¿El fin del Estado Islámico?

Nouhad Mahmoud

Desde el 9 de febrero de 2019, el último enclave mantenido por los combatientes del Estado Islámico (EI) en Baghuz, una ciudad en el noreste de la frontera siria con Irak, está bajo fuertes ataques de los militantes de la coalición árabe-kurda de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF). Este grupo está respaldado por unidades estadounidenses, francesas y británicas en la región, y bombardeos aéreos por la coalición internacional antiEI. Son la fuerza sobre el terreno que está librando una guerra contra el “Estado” terrorista y reduciendo su control en territorio sirio desde septiembre de 2017. La batalla de Baghuz es la última batalla territorial del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL).

Después de los ataques iniciales, las SDF reconocieron la presencia de un número de combatientes y civiles mayor de lo previsto, que son familias de los combatientes, en su mayoría extranjeros. Con la supervisión de la coalición, la SDF adoptó un enfoque gradual, lanzó agresiones violentas y luego se detuvo para permitir la evacuación de combatientes, rehenes y familias a fin de minimizar las bajas civiles. La estrategia de “goteo”, junto con la resistencia fanática por parte de veteranos yihadistas en un área pequeña, pero densa, prolongó la batalla hacia un asedio prolongado.

La organización del Estado Islámico aterrorizó a grandes partes de Siria e Irak durante los últimos cinco años. Una vez controló 88 mil kilómetros cuadrados en los dos países vecinos. El “Estado” impuso sus brutales reglas a casi 8 millones de personas y generó miles de millones de dólares en campos petroleros, extorsión, robo y secuestro. El oscuro origen y la riqueza del infame grupo fueron motivo de especulaciones contradictorias e incompletas. El papel de las agencias de inteligencia y los intereses regionales e internacionales fueron parte de la teoría y la confusión en el rompecabezas de la pesadilla.

El otro lado de la historia es trágico y apela a la ayuda humanitaria. Los resultados directos de la última batalla son horrorosos. Miles de familias, en su mayoría mujeres y niños, huyeron de la escena al campamento de Al-Hol, donde la cantidad de refugiados se elevó a 67 mil esta semana en un lugar que originalmente estaba destinado a albergar sólo a 10 mil personas. A pesar de los enormes esfuerzos de socorro en curso, las necesidades más apremiantes siguen siendo la vivienda, la atención médica, la protección, el saneamiento, la gestión de residuos y la educación. Hay 25 mil niños en edad escolar en el campamento. Las autoridades locales kurdas están abrumadas por la situación y se quejan de que “la comunidad internacional no está levantando un dedo. ¿Cómo se supone que debemos manejar esta carga por nuestra cuenta?...”, preguntó un alto funcionario de la administración kurda.

La imagen humanitaria negra no está llamando la atención de los medios. “Pocos de los periodistas occidentales ven interés en los filipinos, indonesios y africanos aquí. Sólo se preocupan por las personas de sus países y escriben historias sensacionalistas ”, se queja otro funcionario. El problema más alarmante es el destino de unos 4 mil combatientes del EI capturados. Tanto las SDF como Estados Unidos están instando a los países a repatriar a sus yihadistas, pero la respuesta fue muda hasta ahora de todos los involucrados. No es una tarea fácil para un gobierno lidiar con este tema complicado y explosivo. El presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó con liberarlos en caso de una respuesta negativa, especialmente porque no existe ningún acuerdo internacional o instrumento legal sobre el destino de los terroristas.

El fin del EI como dominio territorial está cerca pero, ¿es ese el fin de la organización terrorista?... La evaluación estadounidense es pesimista sobre el futuro. El 7 de marzo, el comandante general del CENTCOM, Joseph Votel, declaró que creía que los combatientes que se rindieron del EI eran en gran parte “impenitentes, ininterrumpidos y radicalizados”, y estaban esperando el momento adecuado para resurgir. “Tendremos que mantener una ofensiva vigilante contra esta organización ahora ampliamente dispersa y desagregada que incluye líderes, luchadores, facilitadores, recursos y doctrina tóxica”.

Los expertos creen que el grupo y su ideología continúan siendo una gran amenaza. Los militantes tratarán de explotar las quejas sunitas, la inestabilidad social y las fuerzas de seguridad extendidas en Siria e Irak a largo plazo para reanudar sus actividades. John Bolton, asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, dijo el domingo que el grupo tenía combatientes dispersos alrededor de Siria e Irak y el EI está creciendo en otras partes del mundo. La limitación del califato territorial no significa el fin del EI en total. “Sabemos que ese no es el caso”.
 

El autor fue embajador de Líbano en México entre 1999 y 2011
[email protected]

***En la fotografía: Soldados de las Fuerzas Democráticas Sirias
vigilan cerca de Baghouz. (GIUSEPPE CACACE. AFP)

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios