que él también acabe estando presente, igual que esa gente "que sale por la puerta y reaparece por la ventana". 

No poder salir de casa esos primeros meses fue el escenario perfecto para acabar ese último libro, pero reconoce que "hace año y medio que vivimos en una distopía alucinante que nadie podría haber imaginado, salvo en todo caso como un episodio de 'Black Mirror'".

Carrère agradeció a Anagrama, "una editorial fiel", el premio recibido, y apuntó en esa charla de cerca de una hora que, aunque por la mañana estaba bien, el anuncio del galardón hizo que por la tarde estuviera "todavía mejor". 

Agrdece al público español por acoger su obra

El escritor francés agradeció la acogida que le brindó siempre el mundo hispánico a su obra, algo que considera "mutuo", porque le encanta la literatura española.

En unas declaraciones difundidas por la Fundación Princesa de Asturias, el literato reconoció sentirse "profundamente honrado" por formar parte de una lista de galardonados por este galardón.

Le "conmueve especialmente" porque, aunque "desgraciadamente" no habla español, dijo que le encanta la literatura española y tuvo "la gran alegría estos últimos años de descubrir que de alguna manera era mutuo: El mundo hispánico es el que ha brindado la acogida más cálida a mis libros", dijo.

Lee también: El catolicismo de Carrère

"Esto sin duda tiene mucho que ver con la lealtad y perseverancia de mi admirable editor, por eso quiero compartir este honor con Jorge Herralde, Lali Gubern, Silvia Sese y todo el equipo de Anagrama", concluyó el literato, que se convierte en el segundo autor francés en obtener este galardón tras la novelista Fred Vargas.

El jurado ensalzó al escritor francés por haber contribuido "al desenmascaramiento de la condición humana" y haber logrado en su obra "un retrato incisivo de la sociedad actual" desde "un nuevo espacio de expresión que borra las fronteras entre la realidad y la ficción".

fjb

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios