AT&T vs. Trump y su panorama en México

Mario Maldonado

La fusión o no de AT&T y Time Warner tiene repercusiones en México, donde la telefónica estadounidense se convirtió en la segunda operadora

Las cosas se le han complicado a AT&T. Este lunes, el Departamento de Justicia de Estados Unidos demandó a la telefónica con el objetivo de bloquear la compra de Time Warner. El trasfondo de la acción legal tiene que ver con la animadversión del presidente Donald Trump hacia medios como CNN, propiedad de Time Warner.

Oficialmente, el argumento del gobierno estadounidense es que la fusión entre estos dos gigantes generaría una concentración de mercado que afectará el precio de los servicios de telecomunicaciones y de contenidos.

Lo cierto es que Trump libra, desde que era aspirante a la presidencia, una guerra en contra de CNN, cadena a la que ha acusado de hacer “periodismo basura”, de ser “enemiga del pueblo americano” y de publicar “noticias falsas”. El presidente estadounidense quiere controlar los medios y la información a través de descalificaciones infundadas.

AT&T había rechazado el condicionamiento del Departamento de Justicia de vender su unidad DirecTV, la cual adquirió en el 2015, o bien el negocio Turner Broadcasting de Time Warner para obtener la aprobación regulatoria. Esto habría desatado la furia de Donald Trump, quien utilizará todos los medios legales a su alcance para frenar la operación.

La fusión o no fusión de AT&T y Time Warner tiene repercusiones en México, donde la telefónica estadounidense se convirtió en la segunda operadora más importante del país. De igual forma, a través de la participación que tiene DirecTV en SKY México se hizo socia de Grupo Televisa.

En agosto pasado el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) dio luz verde a dicha fusión con la condición de nombrar directores independientes en SKY México, así como separar HBO Latin America Group de las operaciones de Time Warner en la televisión de paga.

Si Trump impide la fusión entre AT&T y Time Warner se espera que la telefónica estadounidense busque nuevos objetivos de compra, aunque su estrategia de integración de contenidos se retrasaría. Actualmente, compañías como Verizon, Walt Disney, Comcast y Sony se han interesado por otra gran productora de contenidos: 21st Century Fox, la cual estaría buscando vender algunos de sus activos.

En México, la revancha de Trump contra Time Warner podría beneficiar al principal competidor de AT&T en el país, América Móvil, que recientemente ha obtenido resoluciones favorables como la cancelación de la tarifa cero de interconexión y la posibilidad de adquirir más espectro radioeléctrico. Asimismo, el grupo de Carlos Slim sigue cabildeando para que se le otorgue el permiso para ofrecer televisión.

En lo que respecta a su relación con Televisa, que posee 51% de SKY México y el 49% restante es propiedad de DirecTV, la cancelación de la fusión dejaría su asociación como está actualmente, aunque no se descarta un intento de compra por parte de uno de los dos o una integración mayor.

Los directivos de Televisa y AT&T han dicho que su asociación en SKY México generará oportunidades de crecimiento para ambas empresas, pero hasta ahora no han delineado una estrategia, quizá esperando el desenlace de la fusión con Time Warner.

Televisa, empero, sigue su propio camino en Estados Unidos de la mano de su socio Univision. El grupo que lidera Emilio Azcárraga Jean busca aumentar hasta 49% su participación accionaria en la cadena del magnate de origen israelí, Haim Saban, lo cual podría concretarse en la primera mitad del próximo año.

Seis grandes grupos de medios y entretenimiento controlan el 90% de este negocio en Estados Unidos, valuado en 630 mil millones de dólares. Se trata de los gigantes Comcast NBC, Disney, News Corp, Viacom, CBS y Time Warner.

Hace tres décadas ese porcentaje estaba dividido en 50 empresas.

La consolidación de la industria es una tendencia mundial, sobre todo ante al crecimiento abrumador de plataformas como Netflix, Amazon, Facebook y Apple.

Veremos si los arranques de Trump terminan por descarrilar la fusión AT&T-Time Warner. Debido a que el trasfondo de la decisión es más bien político y tiene que ver con las fobias del presidente estadounidense en contra de los medios que no le son afines, esto sería un pésimo precedente.

Posdata. Hablando de decisiones polémicas, a Kelly King, presidente de AT&T México, le ha tocado enfrentar el cambio de rumbo que ha dado el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el IFT en torno a la reforma de telecomunicaciones. Primero, la relajación de las regulaciones al preponderante, luego la oportunidad de que se hiciera de 60 MHz de espectro en la banda de 2.5 GHz y finalmente la cancelación de la tarifa cero de interconexión. Hay quienes ven en esto, también, motivaciones políticas.

Twitter: @MarioMal Correo: [email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios