“1968, el año axial de la propia vida de Paz”

La correspondencia con sus amigos fue la fuente más importante con que contó Octavio Paz para comprender lo que sucedió en México en 1968. Ángel Gilberto Adame reúne esas cartas en el libro Octavio Paz en 1968: el año axial
 “1968, el año axial de la propia vida de Paz”
El libro reúne la correspondencia de Paz con algunos grandes amigos. (ESPECIAL)
02/10/2018
00:25
Yanet Aguilar Sosa
-A +A

[email protected]

La correspondencia con sus amigos fue la fuente más importante con que contó Octavio Paz para comprender lo que sucedió en México en 1968. Ángel Gilberto Adame reúne esas cartas en el libro Octavio Paz en 1968: el año axial. Se trata de un libro que, explica en entrevista el historiador, “nos presenta a un Paz totalmente distinto a lo que sus malquerientes nos han querido vender”.

—¿Para el 68 Paz ya tiene muy claro que quiere independencia, autonomía y libertad de pensamiento?

“En los años 70 y hasta su muerte Paz fue muy claro sobre la libertad del escritor para ejercer la crítica. Esos conceptos ya están muy claros en 1970, 71, porque —insisto— él lo vivió, en 67, 68 quiere expresar lo que piensa pero no lo puede hacer abiertamente porque necesita trabajar y estar presentando al gobierno mexicano”.

Adame reconoce que el gran hallazgo de este libro es que se trata de una obra póstuma de Octavio Paz, para la cual él sólo compiló las cartas y ensayos que lo integran. Octavio Paz en 1968: el año axial cuenta un prólogo de Enrique Krauze.

“En realidad —explica Ángel Gilberto Adame— aquí está el pensamiento de Octavio Paz, esa es una de las cosas que yo platicaba con Marie José y que la convenció de hacer este libro, que los jóvenes que lean a Paz o los que lo mal lean se están quedando con una imagen que nos están vendiendo los intelectuales críticos de Paz; este libro nos presenta a un Paz totalmente distinto a lo que sus malquerientes nos han querido vender”.

El debate sobre sus archivos. —Hablamos de Paz cuando hay hoy una discusión por su archivo...

“Es una coincidencia, Paz las llamaba afinidades, que si bien es cierto son cuestiones del azar, quizás de una u otra manera la estamos construyendo. El libro está pensando desde febrero o marzo, lo venimos construyendo, porque Marie José sentía que teníamos que hacer algo porque no percibía mucha respuesta de los medios oficiales sobre los 20 años que cumplieron de la muerte de Paz, que pasó como de noche; y los 50 años del 68, que en palabras de Paz es el año axial no sólo de los jóvenes de México, no sólo de los jóvenes del mundo, sino el año axial de la propia vida de Paz. Es un nuevo Paz el que surge aquí”.

El historiador Ángel Gilberto Adame dice que es una pena que Marie Jo (fallecida el pasado 26 de julio) no haya podido ver el libro porque ella fue parte del genesis y aportó mucho.

“Ojalá se resuelva el tema del archivo como tiene que resolverse, con apego a la ley. Y ya lo escribí, lo más importante para mí es que se respete la voluntad de la pareja; si esto hace que tengamos que hablar más de Paz, yo como paciano te digo ¡qué bueno! Hay alguien que dice: 'Menos Paz y más Revueltas'. No, hay que leer a Revueltas y hay que leer a Paz; y ubicarlos en el justo contexto. Aquí también van de la mano los dos. Si alguien está preocupado por el José Revueltas que está en Lecumberri es Octavio Paz, yo creo que quizás ‘más Paz y más Revueltas’”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS