Fortalecen amistad entre México y Japón

Ricardo Pérez Otakara y Roberto Behar Calderón recibieron la Condecoración de la Orden del Sol Naciente, Rayos de Oro y Plata de manos del embajador Yasushi Takase

Condecoraciones fortalecen lazos de amistad entre Japón y México
Foto: Néstor Ramírez Vega / EL UNIVERSAL
Cultura 08/08/2018 20:14 Néstor Ramírez Vega Ciudad de México Actualizada 17:39

[email protected]

En un acto que comenzó con los himnos nacionales de México y Japón, Ricardo Pérez Otakara, presidente y fundador de la Asociación México Japonesa del Noreste; y Roberto Behar Calderón, presidente desde hace 30 años en Urasenke Tankokai México, donde comparte la tradición de la "Ceremonia del té", recibieron la Condecoración de la Orden del Sol Naciente, Rayos de Oro y Plata, otorgada por el Gobierno de Japón.

El acto encabezado por el embajador de Japón en México, Yasushi Takase, contó con la asistencia de familiares y personas cercanas a los galardonados, quienes aplaudieron cuando el diplomático entregó los reconocimientos.

condecoracion_orden_sol_naciente_japon_mexico_2.jpg

El embajador Takase habló del gusto que le daba que la ceremonia coincidiera con la conmemoración del 130 aniversario de las relaciones diplomáticas entre Japón y México

Behar Calderón recibió el galardón debido a su gran trayectoria y su profundo amor por la ceremonia del té, camino que comenzó a recorrer hace aproximadamente 50 años, cuando descubrió el basto y extraordinario mundo de Japón que ha alimentado su vida y espíritu. 

Son estas lecciones que ha tenido experiencias de contacto "con mundos ancestrales que son preservados con celo". "Japón es un universo de sorprendente armonía e infinita belleza", aseguró. 

En entrevista con EL UNIVERSAL  Roberto Behar se dijo agradecido con la mano generosa de Japón y comentó que no es un hombre de negocios, "soy un hombre de cultura, y la suya me parece una de las grandes y refinadas del mundo". 

La generosidad también la encontró a través de la ceremonia del té, donde se descubrió a sí mismo, "me salvó de andar perdido por el mundo". 

condecoracion_orden_sol_naciente_japon_mexico_3.jpg

Roberto Behar Calderón realizó estudios en música antigua en clavecín, en el Conversatorio Nacional de Música; y de forma simultánea estudió cinematografía en la Universidad Iberoamericana. Sus conocimientos de música lo llevaron al Conservatorio Nacional de París. Demostró una fuerte inclinación por las actividades artísticas.

Durante un viaje a San Francisco visitó un jardín japonés, donde vio por primera vez imágenes de Japón y apartir de este momento investigó sobre la cultura del país de Oriente y la ceremonia del té. 

La idea del "No-yo" forma parte del pensamiento zen y muestra al vacío no como algo negativo. "Hay un famoso pensamiento zen que es mushin; shin es corazón, no la víscera, sino el espíritu; y mu es nada. Mushin es un corazón vacío, que no está cargado de ningún lastre, de basura, de nada; que es un espíritu libre". 

El embajador comentó que Behar ha logrado admirar las ideas de armonía, respeto, pureza y tranquilidad inherentes en la ceremonia del té para convertirse en un gran maestro de este arte tradicional. Por ello el maestro comentó que regresa todo lo aprendido a sus estudiantes para que le haga bien a más gente. 

Una asociación para descendientes de migrantes japoneses en México. En Nuevo León no había lugar alguno donde los migrantes japoneses y sus descendientes se pudieran reunir, hasta que en mayo de 2008 Ricardo Pérez Otakara  fundó la Asociación México Japonesa del Noreste

condecoracion_orden_sol_naciente_japon_mexico_4.jpg

De esta forma el estado contó con un espacio donde acuden más de 530 personas de la comunidad nikkei, nombre que recibe la comunidad japonesa que llegó a México. 

Con esta asociación se han hecho intentos de expandir la comunidad nikkei y la búsqueda de descendientes que no tienen contacto con sus familiares japoneses.

Tras el terremoto de Japón de 2011 organizó varios eventos para apoyar al pueblo japonés. "Este hecho y otras actividades lo han convertido en una persona indispensable para el desarrollo de la relación bilateral entre Japón y México", aseguró el embajador Yasushi Takase.

condecoracion_orden_sol_naciente_japon_mexico_5.jpg

Pérez Otakara aseguró que tienen una responsabilidad de agradecimiento pues no es fácil que un país te abra las puertas. "A nivel mundial, el que vaya gente a otro lugar es muy difícil".

Agregó que el que alguien te abra las puertas de su casa y que gracias a ellos avances y tengas familia, "no se paga con nada", por lo que desean aumentar los puentes de amistad. 

Los puentes de amistad entre Japón y México se remontan a una historia de 400 años. Esta relación, asegura Otakara, se puede definir como una amistad verdadera que no viene del dinero ni de los buenos tiempos. "Permanecer unidos, seguros que siempre estaremos ayudándonos".  

nrv

Comentarios