Se encuentra usted aquí

Crisis EEUU-Irán: apuntes de actualización

Los círculos duros, tanto en Teherán como en Washington (y países aliados), están alimentando una espiral que podría rápidamente escalar hacia un enfrentamiento armado
17/06/2019
13:32
-A +A

La crisis entre EEUU e Irán sigue escalando. Esto está ocurriendo a través de dos vías distintas pero interconectadas. La primera es el anuncio por parte de Irán de que finalmente comenzará a incumplir el acuerdo nuclear que ese país había firmado en 2015 con Washington, además de cinco potencias y la UE, pacto del que Trump se retiró hace ya más de un año. La segunda vía es la aparente decisión de Teherán, o al menos de ciertos sectores en el ejército de Irán, de obstaculizar la libre transportación de petróleo y otros materiales a través del estrecho de Ormuz, por donde circula la quinta parte del hidrocarburo que se consume en el planeta. La semana pasada ocurrió una segunda ola de ataques a navíos comerciales de distintos países que circulaban por esa zona. A pesar de que Irán niega toda responsabilidad en estos incidentes, el solo hecho de que Washington (republicanos y demócratas incluidos), además de otros de sus aliados como Reino Unido, estén abiertamente acusando a Irán de los hechos, y estén presentando evidencia para sostener sus acusaciones, apunta ya a una escalada mayor en la crisis. Van algunos apuntes al respecto:
(Nota, este es un texto de seguimiento. Sugiero lea este par de artículos que escribí hace unos días ya que, aunque sí repetiré algunos párrafos en el texto de hoy, es imposible incluir todo en una sola entrega: https://bit.ly/2KWUTzM y https://bit.ly/2Rl5UvY)

1. Recordando: el acuerdo nuclear entre Irán y las potencias no es un tratado vinculante, sino una serie de términos pactados por las partes, cuya única garantía de cumplimiento es el acuerdo mismo. Si una parte incumple con lo pactado, la otra tiene la opción de dar marcha atrás en sus compromisos. En síntesis, este entendimiento de 2015 establecía que: (1) Se revertiría la capacidad nuclear iraní, incrementando el lapso de tiempo que a este país le tomaría brincar del punto en el que se encontraba hasta poder armar una bomba atómica. Esto se conseguía desactivando casi 14 mil centrífugas y enviando fuera de Irán unas 10 toneladas de uranio ya enriquecido (suficiente para armar unas 7 u 8 bombas); (2) El enriquecimiento de uranio en Irán continuaría a través de unas 5,000 centrífugas que permanecen activas, pero no sería un enriquecimiento de niveles mayores que al 4%. Para una bomba nuclear se requiere enriquecer uranio a niveles de hasta 90%. Entre otras restricciones, para poder cumplir con las condiciones del pacto, Irán necesita vender el exceso de uranio enriquecido y agua pesada que le es permitido conservar en el país (el anuncio de hace unas semanas y el de hoy, tienen que ver justo con eso); (3) Las instalaciones subterráneas de Fordow se convertirían en instalaciones solo de investigación pero sin material nuclear ubicado en ellas; (4) Se bloqueaba el reactor principal de plutonio, garantizando que no se produciría ese material en grado suficiente para el armado de armas nucleares; (5) Se impedía la construcción, al menos durante 10 a 15 años, de nuevas instalaciones que pudieran enriquecer material para efectos nucleares; (6) Solo si se respetaba el 100% de lo anterior, las sanciones diplomáticas y financieras contra Irán serían levantadas y sostenidas sin efecto.

2. Hace un año, Trump—para quien este es el peor acuerdo “de la historia”—decidió retirarse del mismo, e ir escalando la presión en contra de Irán a fin de orillarle a renegociar los términos del pacto. Esto no significa que el acuerdo haya quedado automáticamente sin efecto, pues todas las demás partes han decidido permanecer en él. Lo que sí significó, sin embargo, es la competencia entre la política de Trump, empujando con toda fuerza en contra de Teherán, y los otros firmantes del pacto, en especial los tres países europeos señalados, intentando rescatarlo.

3. A poco más de un año de firmado, Irán ha decidido ir tomando pasos paulatinos para irse retirando del acuerdo. La decisión implica ir poco a poco elevando los montos de uranio enriquecido que se producen, mantenerlo en el país (en lugar de exportarlo como estaba establecido en el pacto) e ir subiendo el grado al que ese uranio se enriquece. El acuerdo permite solo enriquecerlo al 3.67%, Irán ha indicado que en poco tiempo podría reasumir el enriquecimiento hasta incluso el 20%, los niveles previos al acuerdo.

4. El anuncio de hoy importa pues es la primera vez que Irán oficialmente reconoce que, tan pronto como dentro de 10 días, estaría ya rebasando los niveles de uranio enriquecido que el acuerdo le permite. Es decir, de no cumplirse con determinadas condiciones, Irán abiertamente está amenazando con seguir dando pasos hacia el abandono definitivo del pacto nuclear. El mensaje es sobre todo hacia las potencias europeas firmantes, pero no nada más. El mensaje también está dirigido hacia Rusia y China. Teherán no está dispuesta ya a cumplir con su parte y, en lugar de recibir los beneficios que ello suponía, seguir padeciendo los efectos por las sanciones de Washington al grado del casi colapso económico.

5. Lo anterior se produce en paralelo al sabotaje de distintos buques en la zona del estrecho de Ormuz. Como dije, a pesar de que Irán niega su responsabilidad en estos incidentes, la evidencia recabada por parte de países occidentales y países árabes aliados de EEUU les hace concluir que las Guardias Revolucionarias iraníes se encuentran detrás de estos hechos.

6. En el fondo, lo que está ocurriendo es que los círculos duros, tanto en Teherán como en Washington (y países aliados), están alimentando una espiral que podría rápidamente escalar hacia un enfrentamiento armado. Lo explico:

7. En Irán, la posición de los más pragmáticos como el presidente Rohani y el ministro exterior, Javad Zarif (quienes habían negociado al pacto nuclear con Washington y los otros países), había ya sido muy vulnerada desde que Trump decidió abandonar el pacto. Su único salvavidas hubiese sido la posibilidad de que los otros firmantes encontraran mecanismos que esquivaran las sanciones de EEUU. Un año después, estos mecanismos no han sido exitosos, Washington ha seguido incrementando la presión, y, por tanto, al interior de Irán, la postura de Rohani-Zarif resulta indefendible. En cambio, la posición de los más duros, entre otros la de las Guardias Revolucionarias, ha ido cobrando fuerza y está siendo abiertamente respaldada por el líder supremo, el Ayatola Alí Khamenei. Esto es lo que explica el paulatino retiro del pacto nuclear hasta la posible determinación de abandonarlo del todo, y la decisión de atacar los intereses de Washington y sus aliados de diversas formas. Una de esas formas sería, potencialmente, la de los sabotajes a buques que transitan por el estrecho de Ormuz como ha ocurrido estos días.

8. Esto se suma al distanciamiento que se ha venido dando entre Irán y Rusia, concretamente en el espacio sirio, a causa de sus intereses encontrados. Hace unas semanas hubo una reunión entre los asesores de seguridad nacional de Rusia, EEUU e Israel (el mayor rival de Irán en la zona). El tema principal de la reunión fue cómo contener la posición iraní en Siria. Este tipo de circunstancias parecen estar aislando aún más a Teherán, haciendo que muchos en ese país consideren que bajo el colapso económico y el asedio diplomático que enfrentan, es preferible un comportamiento agresivo que orille a las otras partes a negociar bajo mejores términos para Irán, incluso ante el riesgo de tener que enfrentar un conflicto armado. Llega el punto en que cada vez hay menos que perder.

9. Paralelamente, en EEUU la posición que se viene debilitando es la de Trump. Como lo ha expresado desde hace años, ese presidente es un crítico de las grandes intervenciones que Washington ha llevado a cabo en sitios lejanos como Irak o Afganistán, lo que en su opinión solo cuesta mucho dinero y vidas estadounidenses sin arrojar beneficios. Trump prometió retirar a su país de ese tipo de compromisos. Su idea, al abandonar el pacto nuclear, reactivar e intensificar las sanciones y la presión máxima sobre Teherán, no era detonar un conflicto armado sino orillar a ese país a negociar un “mejor” acuerdo.

10. Sin embargo, Trump parece no haber calculado que su decisión de salirse del acuerdo nuclear y de poner a Irán contra la lona, iba a robustecer las posturas más duras no solo en Teherán, sino también en Washington. La escalada desatada en las últimas semanas está llegando a un punto del cual cada vez va a ser más complicado salir. Es virtualmente imposible que en solo unos días los aún sobrevivientes del convenio nuclear logren lo que no lograron en todo el año, por lo que es probable que Irán siga dando pasos hacia su salida definitiva de dicho pacto. Si esto sucede, y/o si los incidentes de sabotaje continúan ocurriendo, se incrementará la presión de Bolton, Pompeo y varios más en el Congreso, en el Senado y en el Pentágono sobre Trump, quien se verá obligado a ordenar al menos uno o varios ataques que en principio podrían buscar ser limitados.

11. El gran problema de los ataques limitados, sin embargo, es que nunca se sabe cómo responderá la parte atacada. Y si la respuesta es agresiva, la espiral podría salirse de control. Esto ya está teniendo importantes efectos sobre los mercados. El nerviosismo ha impactado el precio del petróleo, del oro, y se viene a sumar a los temores que existen a causa de otros asuntos como la guerra comercial entre EEUU y China.

Por tanto, en este espacio seguiremos muy pendientes actualizando el tema en los días y semanas que siguen.

Twitter: @maurimm

Mauricio Meschoulam
Internacionalista, maestro en estudios humanísticos con especialización en historia, doctor en políticas públicas con especialización en terrorismo, mediación y paz. Profesor de la Universidad...

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN