Se encuentra usted aquí

Golpismo hacendario

La moderada disminución registrada en la captación del IVA, en un gobierno que apenas comienza, no puede ser una razón para pedir la cabeza del titular de Hacienda
02/04/2019
02:06
-A +A

Es bien sabido que Alfonso Romo intentó en su momento nombrar a los secretarios de Hacienda y Economía para controlar el equipo económico del gobierno, a pesar del conflicto de interés que eso podría suponer. Romo buscaba materializar, en los hechos, eso que López Obrador llegó a decir de forma retórica en alguna reunión del equipo de transición: que el regiomontano sería “como un vicepresidente”.

Hasta ahora, el empresario ha fracasado en su intento de capturar el área económica del gobierno. Y Aunque ha logrado definir algunos cargos, está lejos de alcanzar el poder que le gustaría. Hasta ahora, su posición como jefe de la Oficina de la Presidencia ha sido más bien nominal. El presidente ha limitado su papel al de un interlocutor con el mundo empresarial capaz de facilitar la relación con el sector privado.

Aun así, Romo no se resigna a ejercer un papel testimonial. Entre los círculos cercanos al presidente cada vez se comenta más que el también dueño de la casa de bolsa Vector busca debilitar al secretario de Hacienda, Carlos Urzúa. Incluso podría estar buscando su cabeza, sin reparar en el daño que eso puede causar al proyecto de la 4T y al propio presidente.

La semana pasada, en un foro de la Cámara Americana de Comercio, Romo declaró que se había producido una reducción en la recaudación que obligará a un recorte presupuestal y a promover muchos despidos. ¿Fue un simple error de percepción o parte de una estrategia de “golpismo hacendario”, como la defino aquí con un título algo sensacionalista?

Es de lamentar que plumas inteligentes hagan eco a narrativas de este tipo que poco tienen que ver con la realidad. Ricardo Raphael, por ejemplo, escribió recientemente que muy pronto Urzúa podría ser sustituido por Santiago Levy o Rogelio Ramírez de la O. ¿La razón? Que la recaudación se estaría desplomando y la estrategia de reducir sueldos y combatir la corrupción ha probado su fracaso.

Ignoro cuáles sean las motivaciones de mi estimado compañero de páginas, pero es claro que desde hace tiempo se ha prestado a una operación en contra de Urzúa. No es la primera vez que Raphael demuestra que lo quiere de patitas en la calle. Un mes antes de las elecciones escribió una serie de textos en los que señalaba que el hoy secretario de Hacienda no daba certidumbre a los mercados y sugería un perfil típicamente neoliberal, como el de Santiago Levy.

Si bien es poco probable que los beneficios de combatir la corrupción y disminuir salarios lleguen a ser tan grandes como anunció el Presidente desde la campaña, afirmar que la recaudación está cayendo, como lo hacen Romo, Raphael y otros, es simple y sencillamente falso. Insinuar que esto obligaría a su destitución es mucha mala leche.

¿Para qué opinar cuando se puede medir? Basta con ver el Informe Mensual de las Finanzas Públicas publicado el viernes en el portal de Hacienda para comprobar lo ocurrido durante los dos primeros meses del año: Los ingresos del gobierno federal no se han desplomado. Muy por el contrario, fueron de 703 mil 849 millones de pesos, 2.6% por encima de los 691 mil 911 millones contemplados por la Ley de Ingresos de la Federación para el periodo. Con un crecimiento económico por debajo de lo esperado, no es un mal desempeño.

La recaudación del ISR fue 3.2% superior a la programada, e incluso el impuesto al comercio exterior fue 20.4% mayor. Ciertamente, la recaudación del IVA tuvo una caída de 8.2%, lo que implicó una recaudación de 15 mil millones de pesos menos que lo programado. Esta caída es normal al inicio de un gobierno, según ha explicado Urzúa.

La moderada disminución registrada en la captación del IVA, en un gobierno que apenas comienza, no puede ser una razón para pedir la cabeza del titular de Hacienda. Más aún cuando tenemos un superávit primario por encima del 1% del PIB y las variables macroeconómicas son saludables. No frieguen.

@HernanGomezB
Hernán Gómez Bruera
Profesor-Investigador del Instituto Mora; analista político, internacionalista y especialista en América Latina.

Comentarios