Suscríbete

Sports Marketing, un arma para vender

Hussein Forzán R.

En los últimos cinco años aproximadamente, la materia del sports marketing —o mercadotecnia deportiva en español— ha ido creciendo considerablemente. Ya no sólo es una especialidad, sino que las instituciones educativas han impulsado esta materia creando una carrera universitaria y, en algunos casos, se puede estudiar a través de algunos clubes de futbol, como el Real Madrid, que tiene su Escuela de Estudios Superiores del Real Madrid, La materia está de moda, sin duda alguna, pero aún falta mucha profesionalización.

La mercadotecnia deportiva aún tiene muchos espacios por conquistar, ya que todavía se piensa que esta materia es muy sencilla o innecesaria. Muchos directivos de distintas disciplinas toman este tema a la ligera o creen que es un área de ventas, sin considerar todas las ventajas que podrían tener si aplicaran, desarrollaran e impulsaran esta áreas en sus negocios.

Si quisiéramos definir el concepto de mercadotecnia deportiva, podríamos tener este texto:
El marketing deportivo está compuesto por actividades que han sido diseñadas para analizar los deseos y necesidades de los consumidores de deporte. El marketing deportivo ha desarrollado dos objetivos principales: el marketing de productos y servicios deportivos, dirigidos a consumidores de deporte, y el marketing para otros consumidores y productos o servicios industriales a través de promociones deportivas.

Para desarrollar de forma correcta el sports marketing es necesario ir definiendo algunos conceptos, ya sean tangibles o intangibles. Uno de los valores mas importantes de esta disciplina es la PASIÓN, que es intransferible, algo único; es el amor por una playera, unos colores o un ídolo deportivo. Esto no pasa en la mercadotecnia de servicios y, si se sabe detonar ese fenómeno, los bolsillos pueden verse beneficiados.

La industria del deporte y el tipo de mercadotecnia que genera han servido para vincularse a empresas y/o marcas, contemplando las industrias del refresco, cerveza, bancos, aerolíneas, telefónica, tecnológica, productos de consumo. Todos utilizando el valor más importante: el amor por unos colores.

Otra ventaja que tiene es que resulta común que, a muchos niveles, organizaciones se vinculen con deportistas o equipos deportivos sobresalientes en la comunidad con el fin de compartir algo de esa imagen de éxito a la imagen de nuestra organización. A esta práctica se le llama común y corriente como un patrocinio, pero con el tiempo ha ido mutando la práctica de este negocio.

Actualmente, podemos definirlo como una Alianza Estratégica o Alianza de Negocio, buscando los inversionistas más ventas, más usuarios; definiéndolo como el retorno de la inversión.

México se está volviendo pionero de esta materia en Latinoamérica. Tenemos una ventaja: nuestra cercanía con Estados Unidos, pero aún quedan espacios vírgenes por explotar y muchos conceptos por aprender.

Comentarios