¡Gracias Alemania!

Giselle Zarur

Los contratos nos indican que podríamos haber vivido el último Gran Premio de Alemania

Drama, vaya drama... Locura por doquier y tribunas llenas de aficionados, que mostraban los polos opuestos de una emoción.

Los contratos nos indican que podríamos haber vivido el último Gran Premio de Alemania y, si es que así fuera, habrá que decirle: ¡gracias!

Gracias Alemania, gracias Hockenheimring por regalarnos una carrera dramática, emocionante y que vuelve a darle un giro al Campeonato, a una fecha del parón de verano.

Es la tierra de Vettel. Es obvio que los de rojo sean favoritos y los abucheos sean para los plateados, para Hamilton. Pero Vettel no ayudó a que sus compatriotas pudieran alabarlo. Los golpes que dio a su volante fueron literalmente la muestra de desesperación e impotencia ante su gente y ante la victoria que agrandaría la ventaja ante Lewis, pero un error le costó todo.

Ni el mensaje de Ferrari, evidenciando a Raikkonen, valió la pena.

El show se lo ha robado el británico. ¿Quién lo hubiese pensado? Que después de la terrible sesión de clasificación, de arrancar 14, iba a terminar ganando. Gran trabajo de Lewis, una victoria con amor, como él lo dijo. Inició su ataque desde la primera vuelta y aguantó más de 40 en su primer stint.

Lo pude vivir, estuve ahí en el podio, y los abucheos se volvieron aplausos. Nadie pudo opacar el momento de la victoria. Un festejo pasado por agua, porque la lluvia fue protagonista en la carrera y en el podio también hizo de las suyas.

Entre que si llovía o no, si había que parar o mantenerse con neumáticos slicks, gracias nuevamente Alemania, porque la duda entregó el espectáculo, porque por aguantar lo más posible hubo trompos, salidas de pista y hasta impactos como el de Sebastian Vettel. Parecía una pista de baile, en la que cada uno se movía a un ritmo distinto o iba un compás más adelantado.

Quien también salió muy agradecido con la tierra germana fue Checo Pérez. No pensaban que los dos autos podrían terminar en los puntos. Las sonrisas fueron plasmadas en todos los integrantes del equipo Force India. Se repuso de una mala parada y de un trompo. Lo que no pudo fue detener los embates de Grosjean, pero ya sabemos que los del equipo rosa siguen sin tener ese auto competitivo que permita pelear por mejores posiciones. Se vio un buen trabajo de ambos pilotos. ¡Me gustó!

Quisiera dar el último agradecimiento de forma personal. Alemania, te doy las gracias, porque por primera vez fui de aficionada a una carrera de F1, porque en tu circuito viví nuevas experiencias y entender otras tantas que frente a una cámara nunca pueden ser. Gracias porque te disfruté como siempre lo quise hacer.

TEMAS RELACIONADOS
F1
Guardando favorito...

Comentarios